Polémica por propuesta de prohibir muestras excesivas de afecto en los colegios

Agosto 21, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
Polémica por propuesta de prohibir muestras excesivas de afecto en los colegios

Alejandro Ordóñez Maldonado, procurador general de la Nación.

Como una petición sin sentido calificaron representantes de colegios y de padres de familia esta solicitud hecha por el procurador General a la Corte Constitucional. Conozca las opiniones.

Como una petición sin sentido calificaron representantes de colegios y de padres de familia la solicitud hecha por el procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez, a la Corte Constitucional de mantener intacta la posibilidad que tienen los manuales de convivencia de los colegios para prohibir excesivas manifestaciones de afecto entre los estudiantes dentro de las instituciones educativas.

El pronunciamiento del procurador se dio en el marco de un proceso de tutela que interpuso Alba Lucía Reyes Arenas, madre de Sergio Urrego, el joven que se suicidó por un supuesto caso de discriminación y matoneo en su colegio en Bogotá. En la tutela, se pide que se busque una política pública para revisar los manuales pues Urrego fue sancionado luego de que le tomaran una foto dándose un beso.

Lea también: Manuales de convivencia sí pueden prohibir muestras excesivas de afecto: Procurador

Representantes de los padres de familia y de colegios del Valle del Cauca aseguran que las muestras excesivas de afecto y de cualquier conducta que se extralimite por parte de los estudiantes sí tiene seguimiento por parte de las instituciones educativas. No obstante, coinciden que las normas punitivas y las prohibiciones no funcionan con los niños y jóvenes de hoy en día.  

De acuerdo con Carlos Ballesteros, presidente de la Confederación Nacional de Federaciones y Ligas de Asociaciones de Padres de Familia, Confenalpadres, “la petición hecha a la Corte transgrede el principio de autonomía que corresponde a las instituciones educativas. Tanto los padres como las instituciones ayudamos a la elaboración de los manuales de convivencia y quien decide que su hijo ingrese a determinado colegio sabe cuáles son las normas que se deben seguir cuando se les entrega el manual”.

Según Ballesteros “prohibir per se las expresiones de afecto viola la Constitución. A los niños y jóvenes les falta afecto de su familia y de sus maestros, también del Estado. El afecto es la columna vertebral del desarrollo de una persona. Además ya hay una ley, la 1620, que establece el pacto por la convivencia y que determina cuáles son los mínimos que deben conservarse en un manual de convivencia. Es sobre esto que hay que reflexionar”.

Esta ley, sancionada en el año 2013 por el presidente Juan Manuel Santos, creó el Sistema Nacional de Convivencia Escolar y Formación para el Ejercicio de los Derechos Humanos, la Educación para la Sexualidad y la Prevención y Mitigación de la Violencia Escolar.

En declaraciones hechas a Blu Radio, la ministra de Educación, Gina Parody, sugirió que el procurador no tiene dentro de sus funciones referirse a estos temas. “Yo creo que los funcionarios públicos tenemos que hacer lo que nos permite la ley…no estoy segura de que eso sea parte de las funciones constitucionales atribuidas al procurador”, manifestó en Blu Radio.

Para Carolina Piñeros, directora ejecutiva de Red-PaPaz, “lo que dice el procurador no es claro y puede llevar a muchos equívocos. Sí estamos de acuerdo en que se proteja a los niños, pero no podemos decirle a una persona que es excesivamente cariñosa que deje de serlo”.

Por su parte, el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, dijo: "Creemos es que hay que dar espacios de convivencia y de libertad a los estudiantes. En ese propóstito está el Gobierno, en el de garantizar los derechos de todos".

El procurador apoya su discurso en el Código de Policía asegurando que este prohíbe manifestaciones de afecto excesivas a los ciudadanos en espacios públicos. “Y si las manifestaciones obscenas están prohibidas en el espacio público para todos los ciudadanos, resulta apenas razonable que una institución las sancione cuando se desarrollen en los espacios de la institución, que para efectos formativos resulta asimilable al espacio público” aseguró.

Con respecto a lo anterior, Piñeros manifiesta que hay conductas a las cuales se debe poner atención y eso es sentido común. “Nosotros tenemos una visión, no se debe prohibir las manifestaciones de afecto y no tiene sentido hablar de si una caricia hace parte de esto. Ya cuando hay manifestaciones de intimidad que puedan hacer sentir incómodas a las demás personas, como colegio sí se puede educar sobre cuáles son los espacios adecuados para esto, pero se trata de sentido común, es obvio”.

Esta misma opinión la comparte Elsy Jordán de Córdoba, presidenta de la Asociación de Colegios Privados del Valle, quien asegura que “los colegios tenemos que estimular el desarrollo afectivo de los niños, la parte espiritual, la cognitiva pero sabemos que debe haber limitaciones establecidas en los manuales de convivencia, pero en ningún momento debemos reprimir a los estudiantes”.

Estas situaciones, de acuerdo con Jordán, se manejan directamente con los estudiantes implicados. “Cuando se presentan casos de comportamiento indebido, no solamente en la parte afectiva, a los muchachos se les explica cuáles son los pro y los contra de su conducta y porqué se toman esas medidas. Los 'pelados', si uno se comunica con ellos, lo aceptan perfectamente. Irse por la parte punitiva o agresiva con ellos no es el camino”.

Jordán concluye diciendo que: “no funciona lo que se prohíbe porque los muchachos están en una edad de rebeldía y por la parte punitiva es muy difícil lograr algo, con ellos funciona el diálogo y la comprensión. Ellos exigen razones, pero las entienden cuando se les dan. Ellos comprenden que hay normas en cada espacio y lo acatan. La labor es hacerlos reflexionar más que castigarlos. Por medio del diálogo se logran muchas cosas”.

En redes, los colombianos también se pronunciaron

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad