Polémica: ¿modificar o no la segunda vuelta presidencial?

Junio 20, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Polémica: ¿modificar o no la segunda vuelta presidencial?

Para modificar la figura de la segunda vuelta electoral sería necesaria una reforma a la Constitución del 91, hecho que analistas no ven con muy buenos ojos.

Expertos sugieren algunos cambios, por ejemplo, que en primera gane el que saque 40% de los votos.

La abultada diferencia entre Juan Manuel Santos y Antanas Mockus, registrada en la primera vuelta presidencial, generó una controversia que aún no se ha resuelto: la conveniencia de modificar o no la doble instancia electoral para escoger al Presidente de la República.De prosperar la idea, sería necesario reimpulsar una reforma constitucional que, en opinión de algunos analistas, afectaría sustancialmente la estructura misma del sistema político y electoral colombiano diseñado en 1991 para un país no bipartidista. De hecho, la segunda vuelta fue concebida por la Constituyente “para conducir al candidato que no gane en primera a conformar alianzas políticas pluripartidistas que le permitan una mayor gobernabilidad”, explica el ex vicepresidente Humberto De La Calle Lombana.El Artículo 190 de la Carta Magna establece que ganará las elecciones el candidato que obtenga la mitad más uno de los votos válidos. En caso de que ninguno obtenga esa mayoría “se celebrará una nueva votación en la que sólo participarán los dos candidatos que hubieren obtenido las más altas votaciones”.Sin embargo, claro está, el sistema fue planeado para votaciones reñidas -ver nota anexa ‘Las otras segundas vueltas’-. En cambio el pasado 30 de mayo se presentó una situación atípica: Santos obtuvo 6,7 millones de votos (46,7% del total) mientras Mockus apenas 3,1 millones de sufragios (21,5%).De ahí que varios especialistas han sugerido una reforma constitucional para modificar esa figura. Incluso, sectores políticos le plantearon al candidato Verde “renunciar” a la segunda vuelta para “ahorrarle al país” los cerca de $100 mil millones que cuestan los comicios. La gran ventaja que obtuvo Santos en la primera ronda se ha prestado para toda suerte de interpretaciones que van desde el triunfalismo de algunos que sugieren que ya ganó, hasta la desmotivación del electorado que considera que su participación ya no es útil.Y si a ello se agrega que estamos en vacaciones estudiantiles de colegios y universidades y con mundial de fútbol de por medio, no les faltaría razón a los observadores que presagian para hoy una abstención superior al 50%.De cualquier modo, la polémica está sobre la mesa y las propuestas de los expertos ya comenzaron a plantearse.Mayoría, a partir del 40%El analista internacional Enrique Serrano López recuerda que en los países que tienen tradición multipartidista las coaliciones son normales para consolidar una auténtica mayoría, como sucedió recientemente en Inglaterra. “Esos acuerdos políticos no son vistos como actos corruptos, como ha querido mostrarlo aquí Antanas Mockus, sino que son una forma de supervivencia política. Las fuerzas se dividen en dos bandos: uno que llegará al poder, el otro hará oposición”, dice el catedrático.En ese sentido, el ex ministro y constitucionalista Jaime Castro Castro aclara que en algunos países como Argentina y Costa Rica la segunda vuelta queda abolida cuando un candidato obtiene en primera al menos el 40% de los votos y aventaja al segundo en votación con, mínimo, el 10% de los sufragios.“Una fórmula como esas podría pensarse para Colombia, pues en este caso se da tal circunstancia. En otros países también está previsto que si el segundo en votación se retira, no hay segunda vuelta. Aquí no sucede eso, aquí entraría la tercera fuerza electoral y necesariamente se cumple la segunda vuelta, explica Castro. No obstante, otros analistas consideran que no es sano y mucho menos para la democracia estar reformando la Constitución Política al vaivén de las circunstancias políticas, pues advierten que la figura de la segunda vuelta aún no ha madurado lo suficiente ya que apenas se ha aplicado en dos elecciones: 1994 y 1998.‘Reformitis’ inconvenienteEl ex vicepresidente De La Calle Lombana sostiene que en Colombia existe la tendencia a reformar la Constitución Nacional por situaciones coyunturales, pero respalda la idea de hacer algunos ajustes a la figura de la segunda vuelta presidencial, por ejemplo homologarla con otros regímenes en los que gana el candidato que en primera saque el 40% más un voto. “En Colombia es posible discutir esas cosas, pero me parece que no hay que mirar el tema sólo desde el punto de vista aritmético: lo que está ocurriendo en lo político es conveniente y se ajusta a los preceptos constitucionales. Francamente no creo que haya lugar a cambiar la Constitución por una circunstancia estrictamente de coyuntura”, dice.A su turno, Armando Novoa, director de la Corporación Plural que agrupa a los ex constituyentes del 91, recuerda que en las dos ocasiones en que se ha utilizado esa figura se dieron votaciones apretadas.“Lo que está ocurriendo en estas elecciones es atípico. O sea, no es la regla sino la excepción. Uno de los propósitos de la segunda vuelta es darle mayor legitimidad al candidato ganador y permitir que el pueblo elija un mandato que no dé lugar a controversias”, insiste.Por su parte, el analista León Valencia no apoya una reforma constitucional con ese propósito, pues considera que lo que ha hecho falta es pedagogía democrática.“Al país hay que acostumbrarlo a la segunda vuelta. Desde 1991 ha habido dos veces segunda vuelta pero fueron competidas, y hubo dos períodos en que no la hubo por los triunfos de Uribe en primera vuelta. Entonces no estoy de acuerdo con comenzar a introducirle modificaciones a esa figura, más bien que haya educación democrática para estimular el pluripartidismo”, dice. Valencia, al igual que los demás expertos consultados por El País, destaca las bondades de la segunda vuelta presidencial tal como está concebida en la Constitución del 91, pues reitera que el momento político actual “es atípico” por la ventaja que consiguió el candidato de la U el pasado 30 de mayo, y porque el aspirante Verde no quiso hacer alianzas con ningún partido.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad