¿Para qué fue una delegación colombiana a la Antártida?

Febrero 21, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Resumen de agencias
¿Para qué fue una delegación colombiana a la Antártida?

Este es el equipo completo de la misión científica, que dejó la bandera colombiana plantada en el ‘continente blanco’.

Aunque muy lejos en el mapa, lo que ocurra -o no- en la Antártida (clave en investigación ambiental) afecta seriamente a Colombia.

En un viaje que realizó antes de 1807, el naturista alemán Alexandre Von Humboldt descubrió una corriente ascendente que empezaba en las profundidades del mar peruano y llegaba hasta más arriba de Chile. El hallazgo, descrito en su obra ‘Viaje a las regiones equinocciales del Nuevo Continente’ (París, 1807), fue el de una de las corrientes de aguas frías con mayor importancia en el mundo por los efectos que tiene en su recorrido. Y aunque estos se manifiestan sobre todo en las costas del sur continental, su incidencia puede llegar hasta mucho más arriba. Incluso hasta Colombia. Lea también: Primera aeronave de misión colombiana llega a la AntártidaInvestigar sobre los efectos de la Corriente Humboldt en las costas colombianas para determinar, por ejemplo, la consecuencia que pueden tener en la pesca del país, es un ejercicio que requiere llegar hasta la Antártida, el ‘continente científico’ que le pertenece al mundo y donde hay todavía una misión científica nacional: un equipo conformado por más de 80 tripulantes y científicos colombianos que, en busque propio, partieron en diciembre y tienen previsto volver al país en marzo próximo. El lunes pasado, de hecho, la visita del ministro de Defensa, Juan Camilo Pinzón, la canciller María Ángela Holguín, y el comandante de la Armada, almirante Hernando Wills, sirvió para protocolizar el fin de la fase investigativa y el comienzo del regreso.“¿Qué se nos perdió allá? Por ahora nada en concreto, pero si no nos apersonamos ahora, podríamos perder mucho en el futuro. Sería algo así como no tener acceso al mar, en el pasado. O al espacio, en el futuro”, explicó en su momento, la Armada Nacional, que diariamente a través de la web ‘Programa Antártico colombiano’ informó los detalles de la misión, el recorrido del buque y el desarrollo de algunas investigaciones.Destacando la importancia de este esfuerzo, antes de que zarparan, el presidente Juan Manuel Santos resaltó que aunque geográficamente la Antártida esté “muy lejos” de Colombia, desde el punto de vista ambiental, científico y político está “mucho más cerca” de lo que se cree y los estudios globales sobre cambio climático con los que contribuirá la expedición servirán para cuidar “la riqueza” en biodiversidad del país: “El viaje servirá para estudiar la relación que tiene la Antártida con nuestro clima, aprender cómo se puede aprovechar mejor la pesca a lo largo de la costa Pacífica o conocer más sobre la conservación de las ballenas que nacen en nuestras aguas”, manifestó Santos al despedir la expedición.La bióloga Susana Caballero, especialista en genética para la conservación y profesora de la Universidad de Los Andes, es el caso, espera que la expedición le proporcione material clave en un estudio que busca establecer si las ballenas jorobadas que llegan al Pacífico colombiano a tener sus crías son las mismas que se alimentan en la península antártica. “Hace 15 años vimos que eran genéticamente muy parecidas, la idea es confirmarlo y establecer su ruta migratoria”.Además de los estudios ambientales, para el Gobierno colombiano el viaje es clave para cambiar el estatus de Colombia frente al Tratado Antártico, que el país firmó en los años 1980.“El gobierno decidió mandar un buque propio y ahí hay una decisión política importante. Tenemos un proceso de paz y un país que ya nos permite mirar afuera y ser más conscientes de nuestro papel en el mundo”, dijo la periodista científica Ángela Posada-Swafford, participante de la expedición, a la revista Semana.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad