Por la muerte de un residente, declaran culpables a responsables del edificio Space

Por la muerte de un residente, declaran culpables a responsables del edificio Space

Octubre 11, 2017 - 02:03 p.m. Por:
Colprensa
Video: así fue la demolición del edificio Space en Medellín

El gerente, la directora y el constructor de la obra, que se desplomó en el 2013, recibirán una condena por homicidio culposo de una de las doce víctimas mortales del incidente.

Archivo / Colprensa

Una juez primera penal del circuito de Medellín declaró este miércoles culpables de homicidio culposo a tres personas por la muerte del joven Juan Esteban Cantor, como consecuencia del desplome de la etapa 6 del edificio Space.

Los indiciados son Pablo Villegas, gerente de Lérida CDO; María Cecilia Posada, directora de Proyectos y Jorge Aristizábal, ingeniero calculista.

En el desplome de la edificación, ocurrida en 2013, fallecieron doce personas, pero sólo la familia de Cantor decidió adelantar el proceso penal, tras no aceptar un acuerdo económico con la constructora.

El juez tomó su decisión luego de tres días consecutivos de escuchar a la familia de la víctima, a los representantes de CDO, al ingeniero calculista del proyecto, a la Fiscalía y a la Procuraduría. El proceso estuvo dos años en los estrados judiciales.

Aún falta por fijar la fecha en la que se leerá el fallo y se sabrá cuál será la condena para los responsables de la muerte del joven. Sin embargo, la juez manifestó que el sentido del fallo condenatorio no conllevará a la afectación del derecho de libertad de los procesados.

Los hechos

El 12 de octubre de 2013, a las 8:20 p.m., se desplomó la torre 6 del edificio Space, un proyecto residencial del barrio El Poblado de Medellín.

Doce personas quedaron sepultadas entre los escombros, casi todos empleados contratados por CDO para arreglar los daños en varias columnas. 36 horas antes las autoridades habían ordenado evacuar a los residentes, en una decisión que fue criticada por la empresa constructora.

Los muertos fueron producto de una estela de errores, negligencias y omisiones, según una investigación de expertos de la Universidad de los Andes, contratada por la Alcaldía de Medellín en 2014.

Según Jorge Villareal, procurador delegado para el caso Space, en el diseño de la obra se incumplieron en 8.289 ocasiones 41 artículos de la norma de sismorresistencia NSR 98 (la que se aplicó para las etapas 1, 2, 3, 4 y 5) y para la construcción de la fase 6 (que se desplomó) en 2.389 veces se violaron 39 artículos.

“En cuanto a la construcción incumplieron 23 artículos de la NSR 98 (...) Asumieron (Villegas, Posada y Aristizábal) la posición de garantes en la construcción e infringieron el deber especial de impedir el resultado (colapso)”, indicó.

Y según un informe técnico presentado por la Fiscalía, el proyecto constructivo tuvo más de 6.000 errores en la construcción del edificio Space, desde las etapas de diseño y cálculo, hasta la utilización y mezcla de materiales. “De de haberse presentado un temblor en Medellín, el edificio no lo hubiera resistido”, dijo el reporte.

El ente acusador pidió que se fije una pena de 51 meses de prisión y 57 salarios mínimos para Villegas, al que consideran que está en condición de mayor punibilidad por su papel como constructor. Además pidieron que se le prohíba volver a ejercer.

La Procuraduría solicitó que la pena sea de entre 32 y 51 meses de cárcel.

Los condenados y la familia de la víctima

Los constructores del edificio Space, Pablo Villegas, Maria Cecila Posada y el ingeniero calculista del proyecto, Jorge Aristizábal, gozaban de una reputación indudable hasta entonces. Más de 95 proyectos y 30.000 viviendas, tiene la marca Lérida CDO. A al menos 10 urbanizaciones, de estrato medio y alto, autoridades locales les detectaron problemas estructurales.

Tras el desplome, su empresa logró llegar a acuerdos para reparar económicamente a 11 de las 12 víctimas, todas ellas contratistas de obra y vigilantes de la unidad.

Pero los parientes de Juan Esteban Cantor, el único habitante que murió en el desplome del edificio, decidieron seguir adelante con las demandas.

Sin importar la prolongación del drama, Ángela Cantor, hermana de Juan Esteban, comenta que su vida y las de su padre y madre, cambió tras el hecho. No aceptaron precluir el caso a cambio de reparación económica por parte de la constructora, a pesar de las dificultades que les implicaba.

“A Villegas no les importaba la gente. Solo ganar dinero echándole la bendición a un edificio que no se iba a sostener”, afirma.

Los Cantor, que tienen en curso las demandas contra curadores, constructores, calculista y el Municipio, recibieron de Lérida CDO el pago de su apartamento, pero renunciaron a una reparación por la muerte de Juan Esteban, quien la noche del desplome de la torre entró al parqueadero de la unidad y estacionó justo en la zona, que segundos después, cayó sin darle tiempo de salir.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad