¿Por qué canceló Ecuador demanda contra Colombia ante la CIJ?

¿Por qué canceló Ecuador demanda contra Colombia ante la CIJ?

Agosto 26, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
¿Por qué canceló Ecuador demanda contra Colombia ante la CIJ?

Rafael Correa, presidente de Ecuador y Juan Manuel Santos, presidente de Colombia.

El gobierno de Rafael Correa había demandado a Colombia desde el 2008 cuando se iniciaron las fumigaciones con Glifosato en la zona de frontera con Ecuador.

La semana pasada Ecuador decidió terminar ante la Corte Internacional de Justicia el proceso que instauró contra Colombia por fumigación de Glifosato en zona de frontera. Dicha decisión tiene alcances jurídicos que según algunos internacionalistas consultados por Colprensa aún no están claros. El proceso contra Colombia inició en el 2008 cuando Ecuador denunció a Colombia ante la Corte Internacional de Justicia por fumigaciones con Glifosato en zona de frontera que según ese país, causaron daños ambientales y contra la salud de sus habitantes. Dicha acción del Gobierno colombiano se dio durante el Gobierno del expresidente Álvaro Uribe Vélez. Esta acción junto con un bombardeo que acabó con la vida del entonces líder de las Farc 'Raúl Reyes' llevó a que las relaciones con el vecino país y con el mandatario Rafael Correa se rompieran. Sin embargo, luego del 2010, cuando el presidente Juan Manuel Santos enfiló sus esfuerzos para recuperar las relaciones internacionales, el vecino país se ha hecho más cercano a Colombia. Hace poco el presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo que con el presidente Santos ha habido más respeto y más coordinación en los asuntos que atañen a ambas naciones, por eso aseguró que se ha podido llegar a un acuerdo sobre la demanda ante la Corte Internacional de Justicia interpuesta por Ecuador. Entre los puntos adelantados por el mandatario está un aviso que deben dar las autoridades colombianas si las fumigaciones se realizan a diez kilómetros o menos de la línea que divide a ambas naciones, así mismo, recalcó que los aviones no podrán, luego de los 10 kilómetros antes de la frontera, fumigar a más de los 40 metros de altura. Sin embargo un punto que preocupa a los expertos es que Colombia pagará los gastos de honorarios que ha pagado Ecuador en abogados y “algo adicional que se destinará para el desarrollo de la zona de frontera”. Esto fue ratificado por la Cancillería colombiana que dijo: “El Acuerdo contempla que Colombia entregará a Ecuador una contribución económica, la cual estará orientada a fomentar el desarrollo social y económico de las áreas de frontera, priorizada por los Presidentes Juan Manuel Santos y Rafael Correa en el gabinete binacional realizado el pasado 11 de diciembre en Tulcán, Ecuador.” Según el internacionalista Juan Manuel Charry, hay que analizar con lupa este acuerdo entre los dos países, “habrá que ver cuánto costó este acuerdo, en qué consistió y cuál fue la calidad. Lo que me preocupa es si este pago que se le va a hacer a Ecuador era el mismo que ellos solicitaban ante la Corte o si por el contrario las dos partes cedieron para llegar a un acuerdo”. Según el analista, lo que pasó fue que Colombia cedió ante las pretensiones de Ecuador para evitar un litigio ante la Corte Internacional de Justicia pues “allí está muy mal parada Colombia, su situación es muy mala ante La Haya, ha creado mal ambiente fruto de los comentarios por el fallo de Nicaragua”. Así mismo, dijo que este arreglo se convierte en un factor menos de tensión con Ecuador. Por otro lado, Carlos Salgado asegura que el retiro de la demanda implica la terminación del proceso de Ecuador contra Colombia y “obedece a la sana decisión de los dos países de solucionar sus problemas por la vía bilateral del diálogo sin condenas de jueces y asumiendo una realidad”. El analista está de acuerdo con que Colombia compense económicamente a Ecuador pues “la demanda implicaba el pago por unos daños por un hecho que se consideraba ilícito. Pasa como en el derecho privado cada vez que hay un daño se genera una compensación económica”. Según el académico siempre es “mejor un mal arreglo que un buen pleito”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad