Presidente Santos y la encrucijada de la reelección, los paros y encuestas

Septiembre 08, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País, Bogotá
Presidente Santos y la encrucijada de la reelección, los paros y encuestas

El presidente Juan Manuel Santos dijo el viernes que la estrategia con los nuevos ministros es trabajar más por las regiones y afrontar la actual coyuntura del país.

Analistas coinciden que el Jefe de Estado debe mejorar su comunicación con las bases. Gabinete, la alternativa.

El último año del presidente Juan Manuel Santos arrancó en medio de una tormenta política y social que ha puesto a ‘tambalear’ las posibles aspiraciones reeleccionistas del Mandatario.La mejor fotografía de la situación que vive el Presidente fue la encuesta realizada por la firma Gallup, según la cual la gestión del gobierno es desaprobada por el 71% de los encuestados.La primera jugada para tratar de levantar la imagen del Gobierno la hizo el Jefe de Estado al producir el que podría ser el último remezón ministerial de su mandato. Es claro que este cambio representó la búsqueda de una mejor comunicación con las bases, según advierten los mismos analistas, quienes reconocieron que una de las mayores falencias del Presidente es, precisamente, la falta de conexión del Gobierno con el colombiano de a pie.En una primera aproximación al tema, el presidente del Partido Conservador, Ómar Yepes, aseguró que es evidente que el presidente Santos “le falta cercanía con la gente” y recordó que eso fue lo que caracterizó el mandato de Álvaro Uribe, de quien dijo que “los colombianos lo sentían cerca y no lo percibían distante como sucede con el presidente Santos”.Concuerda con esta apreciación el parlamentario andino y exsenador Héctor Helí Rojas, quien además complementó que los resultados de las últimas encuestas lo que revelan es la falta de sintonía del Gobierno con la ciudadanía.Sin embargo, Rojas cree que detrás del mal momento que vive Santos existe una suerte de conspiración.“Hay muchas casualidades que hacen sospechar una estrategia malévola en contra del Presidente”, acusó Rojas, al sustentar que “hay sectores que le apuntan al fracaso del proceso de paz y es muy curioso que el día en que Horacio Serpa lanza su candidatura salen grabaciones en su contra y, en paralelo, cuando el Presidente enfrenta la mayor protesta social que se tenga memoria, justo sale una encuesta”.El revolcón ministerialEn el momento en que se conoció la renuncia protocolaria se habló de la coincidencia del hecho con el paro nacional que aún afecta algunas regiones del país.Sin embargo, sectores consultados por El País calificaron esta situación como la oportunidad que tenía el Jefe de Estado para romper el hielo con la opinión pública y buscar una reconciliación con las bases.De hecho, la exministra Martha Lucía Ramírez deja claro que el problema no es del gabinete sino de la forma de gobernar del Jefe de Estado.“Realmente creo que los problemas y el caos que hay hoy en Colombia no es del gabinete sino del Presidente de la República”, asegura la exministra, quien además dice que al Primer Mandatario le queda un año de Gobierno y “ojalá haya una renovación en sus políticas, porque lo que se ha visto hasta el momento es que el Presidente carece de políticas concretas en muchas áreas”, explicó Ramírez.Ese divorcio con las bases, según los propios analistas, fue determinante para la renovación del gabinete que hizo el presidente Santos, tanto que el mensaje primario fue de trabajar por la paz y las regiones y con los nuevos nombramientos abarcó las diferentes zonas del país y respetó las cuotas políticas de los partidos en su Gobierno.Sin embargo, hay voces que criticaron los cambios, como el analista Iván Garzón Vallejo, director del programa de Ciencias Políticas de la Universidad de La Sabana, quien dijo que “la expectativa sobre el nuevo gabinete era que fuera una renovación, pero se dio el reencauche de algunos políticos tradicionales de las regiones. Con este cambio queda claro que el Presidente decidió jugársela a fondo con el sector político del ‘samperismo’ para aceitar la maquinaria de la reelección”. No obstante, el también analista Alejo Vargas considera que lo que ha sucedido en la actualidad, los paros y la renuncia del gabinete en pleno “son un campanazo para el Presidente, quien deberá evaluar su gestión de cara a la reelección”.Vargas asegura que Santos lo que buscará es una mayor cercanía con la gente y si eso no le funciona cree que debe replantear sus intenciones reeleccionistas porque “todos esos aspectos, sin duda, le afectan la reelección”.El académico Yann Basset, anota que los nombramientos del Presidente “desbogotanizaron” el gabinete y “esta es una apuesta para que el Gobierno sea más cercano a la gente”. En materia reeleccionista, el catedrático anota que no ve el panorama tan despejado, ya que son muchas las tareas pendientes del Jefe de Estado y además está la expectativa de los ministros recién nombrados.El exsenador Héctor Helí Rojas no duda en que el presidente Santos aspirará a la reelección, pero lanza la tesis que el Jefe de Estado debe apoyarse más en los partidos que en los congresistas, porque esa es una estrategia que no le va a funcionar en sus propósitos continuistas.El exministro Armando Estrada, entre tanto, anotó que “uno de los retos con estos nombramientos es recuperar su imagen, credibilidad y aceptación”, por lo que está seguro que esta decisión es para “tener un gabinete competitivo, que ponga en marcha su reelección”.El Presidente y su plan BSi bien la mayoría de los analistas coinciden en que el presidente Juan Manuel Santos se lanzará a la reelección, hay quienes no descartan que el Jefe de Estado podría desistir si su favorabilidad no repunta.Para el senador Héctor Helí Rojas es claro que Santos se lanzará a la reelección, pero considera que de no hacerlo la mejor alternativa es Germán Vargas Lleras.No obstante un senador, que pidió reserva, aseguró que Vargas Lleras no la tendría tan fácil, ya que no contaría con la totalidad del apoyo del Partido Liberal, que se dividiría; no sería acompañado por los verdes, quienes se irán a fortalecer la tercería que encabezaría Antonio Navarro; y los demás partidos de la Unidad Nacional no serían fieles al guiño presidencial, porque incluso La U no “es que comulgue mucho con el exministro”. Agregó que la única salida de Santos es lanzarse él a la reelección, porque si quiere fortalecer el liberalismo y el santismo, hoy “no tiene quién lo reemplace, porque la unidad nacional gira en torno a su figura, no la de un posible escudero”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad