Paro Nacional, una amenaza que persiste en Colombia

Paro Nacional, una amenaza que persiste en Colombia

Octubre 20, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Sharon Hernández | Colprensa y Redacción de El País
Paro Nacional, una amenaza que persiste en Colombia

Este fue el panorama que se vivió el viernes pasado en zona rural de Mondomo, Cauca,a 60 kilómetros de Cali. La Fuerza Pública chocó con los campesinos al tratar de recuperar el control de la zona.

Cuando el país apenas se recupera del cese nacional por parte del sector agrario que duró 21 días, hoy parece asomarse otro. Expectativa.

Mes y medio después de haberse puesto en marcha el pacto nacional en favor del agro y que sirvió para ponerle fin a 21 días de parálisis en casi todo el territorio colombiano, el país vuelve a percibir el fantasma de un nuevo cese de actividades.El bloqueo en la vía Panamericana que comunica a Cali con los departamentos de Cauca y Nariño y las protestas en el Eje Cafetero y en la carretera a Buenaventura, en el Valle, que han dejado una veintena de campesinos e indígenas lesionados, así como integrantes de la Fuerza Pública heridos dejan entrever otro paro. Las razones que sustentan los líderes del campo están relacionadas con el pacto agrario que lanzó el presidente Santos en la primera semana de septiembre: no se ha cumplido lo acordado, dicen.El Gobierno salió al paso y respondió que no es cierto, y afirmó que el pacto sí se está cumpliendo, que lo que pasa es que los campesinos no tienen paciencia. Lo cierto es que en la práctica no hay paso hacia Popayán. Y en Boyacá, la principal zona productora de papa, hay tensión. El jueves pasado los voceros del sector papero se levantaron de la Mesa de Interlocución Agraria, argumentando incumplimientos en los acuerdos pactados. Los compromisos que tienen en vilo a los campesinos y en jaque al Gobierno por la posibilidad de un segundo paro en menos de dos meses, tienen que ver con la implementación de medidas frente a la crisis de la producción agropecuaria, el acceso a la propiedad de la tierra, el reconocimiento a la territorialidad campesina, las garantías para el ejercicio de los derechos políticos de la población rural y la inversión social en ese sector. “Se está cumpliendo”El Gobierno insiste en que están cumpliendo con todos los compromisos pactados y que a la fecha ya se han puesto en marcha medidas en favor de los campesinos. Éstas tienen que ver con el costo de los insumos, apoyos económicos, apoyo a la comercialización, temas de crédito y financiamiento, control al contrabando, salvaguardias de protección a la producción nacional e instalación de mesas de trabajo. El ministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde, aseguró que “desde el Gobierno hay tranquilidad, porque estamos llegando ya a más del 50 % en cumplimiento de los compromisos que están planteados, de modo que no es cierto que se esté fallando”.En la tarea por mitigar la crisis del sector, el Gobierno ha expedido decretos, tres de ellos relacionados con el manejo de insumos, cuyo precio y acceso preocupan a diversos sectores productivos de la cadena agraria. Los decretos son: el 1989 del 12 de septiembre, que redujo los gravámenes arancelarios a cero durante dos años, para la importación de insumos agrícolas como plaguicidas y fertilizantes. El 2001, de la misma fecha, que creó la Comisión Intersectorial de Insumos Agrícolas y Pecuarios, enfocada en la regulación de los precios de los insumos; y el 1988, también del 12 de septiembre, sobre control de precios a los insumos agropecuarios. Además, se expidió el Decreto 2210 del 7 de octubre, que estableció las medidas de salvaguardia, fijó los contingentes y estableció los aranceles para la defensa comercial en el marco de la Comunidad Andina y Mercosur para papa fresca, papa pre-frita congelada, cebolla, frijol, arveja, tomate, pera, leche en polvo, quesos frescos y lactosueros. Mesas de diálogo Ese listado de normas no parece satisfacer a los líderes campesinos que han participado en las conversaciones en Mocoa, Popayán, Medellín y Bogotá. Al contrario, aseguran que estas mesas, hasta ahora, no han arrojado resultados importantes para el agro. Andrés Gil, vocero de la Mesa de Interlocución Agraria (MIA), asegura que “el Gobierno Nacional expresa poca voluntad política frente a las propuestas campesinas para la superación de la crisis agraria”. Para Gil, los cambios deben ser más profundos: “Tiene que haber medidas que respalden políticas que ayuden al desarrollo de la economía campesina, que respete la territorialidad, la organización, los procesos, que activen mejoras para que el campesino pueda sacar sus cosechas, pueda producirlas, que haya mejoras y acompañamiento técnico para ello. Tiene que haber una serie de medidas que hablen de una política de desarrollo rural, que no existe en el país”. Quizá por esa falta de sintonía entre medidas puntuales ya tomadas y el deseo de políticas más ambiciosas, en los últimos días ha tomado fuerza la posibilidad de un nuevo paro agrario nacional, al tiempo que se escuchan voces de los líderes hablando del supuesto incumplimiento del Gobierno. Andrés Gil aseguró, en ese sentido, que “si no hay avances importantes en la mesa la próxima semana, vamos a evaluar si continuamos o no”. Asimismo, expresó que el campesinado tiene programada una Cumbre Agraria para noviembre con el fin de “evaluar con el resto de fuerzas agrarias la posibilidad de otro tipo de acciones y movilizaciones, ante la falta de voluntad política”. Frente a esta posibilidad el Ministro de Agricultura sostuvo que “es injusto con el Gobierno e injusto con el país, no solamente que estén permanentemente amenazando, sino que vayan inclusive a afectar a una cantidad de campesinos y a la economía rural”.Ojalá que la solución llegue pronto.Puntos clave del pacto agrario Los siguientes temas, presentados por el Gobierno a los campesinos de Boyacá, Cundinamarca y Nariño en la primera semana de septiembre, permitieron levantar el anterior paro. Se establecerán salvaguardias (por dos años) para la importación de papa fresca y papa pre-frita congelada, cebolla, frijol, arveja, tomate, pera, leche en polvo, quesos frescos y lacto-sueros, de los países de la CAN y Mercosur. Se prohibirá la rehidratación de leche en polvo importada para ser comercializada como leche liquida. El Gobierno aplicará condiciones y tratamientos especiales en los acuerdos comerciales futuros (TLC) para la protección de los productos antes mencionados. Los pequeños productores se integrarán y serán sujetos de recursos (técnicos y financieros) para la consolidación a través de las asociaciones campesinas agropecuarias en un término de dos meses. Se creará una comisión intersectorial con el objetivo de regular los precios de los insumos agrícolas y pecuarios. El Banco Agrario se comprometió a realizar brigadas de cartera para los clientes que tienen vencimientos hasta diciembre de 2013 o que ya están vencidos para concederles un plazo adicional de acuerdo con su capacidad de pago. Se pondrá en marcha el programa de fomento y reactivación de la producción de cereales. Se facilitarán mecanismos para el acceso a programas que permitan el mejoramiento y la competitividad de los productos y productores de clima frío equivalente hasta el 10 % del presupuesto de inversión del Ministerio de Agricultura para el 2014. Se estudiará el restablecimiento de las Umatas, como parte de la política de asistencia técnica para el productor agropecuario y se dará a conocer un documento técnico antes de finalizar el año 2013. Se presentará un plan para masificar la cobertura de los seguros agropecuarios. Habrá arancel cero para los insumos agrícolas. Se fortalecerá la estructura del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural y se creará un Viceministerio específico para el Desarrollo Rural. Con los transportadores de carga por carretera se acordó revisar el precio del acpm y congelar el precio del combustible hasta el 31 de diciembre de este año. Igualmente, se estudiará la normatividad de las revisiones técnico mecánicas de los camiones de carga y se facilitará la capacitación de los transportadores en el Sena.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad