Piden que la mina de Santander de Quilichao no sea declarada camposanto

Mayo 03, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Diana Carolina Ruíz Girón, reportera de El País
Piden que la mina de Santander de Quilichao no sea declarada camposanto

Organismos de socorro advirtieron que no se puede determinar en qué momento se encontrarán los cuerpos de las víctimas.

Más de 48 horas han pasado y aún no encuentran los cuerpos de los mineros. Director Nacional de Gestión del Riesgo visita este sábado la zona.

“No queremos que la mina se convierta en camposanto”. Con esa frase, los familiares de los 13 mineros desaparecidos en el socavón a cielo abierto del corregimiento San Antonio, zona rural de Santander de Quilichao, pidieron agilizar las labores de remoción de escombros para encontrar los cuerpos de sus seres queridos.La desesperación de la comunidad minera marcó el segundo día de operativos de búsqueda que adelantan organismos de socorro y fuerzas miliares desde el pasado jueves y cuyos resultados han sido infructuosos hasta ahora.Una pala, una vara y un balde fue lo único recuperado en el terreno que aún sigue siendo inestable por el aumento de filtraciones de agua provenientes de aguas profundas y del río Quinamayó, ubicado a un poco más de 200 metros del desastre.El panorama se hizo más desalentador cuando las autoridades, pese a tener trabajando quince retroexcavadoras en la remoción de tierra y lodo, dijeron que aún no es posible saber cuándo serán recuperados los cuerpos.“Las condiciones del terreno nos impiden saber a ciencia cierta cuándo podremos rescatar los cadáveres. Estamos haciendo lo humanamente posible para acabar con el dolor de las familias”, aseguró Daniel Ortíz, del grupo de operaciones de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo.La declaratoria de calamidad pública en Santander de Quilichao se determinó, según el alcalde del Municipio, Luis Eduardo Grijalba, ante la magnitud de la tragedia.“Con esto vamos a aforar recursos para mantener la logística del rescate. Sentimos un dolor grande y jamás nos había pasado una situación de estas proporciones”, dijo el Mandatario.Las familias de las víctimas cuestionaron la metodología de la búsqueda. “Nosotros sabemos dónde están y no nos dejan guiarlos. Hay mucha gente coordinando, muchos perros oliendo los muertos, pero nadie los saca”, aseguró Carlos Carabalí, familiar de al menos cinco desaparecidos.Tanta fue la desesperación de no ver resultados en el rescate que durante algunos minutos fue retenido el Alcalde del Municipio tras la parada intempestiva por parte de los operarios de la maquinaria pesada exigiendo almuerzo.Carlos Iván Márquez Pérez, director Nacional de la Unidad de Gestión del Riesgo de Desastres, Ungrd, hará presencia este sábado en la zona afectada para evaluar la situación.Mientras tanto, las labores de remoción de tierra y piedras en busca de los cuerpos de los desaparecidos continuarán por parte de miembros de la Cruz Roja, Defensa Civil y Bomberos hasta encontrar a los mineros sepultados.Finalizando la tarde de este viernes, se generó un clima de tensión en la zona. Habitantes presentes en el lugar de la tragedia retuvieron al Alcalde cuando ordenó el retiro de las retroexcavadoras, para dar descanso a los operarios.El comandante de Bomberos Cauca, Aldemar Ríos, informó que los organismos de socorro ya se encuentran muy cerca de tocar tierra firme lo que significa que podrían encontrar los cuerpos en las próximas horas.La angustia por la falta de resultado en los trabajos se ha apoderado de los familiares de los desaparecidos, como es el caso de Carlos Carabali, quien preso de la desesperación pide que le permitan colaborar en la búsqueda.En la mañana de este viernes el ministro de Minas y energía Amylkar Acosta, dijo que nadie puede salir a lavarse las manos y excluirse de la responsabilidad en el derrumbe de la mina en Santander de Quilichao.Acosta indicó que en la mina las personas que trabajan y que fueron víctimas del alud, eran “gente humilde y con precariedad social y económica usadas como escudos humanos” cuando se intentaban hacer procedimientos judiciales para cerrarla.Cabe recordar que el alud de tierra sorprendió a más de cien mineros que en la noche del pasado miércoles buscaban oro a más de 30 metros de profundidad en esa mina, que está a cielo abierto.Rescatistas de cuatro patasTrece perros expertos en recuperación de cadáveres se han convertido en pieza clave en las labores de rescate. Los caninos, pertenecientes al Ejercito, Policía Nacional y Cruz Roja Colombiana, han participado en labores de búsqueda de gran magnitud, entre ellas las de la torre del edificio Space en El Poblado, Medellín.Según el teniente coronel Jesús Alberto Gómez, comandante del Batallón de Atención y Prevención de Desastres del Ejército, que tiene seis perros a su cargo, estos “están entrenados bajo un sistema de cacería. Son especialistas en buscar tanto cuerpos en estado de descomposición como personas heridas”.Luna, Homero y Titanic son algunos de los nombres de estos caninos, en su mayoría de razas Pastor Alemán y Golden Retriever. Gracias a su trabajo, ayer dieron la ubicación de algunos de los cuerpos sin vida que permanecen bajo el alud de tierra.Hasta la noche del viernes, los caninos hicieron tres ingresos al terreno. “No los sobreesforzamos, los turnamos para solo cuando hay garantía de estabilidad del terreno”, aseguró Daniel Ortiz, del grupo Ksar de la Cruz Roja Colombiana.Lea la entrevista al gobernador del Cauca Temístocles Ortega sobre la tragediaVea la entrevista del alcalde de Santander de Quilichao, Luis Eduardo Grijalba, sobre la minería ilegal en el municipio.Conozca la historia de la familia Carabalí que tiene cinco de sus miembros entre los desaparecidos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad