¿Por qué el sexo sin sentimientos es una tendencia entre las mujeres modernas?

¿Por qué el sexo sin sentimientos es una tendencia entre las mujeres modernas?

Febrero 15, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Myriam Ruth Duque Flórez

Mucho se ha hablado de cómo las mujeres hemos llegado a nivelar e inclusive a superar al hombre en cuanto al desempeño profesional, laboral, social, cultural etc.; pero pocas veces es abordado el tema de cómo la mujer ha evolucionado su forma de sentir, pensar, actuar con respecto al ejercicio de la sexualidad, y sobre la cual ella ejerce el dominio y control cada vez más buscando más allá de todo precepto cultural y social su propio placer y adrentándose en el sancionado y censurado goce y disfrute.Desde una perspectiva holística valdría la pena mirar en este Siglo XXI lo que marca e influencia dicha posición tan respetada y distinta de la que se veía años atrás y sin el ánimo de adherir a las mujeres ni a lo uno, ni a lo otro; dando la claridad que mi pretensión es ilustrar un fenómeno bio-psico-social que nos viene preocupando a las (os) que investigamos sobre la conducta y el comportamiento humano se podrían plantear aspectos como los siguientes a los cuales se les aduce dicho comportamiento:Debido al desarrollo industrial, la influencia de fármacos, productos en el mercado, y el mismo sistema de alimentación los niveles de testosterona en las mujeres han subido; estos niveles altos llevan a la atracción por el sexo opuesto pero no mantienen el vinculo entre la pareja, por eso hormonalmente el hombre diseñado en su estructura cerebral con altos niveles de testosterona es capaz de llevar a una mujer a la cama sin que exista el amor, sólo por el impacto visual de una primera vez, el riesgo para ellos está en que en la mujer actualmente esos niveles de testosterona han subido y eso nos ha dejado una vez más en condiciones iguales .De igual manera los niveles de dopamina que es la hormona encargada del amor romántico bajó sus niveles en la mujer de hoy ya que ahora nos interesamos más por el conocimiento y esto hace que nos tornemos más racionales y los intereses cambien y fluctúen en el cerebro de la mujer lo que permite que nos centremos menos en el romanticismo.Los niveles de oxitocina bajan cada vez más debido a la infidelidad del hombre y dicha hormona es la encargada del apego que permite que los sentimientos en una pareja se mantengan, las mujeres empujadas por situaciones externas e influencias hormonales ya no suelen ver el amor de la misma manera que sus antepasados.La mujer actualmente toma la decisión de despojarse del miedo a sentir y actuar, de los prejuicios, el recelo, que le había sido otorgado por años atrás a su condición femenina; la conquista que hace con el ingreso al conocimiento desde el cual se empodera de su saber y en el cual en repetidas ocasiones el contexto socio-cultural le lleva a cambiar la razón por la emoción y a ser partícipe electora de su placer ha sacado a la mujer del Siglo XXI a debatirse, , a sentirse, a pensarse, a proyectarse , no como sombra sino como luz de la sociedad al lado del hombre; al cual no le queda más opción que repensarse y desestructurarse para alcanzar juntos nuevamente el diseño que nos fue otorgado por el creador el de hacer parejas, ser pares para construir al unísono sentimientos, emociones, relaciones, saberes, acciones, acuerdos que conlleven a que el amor real y verdadero cobre vida en ambos géneros.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad