Opinión: Fallo invasivo e incongruente

Noviembre 21, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Rafael Rodríguez, columnista.

Se afectan derechos de Colombia con otros países, que desencadenarían nuevos conflictos.

Sobrecoge la falta de ideas, fundamentos y argumentos del Gobierno ante el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ).Es claro que el fallo es incongruente frente a las pretensiones del litigio; quebranta principios rectores del Derecho Internacional y de Mar, invade la autonomía y la autodeterminación de las naciones y crea una peligrosa doctrina y jurisprudencia en materia de delimitación de aguas territoriales y zonas económicas exclusivas.Enumero las razones legales que fundamentan mis reparos al fallo, las cuales considero, que el Gobierno debería evaluar para interponer, de manera inmediata, solvente y suficiente, un Recurso de Aclaración, para inducir a la Corte a la “revisión” del fallo, por quebrantar principios del Derecho Internacional y alterar el orden jurídico internacional, pudiéndose desatar con ello inestabilidad y zozobra en los tratados internacionales y múltiples litigios territoriales.1. A pesar de que el litigio no versaba sobre la vigencia del Tratado Esguerra-Barcenas, la Corte tácitamente lo derogó, creando un antecedente invasivo a los principios internacionales de soberanía, autodeterminación.2. La Corte carece de potestad para derogar tratados internacionales vigentes entre naciones soberanas.3. Con su fallo, la Corte crea una peligrosa doctrina y un antecedente jurisprudencial que podría desatar múltiples litigios internacionales.4. Es “incongruente” por conceder a Nicaragua “ultra y extra petita”. (más y adicional a lo pretendido)5. El fallo desconoce derechos adquiridos; posesión quieta y tranquila.6. La Corte, de manera flagrante, desatendió principios internacionales que rigen la delimitación de las áreas marinas adyacentes a costas y archipiélagos. (mar territorial, zonas contiguas y económicas exclusivas).7. El fallo afecta derechos de Colombia con terceros países y puede desencadenar nuevos conflictos.8. A pesar de que Colombia, desde hace varios años renunció a la Jurisdicción de la CIJ, está obligada a acatar el fallo por no haber denunciado el Tratado Internacional sobre Resolución Pacífica de Conflictos sobre Áreas Marinas.9. Debe solicitar la aclaración del fallo e inducir a la Corte a su “revisión” por las siguientes razones legales: Desconoce el Tratado Esguerra-Bárcenas; está viciado de nulidad por incongruencia; invade el derecho de autodeterminación de las naciones; desconoce hechos, evidencias y pruebas, derechos ciertos e inalienables, principios fundamentales de Derecho Internacional y principios fundamentales de Derecho del Mar; crea una nueva y muy peligrosa doctrina que puede desencadenar múltiples litigios internacionales; alterara el orden jurídico internacional; además, Colombia debe alegar que el fallo desconoce el “satu quo” y causa graves daños económicos sobrevinientes, ajenos a la causa del litigio, como consecuencia del despojo de una zona económica exclusiva sobre la cual ejerce plena soberanía; el fallo solamente quedará en firme, cuando se haya surtido el recurso de revisión.Colombia debe manifestar, que de no corregir la Corte sus yerros, se abstendrá de acoger el fallo y de ser necesario, denunciará ante la ONU el quebrantamiento del orden jurídico internacional por parte de la Corte Internacional de Justicia.Ojalá esta vez el Gobierno escuche, actúe en derecho y no pretenda hacer política con este grave insuceso que mutila el territorio nacional.*Abogado especializado en Derecho Comercial, Financiero e internacional.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad