Opinión: Colombia, potencia de biodiversidad en la familia de las cycadaceas

Noviembre 17, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Álvaro Calonje Daly | Paisajista
Opinión: Colombia, potencia de biodiversidad en la familia de las cycadaceas

Un paisajista recuerda en esta columna, la importancia de estas plantas en norte y Centroamérica. Hoy en día se han reducido a aproximadamente 350 especies repartidas en los cinco continentes.

Mas de 200 millones de años atrás, antes de que aparecieran los dinosaurios en el planeta, el clima era muy húmedo, caliente y lluvioso y en Colombia la montaña mas alta no tenía más de 2.000 metros.

En medio de gigantescos árboles de cola de caballo (equisetum), helechos y coníferas muy parecidos a las araucarias y sequoias de hoy, crecían enormes plantas de cycadas.

Los récords fósiles claramente indican la presencia de estas plantas sobre todo en norte y Centroamérica. Hoy en día se han reducido a aproximadamente 350 especies repartidas en los cinco continentes.

Algunas de las mas bellas están en Sur África, Australia y Colombia. Comercialmente no es mucho lo que se conocen pero su cultivo cada día gana más adeptos. La especie mas conocida es Cycas revoluta, la palma Sago de Japón que se cultiva en todo el planeta. En Colombia también se cultiva la Cycas rumphii, de la cual hay un ejemplar hermosísimo en el hospital San Isidro en Cali.

Hasta la fecha se han encontrado 21 especies de cycadaceas en Colombia, todas del género Zamia; la mayoría crece en los bosques húmedos del ecosistema de bosque tropical lluvioso Chocó. Hay tres especies de bosque nublado que están en Chocó, Zamia oligodontha; en Antioquia, Zamia montana; y en el Tolima, Zamia tolimensis. Una especie notable y hermosa es la Zamia encephalartoides del cañón del Chicamocha que es la única zamia de Colombia que crece en bosque seco tropical.

La prognosis para las cicadaceas en el mundo no es buena,  las zamias de Panamá están seriamente amenazadas, en Sur África hay algunas que ya no existen en hábitat y en Colombia varias están en el libro rojo de especies en peligro. La Zamia incógnita puede desaparecer a causa de la construcción de una gran fábrica de cemento en el Magdalena medio. La Zamia restrepoi casi desaparece por completo debido a la inundación de su hábitat por la represa de Urra, hoy quedan pocos ejemplares en relictos de bosque en Córdoba.

La Zamia wallisii está seriamente amenazada. Recientemente se celebró el congreso mundial de cycadaceas en Medellín, donde más de cien cultivadores y científicos de todo el mundo se reunieron a discutir la magia y el futuro de estas amigas que nos han acompañado desde que estamos en el planeta.

En Colombia, el jardín botánico de Medellín lidera el proceso de investigación y conservación con estas plantas y en Miami, en el jardín botanico de Montgomery, un colombiano, Michael Calonje, lidera como biólogo de cycadaceas el programa de conservación.

La verdadera riqueza de Colombia no está en las ganancias derivadas de la destrucción de los bosques y el agua por la ganadería y la minería sino en la preservacion de nuestra biodiversidad que con 4 por ciento de todas las plantas del mundo nos convierte en una potencia mundial.

La verdadera vocación de nuestro pais en sus montañas es producir agua, maderas finas, comida orgánica y limpia y traer turistas respetuosos. La minería sostenible no existe, solo quedan tristezas y huecos después de que se van los mineros.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad