Orden público, el gran déficit del Gobierno Santos en su 'primer tiempo'

Orden público, el gran déficit del Gobierno Santos en su 'primer tiempo'

Agosto 06, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Orden público, el gran déficit del Gobierno Santos en su 'primer tiempo'

Rechazo. El mes pasado líderes del movimiento indígena expulsaron a la fuerza a los militares que se encontraban en un cerro del municipio de Toribío, Cauca, y les exigieron que abandonaran su territorio.

Luego de dos años de mandato, el balance de Juan Manuel Santos es agridulce. Aunque hay avances en lo económico y en relaciones internacionales, crece la percepción de deterioro en materia de seguridad entre los ciudadanos.

Este martes 7 de agosto concluirá el primer tiempo del mandato del presidente Juan Manuel Santos, el cual, al decir de analistas se puede mirar como “un vaso medio lleno o medio vacío”.Líderes de diferentes sectores del país reconocen que en estos dos primeros años el Mandatario mejoró las maltrechas relaciones con los países vecinos y le dio un giro a la agenda internacional, lo que ha permitido mejorar la imagen del país en el exterior. Además, los analistas consideran un acierto el manejo económico y los TLC que Colombia tiene con diversos países. Y en la parte social destacan el descenso de la pobreza y que las cifras del desempleo estén bajando.Por el otro lado, aparecen puntos negativos como los problemas de la salud, el costoso fiasco de la reforma a la Justicia, el manejo que se le ha dado a la protesta social y el freno de grandes obras de infraestructura. Pero, sin duda, el mayor 'talón de Aquiles' de Santos ha sido el deterioro del orden público y la seguridad. Pese a que se dio de baja a dos jefes históricos de las Farc, al mandatario le llueven las críticas de los ciudadanos, muchos de los cuales creen que en los últimos dos años se ha retrocedido en la lucha contra el delito, especialmente en los grandes centros urbanos del país. ¿Cuál es la realidad de esa gestión?LogrosBajas de ‘Cano’ y ‘Jojoy’El 23 de septiembre del 2010, tan sólo un mes y medio después de su posesión, el presidente Juan Manuel Santos le anunció al país la muerte de alias el Mono Jojoy, uno de los cabecillas más importantes de las Farc. Con este hecho el Jefe de Estado empezó con pie derecho su lucha contra el grupo subversivo. Luego, el 4 de noviembre del 2011, se dio de baja al máximo jefe de esta guerrilla, alias Alfonso Cano. Las dos noticias fueron calificadas como los golpes más fuertes contra esta organización ilegal, al tiempo que aumentaron la popularidad del Presidente. Expertos en seguridad afirman que la muerte en combate de estos cabecillas tuvo un impacto positivo en la lucha contra las Farc, que se basó en perseguir objetivos de alto valor.Para León Valencia, director de Corporación Nuevo Arco Iris, “estos hechos sirvieron para contener un poco la presión de quienes advertían una parálisis en el Ejército y una declinación del combate a la inseguridad”.Aunque la muerte de estos cabecillas no acabó con las Farc, sí afectó su imagen y le demostró al país que era posible llegar hasta sus jefes.Seguridad ciudadanaLa puesta en marcha de una Política de Seguridad Ciudadana es calificada por expertos como uno de los principales aciertos del presidente Juan Manuel Santos en su lucha contra la delincuencia. Esta estrategia, según las cifras de la Policía Nacional, ha logrado una reducción de los homicidios y hurtos en el país. De acuerdo con la entidad, entre enero y julio de este año se efectuaron 160.934 capturas de delincuentes, un 20% más que en el mismo período del año pasado, y 124 extradiciones, 22 más que en el 2011.También se resalta la ofensiva contra las bandas criminales: este año se han detenido a 1.921 miembros de estos grupos.El analista John Marulanda dice que es claro el interés que tiene Santos de reducir los indicadores de inseguridad. “Él ha entendido que la delincuencia organizada se ha convertido en el gran enemigo del Estado”. El Plan de Vigilancia por Cuadrantes es una de las iniciativas más aplaudidas de la política de seguridad. Informes recientes señalan que en Bogotá esta estrategia ha bajado la criminalidad en un 30% y en Cali -según la Policía Metropolitana- la disminución ha sido del 28%.FracasosLa concentración de la guerra en el Pacífico La presión permanente de las Farc en el Pacífico colombiano, donde los ataques y hostigamientos han aumentado en los últimos años, es uno de los fracasos del presidente Juan Manuel Santos en materia de orden público.De acuerdo con las cifras de la Corporación Nuevo Arco Iris entre el 1 de enero y el 15 de julio de este año en el país de han registrado 1.223 ataques de las Farc, un 7% más que en el mismo período del año anterior. De estas acciones, el 35% se ha concentrado en el Pacífico. Entre las zonas más afectadas está sin duda el departamento del Cauca, que durante el mes de julio fue noticia en todo el país debido a los constantes hostigamientos de la guerrilla, además del enfrentamiento entre la Fuerza Pública y el movimiento indígena.De acuerdo con expertos en conflicto armado, el Presidente ha fallado en la estrategia militar para combatir al grupo subversivo en esta zona del país, al tiempo que critican su falta de comunicación con los habitantes del Cauca. Esto se reflejó en su reciente visita al municipio de Toribío, donde fue evidente el rechazo de los pobladores hacia el Primer Mandatario.Asimismo, en regiones como Nariño la guerra se ha agudizado, sobre todo por el narcotráfico. Según el último estudio de la ONU, este departamento concentra la mayor cantidad de cultivos ilícitos, con 7.600 hectáreas sembradas de hoja de coca. De acuerdo con este documento, el 42% de los cultivos de coca de Colombia se encuentra en el Pacífico. Para el senador José Darío Salazar también es evidente el aumento de los ataques en otros departamentos como Caquetá, Arauca y Norte de Santander (zona del Catatumbo). Según Salazar, esto se debe a que las tropas están desmoralizadas debido al hundimiento del proyecto del fuero militar y la aprobación del marco para la paz.Percepción negativa por aumento del terrorismoA pesar de los avances en la lucha contra la criminalidad en las ciudades y las guerrillas, hoy los colombianos tienen una percepción negativa de la seguridad y no reconocen una reducción en los delitos como homicidios y hurtos. Expertos afirman que el presidente Juan Manuel Santos no ha logrado que la ciudadanía sienta una disminución en la delincuencia. El sociólogo Alberto Valencia, profesor de la Universidad del Valle, sostiene que el Jefe de Estado ha fallado en la comunicación de los resultados de sus políticas. “Falta difusión de los logros, por eso las personas sienten que la seguridad no ha mejorado”. Incluso, una reciente encuesta realizada en todo el país reveló que la preocupación más grande que tienen los colombianos, después del desempleo, es la inseguridad en las ciudades. Esta situación también se ha reflejado en las críticas al Presidente por el aumento de los ataques de los grupos armados ilegales, especialmente de las Farc. Aunque desde el Gobierno anterior los ataques de esta guerrilla aumentaron (1.614 en el 2009, 1.947 en el 2010, 2.148 en el 2011), la ciudadanía cree que sólo desde la llegada de Santos a la Presidencia la seguridad empeoró y las Fuerzas Militares bajaron su ofensiva contra estos grupos. El experto en conflicto armado Ariel Ávila explica que eso se debe a que “a Santos le hace falta un Ministro que le hable a los medios de comunicación”. Según el analista, con el expresidente Álvaro Uribe se podían tener los mismos ataques u homicidios, pero el país no sentía que la seguridad estaba mal . “Eso tiene que ver con políticas de comunicación más que con medidas para reducir los homicidios o ataques de las guerrillas”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad