¿Por qué se revivió la disputa territorial por el Golfo de Coquibacoa?

Junio 22, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co l Colprensa
¿Por qué se revivió la disputa territorial por el Golfo de Coquibacoa?

Un decreto expedido por Venezuela y que hace referencia a un litigio que existe sobre los límites de áreas marinas del país vecino con Guyana, harían referencia de manera indirecta a los acuerdos alcanzados entre Colombia con respecto al Golfo de Coquibacoa.

Una disputa territorial entre Colombia y Venezuela que se mantenía dormida desde hace varios años volvió a revivir luego de que el vecino país emitiera hace un mes el Decreto 1787 con el que busca establecer la delimitación de áreas marinas y submarinas a través de la creación de varias Zonas Operativas de Defensa Integral Marítima e Insular, Zodimain.

Lo anterior se dio luego de que el gobierno de Nicolás Maduro iniciara discusiones con Guyana por la exploración y explotación petrolera en bloques asignados a empresas extranjeras en áreas reclamadas por Venezuela.

Pese a que el documento no hace alusión directa al conflicto limítrofe entre Colombia y Venezuela, expertos aseguran que entre líneas, el Decreto 1787 también se refiere a la disputa binacional por el Golfo de Coquibacoa y que pese a los esfuerzos de los gobiernos pasados por mantener la cordialidad en el hecho, este nuevo acto hay que mirarlo con cuidado.

Lea también: Colombia pide a Venezuela corrección del decreto que fija límites marítimos

De acuerdo con el senador Jimmy Chamorro, miembro de la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores del Congreso, “este decreto hay que tomarlo con tranquilidad pero no podemos descuidar lo que se pueda dar, creo que tenemos que estar alerta por lo que conocemos de Nicolás Maduro y con este tipo de decisiones arbitrarias podemos esperar cualquier cosa de ellos”.

Antecedentes del conflicto

El 5 de abril de 1941 se estableció el Tratado de Límites entre el presidente venezolano Eleazar López Contreras y el colombiano Eduardo Santos.

En el documento se estableció que 108.000 kilómetros cuadrados de territorio venezolano pasaron a la soberanía de Colombia. El tratado asignó una porción de costas sobre el Golfo de Coquibacoa (Golfo de Venezuela) a Colombia en base al concepto de "costa seca", lo que traduce que la jurisdicción colombiana cesa al comenzar el agua, donde empieza a ser dominio venezolano.

En 1952, por sugerencia de Venezuela, el entonces canciller colombiano, Juan Uribe Holguín, entregó mediante una nota los Islotes de los Monjes, sin percatarse que constitucionalmente, los límites de Colombia solo podían variarse en virtud de tratados o convenios aprobados por el Congreso.

Como dicha iniciativa no fue aprobada por el legislativo, dos años más tarde iniciaron negociaciones directas entre los dos gobiernos para llegar a un acuerdo sobre la delimitación de áreas marinas y submarinas.

Fue en 1958, durante la primera conferencia de las Naciones Unidas sobre el derecho del mar, que se estableció la “Línea Media” para demarcar las aguas compartidas.

Si bien Colombia se acogió a este acuerdo, Venezuela no estuvo de acuerdo, por lo que desde entonces permanece vigente la lucha por la delimitación de áreas marítimas.

A esto se suman los ya conocidos problemas en la frontera terrestre, por fenómenos como el contrabando o comercio ilegal, el conflicto armado, la presencia de enfermedades de alto riesgo y la presencia de otras estructuras criminales.

La validez del Decreto con respecto a Colombia

El caso que afecta a Colombia abarca desde la zona de la península de La Guajira, en donde comienza la línea fronteriza; hasta entrar en aguas del Golfo de Venezuela, cubriendo parte de la zona todavía en disputa entre los dos países. Es por esta razón que en opinión de expertos y del Gobierno colombiano, el decreto unilateral no tiene validez, pues contrario al caso de Guyana, con Colombia no hay un litigio que sea objeto de mediación, ni cuenta con una delimitación legal.

“Este decreto viola la normativa internacional y es nocivo para la construcción de la confianza mutua y Venezuela está haciendo lo contrario, además, el decreto tiene un lenguaje hostil y de amenaza”, asegura Vicente Torrijos, Vicente Torrijos, doctor en relaciones internacionales e investigador.

La negociación que busca esclarecer el asunto está estancada hace seis años, cuando pese a que el entonces presidente, Hugo Chávez, dijo tener la voluntad de abrir el diálogo, se disolvió la comisión negociadora venezolana.

En ella, según miembros de la parte colombiana, la discusión se concentraba en la zona del golfo, Los Monjes, la Zona Económica Exclusiva y la delimitación con terceros países, que son generadores de las mayores diferencias.

Qué dice el gobierno colombianoPor no ser nuevas las diferencias de límites, la canciller María Ángela Holguín considera que el decreto ignora los mecanismos diplomáticos, por lo que hizo un llamado a Nicolás Maduro para que “evite tomar medidas unilaterales y privilegie la sensatez, cuando se traten temas como los que contemplan la soberanía y jurisdicción marítima”. “Le hemos pedido al Gobierno de Venezuela, de la mejor manera, que lo más pronto posible pueda arreglar esas coordenadas que tiene en su decreto", señaló la canciller desde Cuba. La ministra de Relaciones Exteriores le entregó al embajador Venezuela en Colombia una nota de protesta por las disposiciones incluidas en el mencionado decreto, al considerar que afectan los intereses y la posición histórica de Colombia en relación con la delimitación de las áreas marinas y submarinas, y pidió la rectificación del texto. Si bien el gobierno venezolano aún no toma una posición, analistas indican que podría convocarse una reunión de la comisión binacional que existe en temas limítrofes, para llegar a un acuerdo parcial. Mientras tanto la diferencia con Guyana sigue vigente, pues según el gobierno venezolano, cualquier área frente a las costas del territorio del Esequibo (de Guyana) no puede ser explotada hasta que se resuelva la reclamación territorial. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad