Prohibición de reinados en los colegios sigue desatando polémica

Prohibición de reinados en los colegios sigue desatando polémica

Agosto 26, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Prohibición de reinados en los colegios sigue desatando polémica

La medida de prohibir los reinados de belleza en los colegios públicos, tomada por el gobernador de Antioquia, ha desatado polémica.

Maestros, preparadores de reinas y padres, con posiciones encontradas.

Es el país donde el arroz, el banano, el folclor, el café, el mar, el río Magdalena, el joropo, la ganadería, el Carnaval de Barranquilla... y hasta la panela tienen su reina. El mismo país que, en pleno Siglo XXI, se paraliza todo un fin de semana a mediados de noviembre para escoger a su soberana nacional de la Belleza. En este país en el que hay cientos de escuelas de modelaje y se dictan clases de etiqueta a domicilio, a un gobernante se le ocurrió prohibir los certámenes de belleza en los colegios.Sergio Fajardo, gobernador de Antioquia, dice que a las instituciones se va a estudiar y no a desfilar. Y asegura que este tipo de actividades promueven la discriminación y la violencia física contra la mujer. Entonces, con decreto en mano, le dijo ‘no más’ a escoger a la niña o la señorita más bella en los 125 municipios de su departamento.De inmediato muchos saltaron del asombro. Las voces de rechazo no se hicieron esperar. El Procurador General de la Nación, Alejandro Ordoñez, salió en defensa del mandatario paisa.“Me gusta la idea de prohibir los reinados. En principio la cultura hedonista, la vida fácil, es una de las causas del progresivo deterioro de las ideas y de los valores”, dijo en su momento el Procurador, haciendo gala de sus juicios conservadores.¿Pero qué piensan los padres de familia, los profesores, los preparadores de reinas, los dueños de las academias de modelaje?William Vélez es el director de la Agencia de Modelaje Top Class. Confiesa que puso el ‘grito en el cielo’ cuando escuchó la orden de Fajardo porque cree que ello significa “coartar el desarrollo de la libre personalidad de las niñas”.Explica que hacer un reinado en un colegio es lo mismo que hacer un torneo de fútbol o una competencia de baile. “Todas las actividades hay que programarlas con responsabilidad. Obvio que si es un reinado para un colegio no se debe hacer en la noche y menos en una discoteca”, aclara.No es el único que piensa de esa manera. Alexánder Mosquera, director del Jardín Infantil Bilingüe Club de Los Chicos, sostiene que “sería contraproducente prohibir ese tipo de actividades. No nos podemos esconder a una realidad y generar tabúes, lo que debemos hacer es educar para enfrentar la vida”. Señala que en los colegios se aprenden muchas cosas, entre ellas, expresión corporal y manejo de los auditorios; además, “hay que tener en cuenta para qué se hace el reinado”.El orientador de escuela de padres dice que en muchas instituciones los objetivos de los certámenes son recoger fondos, “no siempre el fundamento tiene que ser la belleza”. Los reinados no atentan contra la mujer. Por lo menos, eso considera Alfredo Barraza, preparador de reinas.El diseñador, en parte, coincide con el gobernador Sergio Fajardo. Admite que a las niñas hay que incentivarles la pasión por el estudio, que tengan buena formación de idiomas, pero no con miras a participar en un reinado. Reconoce que hay mucha mamá “embelequera” que insiste en que su hija, desde muy pequeña, sea reina. “Incentivar la lúdica no está mal, ya sea con la práctica de baile, de bicicross, de patinaje, incluso con los reinados, pero sin que esto interfiera en su parte emocional. Que no vivan en función de ser reinas”, dice el diseñador.Esos casos no abundan, pero sí existen. Sara es una niña de 6 años, que vive en Cali y que ya sabe que la yema del huevo produce colesterol, toma clases de glamour y etiqueta. Todo porque su mamá desde que ella tenía tres años la adoctrinó para ser reina, entonces participa en las actividades anuales del colegio.Justamente esta no debe ser la concepción de un reinado infantil, según Ana María Gálvez, sicóloga y orientadora de familia. Indica que las niñas tienen muchos cambios físicos y no se puede premiar la belleza. “Puede haber espacios en el colegio en los que un reinado sea manejado desde conceptos más sanos como la reina de la solidaridad o del compañerismo”, explica la especialista.Agrega que las competencias de belleza pueden generar rivalidades y baja autoestima entre las niñas que no consiguen seguir los estereotipos.Coincide con Alfredo Barraza al afirmar que “muchas veces la participación en los reinados obedece más a los intereses, no de la niña, sino de la madre”.En cuanto al argumento del gobernador Sergio Fajardo de prohibir los reinados porque las niñas pueden ser vistas como objetos sexuales, la sicóloga comentó que “esto podría suceder. Es lanzar a las niñas a exhibirse en el mundo de los adultos, podría haber una mirada mal intencionada y dejaría de ser una actividad estimulante para las participantes, para convertirse en una práctica peligrosa porque ellas no tienen la fortaleza para enfrentar el acoso”. El País también consultó a la Confederación Nacional de Asociaciones de Rectores y Colegios Privados, Andercop. Sandra Castellanos, su representante en Cali, se mostró en desacuerdo con la decisión que se tomó en Antioquia.“Colombia es un país con una cultura muy acentuada entorno a los reinados. Además, hacer o no hacer los reinados depende de cada institución”, sostiene la educadora.La representante del gremio que reúne a 75 instituciones, insiste en que no le parece la medida porque cada colegio es libre. “Los reinados le ofrecen estabilidad a muchos estudiantes, son la actividad principal de las semanas culturales, están vinculados todos los estudiantes y los padres de familia. Sería perder el incentivo para los estudiantes e impedir su libre desarrollo”, dice.El fruto de la polémica En la primera semana de agosto el gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo, decretó a través de cinco artículos la prohibición de los reinados de belleza en las instituciones educativas de los 125 municipios de la región.El mandatario sustentó su decisión en que el Estado está en la obligación de proteger a las niñas y adolescentes de la discriminación, la violencia física o moral, además de garantizarles el desarrollo integral y el ejercicio de los derechos consagrados en la Constitución. Asimismo, dijo que en lugar de resaltar los atributos físicos de las estudiantes, se deben fomentar actividades para resaltar sus talentos, capacidades, habilidades deportivas.”A la escuela se fue a estudiar o a desfilar”, es la premisa de Fajardo en su campaña para promover las Olimpiadas del Conocimiento.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad