Perfil del exministro Andrés Uriel Gallego, un antioqueño de pura cepa

Abril 18, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Nelson Matta | El Colombiano - Colprensa
Perfil del exministro Andrés Uriel Gallego, un antioqueño de pura cepa

El exministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego, quien falleció el jueves 17 de abril.

El exministro de Transporte falleció en Medellín el jueves pasado a causa de un cáncer contra el que luchó por varios años.

Andrés Uriel Gallego Henao se definía a sí mismo como un antioqueño de pura cepa, de los que defienden la pujanza como una bandera y se enorgullecen de haber llegado al mundo en un pueblo como Marinilla, en el seno de una familia de 13 hermanos. Usó traje y corbata cuando le tocó, aunque jamás ocultó su gusto por las cosas típicas del costumbrismo paisa: andar a caballo, escuchar música vieja de cuerdas y degustar fríjoles con chicharrón. “Fiel a su origen antioqueño, a Andrés Uriel le gusta la comida casera, practicar la equitación y las caminatas. Se autodefine como una persona testaruda pero comprensiva, áspera pero generosa, simple, luchador y austero, esta última característica fundamental para ejercer en el nuevo gobierno”, decía su biografía publicada en la página web de la Presidencia de la República, cuando ofició como ministro de Transporte de su mentor político, Álvaro Uribe Vélez. Gallego Henao nació el Oriente antioqueño el 1 de abril de 1950. Se graduó de Ingeniero Civil y obtuvo un posgrado en Estructuras, en la Universidad Nacional. La mayor parte de su vida profesional la dedicó a la docencia en dicho claustro educativo, así como en la Universidad de Medellín y la Pontificia Bolivariana. Su primer cargo importante en el sector público fue como Secretario de Obras Públicas de Antioquia, el cual ejerció durante la gobernación de Uribe Vélez (1995 – 1998). En ese periodo se fortaleció la amistad y el compromiso entre ambos, lo que se evidenció cuando este último volvió a llamarlo a su gabinete en 2002, ahora como Ministro de Transporte. En las dos presidencias de Uribe fueron muchos los jefes de cartera que entraron y salieron, menos Andrés Uriel, quien lo acompañó hasta el final en 2010. Al frente del Ministerio enfrentó varias polémicas, y aún después de su mandato, siendo criticado por su supuesta pasividad en el caso de los empresarios Nule, la contratación y lentitud en la construcción del Túnel de la Línea. Soñó con recuperar la navegabilidad del río Magdalena, una doble calzada entre Santa Fe de Antioquia y Dabeiba, y vincular a la red vial nacional las carreteras y puentes construidos por la guerrilla en sus zonas de influencia. En una entrevista concedida a El Colombiano el pasado 2 de enero, Gallego sacó pecho por los logros que obtuvo para su región: “Para que no se le vaya a enmochilar, en Antioquia se hicieron las dobles calzadas a Barbosa, a Marinilla y parte de El Santuario; se ayudó a resolver el tema de Las Palmas; se hicieron el túnel de Occidente y de allí a Santa Fe de Antioquia, adjudicado y terminado; la vía Aburrá Norte, que de no existir sería el cuello más grande del transporte; se dejaron financiados tres transportes masivos: Medellín, Envigado e Itagüí; se concesionaron aeropuertos de Carepa, Medellín y Rionegro; se intervinieron los aeropuertos comunitarios de la región; se hizo nuevo el de Quibdó; se pavimentaron más de 20 proyectos viales con ayuda de la Gobernación, seis en Suroeste; se iluminó la vía al Aeropuerto; y se avanzó en el túnel de Oriente. No se descansó un minuto y hay resultados para mostrar". Con su espíritu de docente activo hasta el final, recalcó que su conocimiento estaba disponible para quien quisiera consultarlo, incluso si se trataba del gobierno de Juan Manuel Santos, desde donde su gestión fue criticada. En la etapa final de su vida, el cáncer diezmó su cuerpo. En otra entrevista para Semana, confesó que le dio gracias a Dios por haberle dado ese padecimiento. “Las enfermedades son muy bellas porque tiemplan. No quise hacerme el tratamiento sino hasta que salí del Ministerio, porque las drogas son muy fuertes. Es que por encima de todo está el deber”, comentó. En ese mismo diálogo confimó su devoción por Uribe, a quien catalogó de “intachable”, pese a que siempre lo “flagelaba” en los consejos comunitarios. Texto La enfermedad lo llevó a cuidados intensivos y el primero en lamentarlo públicamente fue su exjefe. “Nuestra oración por la salud de Andrés Uriel. Está en cuidados intensivos. Ejemplo de pulcritud”, escribió Álvaro Uribe en Twitter. De los proyectos que dejó Gallego en el tintero, estuvo la Gobernación de Antioquia. Siempre la anheló, incluso fue precandidato liberal en el 2000, pero perdió en la consulta interna del partido. Quiso volver a intentarlo después del Ministerio, aunque esta vez el cáncer se lo impidió.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad