¿Qué consecuencias traerá el pulso político entre Santos y Uribe?

¿Qué consecuencias traerá el pulso político entre Santos y Uribe?

Julio 15, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País | Bogotá
¿Qué consecuencias traerá el pulso político entre Santos y Uribe?

En el homenaje que le hicieron al exministro Fernando Londoño, el expresidente Álvaro Uribe, acompañado por su exasesor, José Obdulio Gaviria, lanzó su plataforma electoral.

La puja por el poder entre el uribismo y el santismo ya quedó planteada en el escenario nacional. Cada uno trabaja en sus estrategias. Analistas hablan de las eventuales consecuencias.

La debilidad de la Unidad Nacional por cuenta de la fallida Reforma a la Justicia y el impulso que le imprimió el uribismo al movimiento Puro Centro Democrático, son dos de los más recientes acontecimientos que muestran las dos orillas del río caudaloso que surca entre Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe.El nuevo mapa político post reforma a la Justicia muestra dos fuerzas marcadas. Mientras el presidente Santos emprendió una labor de ‘reconciliación’ con su bancada de coalición, en el otro extremo Uribe enfiló campaña opositora en contra del Gobierno, acompañado por su círculo más cercano de amigos.Esto, a juicio de analistas, plantea una polarización entre el santismo y el uribismo, situación que, de hecho, adelantó el debate electoral que se esperaba tomara pista a principios del año entrante.Para el representante Ángel Custodio Cabrera, militante de la U, “es claro que en esa pelea de Uribe con Santos la gente se terminará por alinear”, pero aclara que el Jefe de Estado lleva la delantera porque “Presidente es Presidente”. Cosa distinta piensa el senador Juan Carlos Vélez, también de la U, pero férreo seguidor de Uribe. Para él es evidente que al interior de la colectividad hay gente fiel al Presidente, pero dice que, al final, muchos terminarán al lado de Uribe.Es más, Vélez ya tiene una propuesta que presentará el 20 de julio en la reunión de bancada y consiste en que el 30 de septiembre, fecha programada para la consulta de los partidos, se les pregunte a la militancia y a los mismos congresistas si “están al lado de las intenciones reeleccionistas del presidente Santos o al lado del proyecto y del candidato de Uribe”.Pero existen sectores que califican el nacimiento del Puro Centro como un proyecto que solamente se focaliza en el ataque al Gobierno. Tanto que el senador liberal Camilo Sánchez explica que “la profunda división de los uribistas y santistas está dejando al descubierto que Uribe no piensa en Colombia ni en su partido, sólo en sus intereses personales”.Sánchez asegura que ante los descalabros de Uribe con sus propuestas en el Congreso, se ha tenido que bajar del “pedestal de expresidente” y se ha convertido en “un simple busca pleitos”.Otra mirada crítica la dio el exsenador del Polo, Carlos Gaviria, que si bien reconoce que es bueno para el país que surjan diferentes propuestas políticas, calificó la nueva fuerza como los “otros trucos de nuestra democracia y es el de asignarle un rótulo: personas que integran la derecha y que se esconden en el centro”.Gaviria se mostró en desacuerdo con que se tome como bandera el terrorismo, del que dijo “todos estamos en contra de eso”, por lo que señaló que Uribe al utilizar ese rótulo “se le olvida que él siempre ha calificado de terroristas a quienes están en contra suya”.Sobre el pulso uribista y santista, el excandidato presidencial enfatiza que el exjefe de Estado se “puede llevar una sorpresa”, debido a que es innegable que Santos tiene el poder que le permite “ofrecer prebendas y gabelas y en ese escenario tiene todas las de ganar”.Este pulso de poder ya ha generado que algunos sectores adviertan sobre las consecuencias que se pueden generar.En su momento, el procurador General, Alejandro Ordóñez, reconoció que es sano para la democracia que haya confrontaciones ideológicas, pero se mostró preocupado porque entre Uribe y Santos lo que se evidencia es una hostilidad verbal que “es preocupante para el país”.Otro de los que advierte que estos enfrentamientos no llevan a ningún lado fue el ministro del Interior, Federico Renjifo, quien dice que al país ya le preocupa la confrontación entre Santos y Uribe.Al dejar claro que el Gobierno no va a cambiar de dirección en sus políticas, Renjifo anota que “lo que uno espera frente al terrorismo es unirse en torno a las víctimas y no hacer política”.El pulso y sus protagonistasLa pregunta que surge ante esta polarización es cómo están las fuerzas con un uribismo marcado con el Puro Centro Democrático y un santismo apoyado en la Unidad Nacional.Las palabras del exasesor presidencial José Obdulio Gaviria, cuando advierte que “la consigna es recuperar el poder, que usurpó Santos, con un candidato único a la Presidencia” muestran el horizonte de las pretensiones que ya se marcó el uribismo de cara al 2014. En este orden de ideas, como en el ajedrez, los dos bandos están plenamente identificados.Por el lado del uribismo, se encuentran exministros como Fernando Londoño, Carlos Holguín, Óscar Iván Zuluaga, Martha Lucía Ramírez; congresistas como Juan Carlos Vélez (la U) y José Darío Salazar (Conservador); exgenerales entre quienes se cuentan Álvaro Valencia Tovar, Héctor Fabio Velasco, Harold Bedoya y Jorge Enrique Mora Rangel.Asimismo, personajes como el exfiscal Luis Camilo Osorio, Plinio Apuleyo Mendoza, José Félix Lafourie (presidente de Fedegán), Francisco Santos, entre otros, que están aliados en la causa que emprendió el expresidente Uribe.Pero hay más. Según Gaviria en el Pacto hay presencia del Polo Democrático con Carlos Valverde y de la izquierda democrática que impulsan Everth Bustamante y Rosemberg Pabón; también está el Centro del Pensamiento Primero Colombia y sectores de las iglesias cristianas.A los anteriores hay que sumar a los congresistas que están indecisos como Juan Lozano (actual presidente de la U), el senador Manuel Enríquez Rosero y algunos miembros de la Cámara, sobre todo de Antioquia.Por su parte, el Jefe de Estado cuenta con el respaldo unánime de las bancadas de los partidos Liberal, Cambio Radical, Verde, PIN; y de sectores conservadores y de la U, que en su inmensa mayoría apoyan al Primer Mandatario.Asimismo, Santos cuenta con el apoyo de la totalidad del gabinete, especialmente de Germán Vargas Lleras (su ministro de Vivienda), quien es el llamado a sucederlo en el poder; los gremios económicos y algunos medios de comunicación.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad