Opinión: Control parental, aliado clave

Febrero 05, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Viviana Quintero- Coordinadora de Tic e Infancia en Red Papaz.
Opinión: Control parental, aliado clave

Los padres tienen diversas alternativas para monitorear las actividades en Internet de los menores. Una de ellas es el  control parental.

Existen controles parentales que vienen instalados en los computadores, en los celulares y tabletas o consolas de videojuegos.  Es un control  gratuito  que nos permite tener cierto nivel de control sobre tiempos que pasan los niños conectados, los contenidos que descargan, los juegos que utilizan, y además, nos permite tener un control sobre los contenidos que no son benéficos para los niños. Es decir: nos permite hacer un filtro.  

Sin embargo, existen dispositivos antiguos que  podrían no contar con control parental. Para estos casos podemos comprarlo en las tiendas de aplicaciones de los celulares. Permiten que no solo controlemos el celular sino también el computador, las tabletas, varios dispositivos. Y además, tenemos el control parental que ofrecen los proveedores de servicios de Internet.   

Al ser pago nos asegura que los niños no pueden levantar el control fácilmente. Lo importante es capacitarse en el tema, aprender a manejar estas herramientas, interesarse por proteger los dispositivos que manipulan los niños.

Mi recomendación es que los papás que tienen un mayor conocimiento de la tecnología, se les facilita el tema, compren el control parental. Para los que no conocen  del tema, soliciten el control parental a la empresa que les provee el servicio de internet.  

Estos controles no solo nos alertan sobre los contenidos que consumen nuestros hijos, sino que también restringen el acceso a, por ejemplo,  páginas pornográficas. Podemos configurarlo o bien para monitorear si nuestros hijos ingresan a estas páginas o bien para restringir su acceso.

Lo ideal, para niños menores de 14, es eso: bloquear el acceso. De hecho, los menores de 14 no deberían ingresar a redes sociales.

Los términos y condiciones de estas redes nos advierten que son para mayores de 14.  Después de los 14 se recomienda utilizar el control parental como monitoreo, para a su vez retroalimentar a los niños sobre el buen manejo que se le debe dar a la Internet.  

El control parental es una estrategia para educar, pero no es la educación en sí misma. Es clave tener una relación cercana con nuestros hijos, saber quiénes son sus amigos tanto en la vida real como en la virtual, conocer  las redes que utilizan.

La tarea es doble: tener el control parental, pero, por otro lado, tener conversaciones sobre la vida digital de los niños, establecer horarios y lugares dentro de la casa para utilizar las pantallas. Lo ideal es que las pantallas no estén dentro de las habitaciones.

Muchos niños se conectan cuando sus papás están durmiendo. Los padres, que son los que le entregan a sus hijos los dispositivos, tienen el derecho de incidir y poner reglas sobre el uso de los mismos. 

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad