Presidente Santos considera al fenómeno de La Niña como el karma de su Gobierno

Diciembre 05, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
Presidente Santos considera al fenómeno de La Niña como el karma de su Gobierno

El presidente Juan Manuel Santos recorrió este lunes la zona afectada por las inundaciones en la vereda Fusca del municipio cundinamarqués de Chía, que se produjeron como consecuencia del desbordamiento del río Bogotá.

En 36 meses de su gobierno, el invierno del país ha sido el peor problema que ha tenido que afrontar el presidente Santos. Así lo confesó este lunes tras anunciar la presencia de lluvias en los próximos días. Entre septiembre y lo corrido de diciembre, la ola invernal han cobrado la vida de 127 personas.

El presidente de la República, Juan Manuel Santos, anunció que persistirán las lluvias; en especial en la sabana (Cundinamarca), en donde el río Bogotá alcanzó su nivel más alto.“El río está en su nivel más alto e infortunadamente parece que las lluvias continuarán por estos días. Hay sitios que son especialmente vulnerables, por ejemplo los barrios aledaños al aeropuerto Eldorado y el aeropuerto mismo”.Así mismo, exaltó el trabajo de la dirección de Gestión del Riesgo a la cual calificó como “extraordinaria”. Según el mandatario, en los últimos meses se han invertido cerca de 40 mil millones de pesos y se han atendido cerca de 90 mil familias.Del mismo modo, explicó que el invierno mantiene en riesgo a 419 municipios del país y recordó que entre septiembre y lo corrido de diciembre han muerto 127 personas, de ellos 88 en deslizamientos de tierra, 29 en inundaciones, 5 en avalanchas y 5 en tormentas eléctricas.“Se ha trabajado en dos puntos específicos: el del Alto de la Línea y la vía La Cordialidad. Hay otros sitios taponados. Lo importante que hay que destacar es que en todas partes ha llegado la maquinaria y se han hecho esfuerzos para mejorar la movilidad”, insistió.El Primer Mandatario confesó que en estos 36 meses de Gobierno el fenómeno de la niña ha sido el peor problema que ha tenido que afrontar, al punto de considerarlo el karma de su gobierno.Pasadas las once de la mañana de este lunes, el presidente Santos inspeccionó las inundaciones en Cundinamarca, donde el río Bogotá se desbordó, dejando dos vías de acceso a la capital del país bajo el agua. Se trata de la carretera que conduce de Cota a Suba y la que une a Chía con Guaimaral. Para ambos tramos está habilitada la entrada por Siberia que lleva hacia la calle 80 en Bogotá.En Caldas también está cerrado el paso entre Manizales y Fresno por exceso de lodo en el sector conocido como Sabinas. Lo que complica el tránsito entre los habitantes de ambos municipios porque no existen rutas alternas.Siguen sin ser habilitadas y no se sabe hasta cuándo las vías: la Cordialidad que une a Cartagena y Barranquilla en el Atlántico; Belén- Paz del Río en Boyacá; y Candelaria – La Plata – Laberinto en el Huila.La gobernación de Cundinamarca decidió declarar la alerta roja en los municipios de Chía, Cajicá, Mosquera, Anapoima, Tocaima, Apulo y Ricaurte.El mandatario se refirió al deslizamiento ocurrido este lunes en la mañana en el municipio de Herveo, Tolima, el cual ocasionó la desaparición de siete personas.Al respecto el primer mandatario dijo que esa es una de las tantas consecuencias del Fenómeno de la Niña que se extenderá hasta marzo del 2012, de acuerdo con lo establecido por el Ideam.“Presumimos desgraciadamente lo peor, siete víctimas más, de esta maldita Niña” , dijo el Mandatario quien agregó que según los pronósticos el fenómeno natural se debilitará a mediados de diciembre pero que el nivel de las lluvias en Colombia continuará por encima de lo normal.Continúa la alerta rojaEl río Magdalena también está en alerta roja desde Barrancabermeja hasta su desembocadura en el mar Caribe. Lo mismo sucede con el río Cauca que reporta niveles por encima de su cota de desbordamiento en Candelaria, La Victoria y Yotoco (Valle), La Virginia (Risaralda), Caucasia y Venecia (Antioquia). Otros ríos que también permanecen en máxima alerta son: el Sinú desde Tierralta hasta Lorica en Córdoba, y el Atrato y el San Juan en Quibdó, Chocó.El departamento del Meta también tiene el color rojo en el nivel de alerta, por la inestabilidad de sus tierras que lo hace vulnerable a deslizamientos. Precisamente en el municipio de Acacías se presenta una emergencia por el daño que causó un alud de tierra la semana pasada. En este caso será necesario proveer a los casi 70 mil habitantes del municipio con plantas potabilizadoras de agua hasta tanto no se repare el acueducto, una obra que se estima podría costar 5.000 millones de pesos. Se prevé que los pobladores de Acacías podrán tener restablecido el servicio entre dos semanas, pero no se descarta que por los problemas invernales la reparación se extienda hasta por dos meses.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad