¿Puede la amante realmente heredar los bienes de su pareja?

Julio 08, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa

Corte Suprema de Justicia aclaró los alcances de reciente fallo que le permitió a una empleada doméstica heredar bienes de su pareja extramatrimonial y dijo que se trata de un caso específico.

La Corte Suprema de Justicia precisó los alcances de una reciente decisión que determinó que en algunas ocasiones, las relaciones entre amantes sí pueden ser una sociedad de hecho, porque más allá del concubinato los involucrados lograron construir un patrimonio conjunto. El caso fue muy sonado en días pasados cuando, por error, se dio a entender que la Corte estaba señalando que las amantes podían heredar los bienes de sus parejas extramatrimoniales. En realidad, lo que la Corte señaló es que en algunas circunstancias la relación de concubinato puede ser una relación de pareja común y corriente y una sociedad de hecho. Es el caso de Adriana Díaz, una mujer que realizaba actividades domésticas en una hacienda en el municipio de El Socorro, Santander, quien sostuvo una relación con su patrono Julián Mantilla, entre 1995 y 2007, estando este último legalmente casado con otra mujer. Tras su muerte, se inició un lío judicial que se resolvió a favor de Díaz porque la Corte comprobó que hubo una sociedad de hecho de carácter económico. ¿Por qué? Porque Adriana y Julián tomaron decisiones en conjunto sobre la finca e invirtieron en su desarrollo y en la producción de café en ella. Y, por eso, ordenó su liquidación. “No se trata pues de un derecho emanado de la convivencia ni de su calidad de trabajadora doméstica, sino única y exclusivamente de su participación en la actividad económica demostrada”, señaló la Corte Suprema en un comunicado. De acuerdo con la Corte, esa liquidación deberá hacerse sobre las ganancias o beneficios que se obtuvieron de la explotación económica de la finca durante el tiempo que duró esa sociedad de hecho. El Alto Tribunal señaló que esa sociedad “se materializó en la toma de decisiones económicas para la administración del patrimonio, disponiendo de activos, distribuyendo participaciones y asumiendo al mismo tiempo el pago de algunos pasivos de la sociedad, situación que se presentó, inclusive, con posterioridad al deceso del señor”. “Pero en nada se refiere a la posibilidad de heredar al concubino fallecido por parte de la inicialmente trabajadora y reconocida en la sentencia como socia de su patrono, únicamente para los efectos de la actividad económica en la que participó efectivamente”, agregó la Corte. 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad