Pese a dificultades, autoridades continúan búsqueda de cuerpos en mina de San Antonio

Mayo 06, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Pese a dificultades, autoridades continúan búsqueda de cuerpos en mina de San Antonio

La inestabilidad del terreno es uno de los puntos en contra de las labores de rescate. Mineros participan en la ubicación de los desaparecidos.

Las filtraciones de agua provenientes del río Quinamayó y la inestabilidad en la que se encuentra el terreno por esta causa se han convertido en el dolor de cabeza para los organismos de socorro.

Sin resultados terminó el quinto día de búsqueda de los mineros desaparecidos en el derrumbe ocurrido en la mina ilegal del corregimiento de San Antonio, en zona rural de Santander de Quilichao.Las filtraciones de agua provenientes del río Quinamayó y la inestabilidad en la que se encuentra el terreno por esta causa se han convertido en el dolor de cabeza para los organismos de socorro, que cumplen casi 120 horas de trabajos manuales y con maquinaria pesada en el sitio del desastre.Justamente ayer, en el sitio en el que presuntamente estarían los cuatro cuerpos que restan por rescatar (ya se han sacado nueve de ellos) estaba inundado. Al cierre de esta edición, pese a lograrse el drenado del agua, no se había hallado ningún cadáver.“El agua lo que produce es remoción de masa. Por esta causa, el volumen de tierra que ya hemos removido con la maquinaria (unos 400.000 metros cúbicos) ha represado el agua y podría ser un riesgo tanto para la maquinaria como para los socorristas. Estamos trabajando para contrarrestar este problema con motobombas”, explicó el mayor Juan Carlos Sandoval, comandante de la Defensa Civil Seccional Cauca.El quinto día también transcurrió entre los crecientes rumores de la población que dicen que hay posibilidad de que más personas de las reportadas hasta ahora se encuentren bajo la tierra.“El día que ocurrió el derrumbe había muchísima gente y lo que no queremos es que dejen de buscarlos. Se han pegado a la lista que tienen de desaparecidos, pero no pueden olvidarse de los que posiblemente no han sido reclamados”, dijo un minero de San Antonio. En respuesta, Daniel Ortiz, del grupo de operaciones de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, aseguró que “la orden presidencial es sacar a todas las personas que tenemos reportadas como desaparecidas. No vamos a abandonar la búsqueda de los cuatro cuerpos que faltan”.Según los coordinadores del operativo de búsqueda, entre hoy y el sábado podrían encontrarse las víctimas que faltan. La exploración del terreno continuará en zonas laterales de la mina, donde los mismos barequeros de la zona han indicado que podrían estar algunas de las víctimas.El último adiós a los CarabalíDesgarrador. Esa es la palabra que mejor describe lo vivido ayer en el corregimiento de San Antonio, cuando sus familiares y amigos sepultaron a Miller Carabalí, una de las doce víctimas que hasta ahora deja la tragedia minera.En romería, el pueblo entero se unió para participar de una procesión que acompañó los restos del hombre, de 39 años, hasta el cementerio de la localidad. Gritos y llanto marcaron la despedida de Miller, quien era el fontanero del acueducto del pueblo.El evento provocó parálisis en las actividades de la población. El colegio del pueblo no dio clases como gesto de solidaridad con Heidy y Marlon, los hijos de Miller, de 16 y 12 años.“La última vez que se murió un Carabalí en este pueblo fue el año pasado y por un infarto. Aquí la familia se muere de enferma. Esta tragedia que nos ha tocado es muy dura, difícil de sobrellevar”, dijo José Rufino Carabalí, familiar de la víctima.Tras cumplirse el sepelio, se conoció la noticia de que Jelis Balanta Carabalí , la esposa de Miller, también fue plenamente identificada por Medicina Legal. La pareja deja a sus hijos huérfanos.También fue reconocido el cuerpo de Joiner Carabalí, hermano de Miller, de 36 años y el de su otra pariente, Edilsa Carabalí, de 42 años. Ella murió junto a su esposo Lidier Arley Díaz , de 43 años. El cuerpo de este último también fue recuperado e identificado.“Créame que se siente una tranquilidad al saber que ya no están bajo la tierra, que los pudimos despedir. Lo que no queremos es que dejen de buscar a los muertos que faltan. Esto es una tragedia muy brava y las familias merecen recuperar a sus muertos”, comentó Angelino Carabalí, tío de Miller y Joiner.En la mañana de hoy se cumplirán los funerales de los cuatro integrantes de la familia Carabalí que faltan por sepultar en San Antonio. Tenga en cuenta Más de 150 socorristas continúan en la zona en busca de las personas reportadas como desaparecidas.Con dos motobombas y ocho retroexcavadoras se cumplió el quinto día de labores de rescate en la zona.La tragedia deja hasta el momento 12 personas muertas, 4 desaparecidas y 3 heridas, según el reporte de las autoridades.En la zona se adelantan jornadas de vacunación y entregas de kits de aseo para los operarios de la maquinaria pesada que participan en el rescate de los cuerpos.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad