Prevenir el sexo a temprana edad en Colombia, un reto para los padres

default: Prevenir el sexo a temprana edad en Colombia, un reto para los padres

Que en Colombia niños de 11 años de edad inicien su vida sexual, es alarmante. Así lo revelan recientes estudios. La soledad de los jóvenes sumada al ilimitado acceso a Internet, un reto para los padres.

Prevenir el sexo a temprana edad en Colombia, un reto para los padres

Mayo 19, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Prevenir el sexo a temprana edad en Colombia, un reto para los padres

En colombia el 32,7 % de los niños y adolescentes escolarizados dicen haber tenido relaciones sexuales, según una encuesta revelada este mes por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane.

Que en Colombia niños de 11 años de edad inicien su vida sexual, es alarmante. Así lo revelan recientes estudios. La soledad de los jóvenes sumada al ilimitado acceso a Internet, un reto para los padres.

Día tras día a Margarita Villa, sicóloga de Profamilia en Cali, le llegan al consultorio niñas y niños cada vez más jóvenes que en su afán de descubrir, conocer o explorar tienen sexo precoz.El 32,7 % de los niños y adolescentes escolarizados dicen haber tenido relaciones sexuales, según una encuesta revelada este mes por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane. El 36,3 % de los niños y 13,7 % de las niñas afirmó haber tenido su primera relación sexual con un amigo(a). “El común denominador de las parejitas que acuden a mí para comentarme sobre el inicio de sus relaciones sexuales no han llegado a ellas porque sean novios, sino amigos con derechos”, dice Villa, especialista en el tema de sexualidad en jóvenes de Profamilia. “Están tomando las relaciones sexuales con mucho libertinaje. No las conciben como la consecuencia de tener una pareja, una relación estable que se ha ido conformando poco a poco, cuando ya sé con quién me estoy acostando, y que si pasa algo lo voy a asumir. Si tengo una relación con alguien responsable, puedo decir cómo me estoy sintiendo, qué no me gusta que me haga, qué sí, porque hay una capacidad de negociación. Pero una niña de 11, 12 y 13 años lo hace por descubrir, por conocer”, explica Villa.Cuenta que a sus asesorías llegan parejitas muy jóvenes que hablan de responsabilidad sexual, de respeto mutuo, de autocuidado, “pero no me pasa todos los días. Algunos llevan una semana o 15 días y ya han tenido relaciones sexuales. Uno le pregunta a la niña: ‘¿Cuando te acostaste con él le preguntaste cuántas parejas sexuales había tenido? ¿Por qué no usaron condón?’, y ella responde: ‘No, es que era mi primera relación’. Y él, le dice a uno: “La verdad, yo no sé”. Un joven de 14 años ha podido tener 10 parejas antes y la chica puede ser la primera, pero también la quinta, la sexta, la séptima pareja”, argumenta Margarita. Otra niña la confesó a la psicóloga que había tenido relaciones con un amigo y él había tenido 9 parejas sexuales en los últimos días y ni siquiera usaron condón. “Yo le dije, ‘no me quiero involucrar en el derecho que tienes de sentir placer y de decidirlo, pero sí quiero invitarte a que el sexo no se puede convertir en un juego en el que vas a terminar pagando las consecuencias más tú que él. Tú eres la que se va a embarazar, aunque los dos se pueden infectar’. Y los dos se pueden sentir utilizados; tengo casos como el del joven de 14 años con la de 19”, aclara.Ante este panorama los papás deben abrir un canal de comunicación con los hijos, dice la sicóloga Chiquinquirá Blandón, quien aconseja que los padres estén atentos a sus necesidades. “Esa soledad de los jóvenes acompañada de un computador se vuelve una bomba de tiempo. Muchos inician precozmente por el acceso libre a la pornografía en Internet y a chats con otras personas”.En eso coincide la sicóloga y sexóloga Miriam Duque: “Los padres han delegado la educación de sus hijos a terceros: la televisión, la música, el internet y los amigos, que permean la mente de niños y adolescentes que entran en modas por consumismo, como está pasando con el inicio precoz en el sexo”. Por eso, advierte, se están empezando a generar prácticas grupales como la ‘ruleta sexual’, donde se filman bailando y teniendo sexo y van rotando las parejas; el ‘toma todo’, las orgías y la práctica con el mismo sexo. “Esto se da en jóvenes con baja autoestima, sin presencia de papá, de mamá o de ambos, o en hogares donde falta la autoridad”, dice Duque.Y continúa: “el hogar tiene que fortalecerse a través de vínculos sólidos, a nivel sicoafectivo, que le permitan al adolescente crecer en un ambiente sano, que el referente de amor sea sólido para que no tenga que buscar llenar vacíos afectivos en el entorno. Es importante invitarlo a construir un proyecto de vida, para que posponga la parte de los instintos”, dice la psicóloga sexóloga.Ella advierte que el inicio temprano de la sexualidad puede generar en las mujeres a futuro: cáncer de cervix y de útero, ser portadoras de VIH, el Virus del Papiloma, enfermedades de transmisión sexual, retraso hormonal y psíquico, entre otras. Y en los hombres, se ha comprobado que conlleva problemas futuros como: cáncer de próstata, disfunción eréctil, eyaculación precoz y sentimientos negativos hacia el sexo opuesto.Guía para padresHablen de sexualidad como de cualquier otro tema. Sin temor. El hablar no quiere decir que estén seduciéndolos a tener relaciones sexuales, porque además deben formarlos a través del ejemplo. Fortalézcalos en la capacidad de tomar decisiones. Hay que esforzarse más por inculcarles amor propio, que tomen la sexualidad como algo positivo, fortalecer su respeto, autoconfianza y autoconocimiento. A los adolescentes suele preocuparles más lo que piense el otro. Ellos piensan ‘voy a quedar mal si no soy alocado’, y ellas ‘voy a quedar como una tonta’ o ‘cómo voy a perder esta oportunidad’. Piensan que tienen un auditorio pendiente para criticarlos, por eso ceden a la enorme presión de grupo.Invítelos a tener un proyecto de vida. Que cuando estén en una relación de pareja tengan claro que una cosa no puede interferir con la otra. Que aprendan a manejar la presión, el desborde de información, que estén preparados no solo para decir no, sino un sí con argumentos y con responsabilidad. Hay niñas que dicen, “Yo no quería tener relaciones, pero ya estábamos en el motel y no fui capaz de decir que no, aunque yo ya no quería”, dice la sicóloga Villa. No les ponga plazos: “Tendrás novio (a) cuando vayas a la universidad” es una frase que los obligará a tener relaciones a escondidas, al negarles el derecho a vivir normalmente su noviazgo. La sicóloga Margarita Villa aconseja: “Yo les digo a los papás, que ‘al enemigo hay que tenerlo cerca’. Es mejor que tengan cerca al novio de su hija, para saber si la respeta, si ella está a gusto”. Según Gloria Hurtado “yo no soy quien le debe dar permiso a mi hijo de lo que siente, debo educarlo en lo que él o ella sienten”. Hablen de la sexualidad con sencillez, apertura y tranquilidad, que no sea un discurso largo o abrumador. Si su hijo tuvo sexo precoz no lo castigue, hable con él. Un niño no negocia con su pareja, solo explora, para él es como un juego.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad