Ofensiva diplomática del gobierno colombiano para hacer frente a la crisis con Venezuela

Ofensiva diplomática del gobierno colombiano para hacer frente a la crisis con Venezuela

Agosto 29, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y Colprensa
Ofensiva diplomática del gobierno colombiano para hacer frente a la crisis con Venezuela

Las autoridades venezolanas avanzan con la demolición de las casas de inmigrantes ilegales colombianos en San Antonio, luego de que cientos de colombianos escaparan del vecino país.

El jueves, Colombia contará los hechos a Unasur. OEA estudiará petición el lunes. Presidente venozalo Nicolás Maduro anunció más cierres en la frontera.

Una ofensiva diplomática emprenderá la próxima semana el Gobierno colombiano con miras a encontrar una salida a la crisis que se vive en la frontera con Venezuela.

Así quedó claro después de que la Unión de Naciones Suramericana, Unasur, programara para el 3 de septiembre la reunión solicitada por el presidente Juan Manuel Santos, tras analizar con su gabinete ministerial las medidas a tomar luego de que ambos países llamaran a consultas a sus embajadores.

La ministra de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín, anunció anoche que el encuentro del próximo jueves se llevará a cabo en Quito, Ecuador.

De igual forma explicó que  el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos,  OEA, se reunirá este lunes para tomar una decisión sobre el encuentro solicitado por Colombia con el mismo propósito.

Aunque el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, rechazó en las últimas horas la mediación de este organismo, la Canciller explicó que ese país también hace parte de él, por lo que Colombia también espera hacer ante esa instancia una presentación de lo que ha venido ocurriendo con los colombianos en la frontera con el vecino país.

Horas antes, los gobiernos de  Brasil y Argentina habían expresado  que observaban “con preocupación” la situación en la frontera entre los dos países, según aseguró el canciller gaucho, Héctor Timerman, tras entrevistarse con su homólogo en Río de Janeiro, Mauro Vieira.

Ambos ministros resaltaron que Unasur ya ha cumplido “un papel importante” en la resolución de diversos conflictos regionales y que podría tenerlo en el caso que ahora vuelve a enfrentar a Colombia y Venezuela.

A su vez,   el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, respaldó la decisión de recurrir a las instancias supranacionales.

“Ya no hay vías diplomáticas, el esfuerzo que el Gobierno ha hecho por preservar la relación, por superar esta crisis bilateralmente, parece que se agotó, ahora hay que acudir a instancias internacionales, multilaterales y ese es el sentido de la decisión del presidente Santos”.

El Mandatario colombiano también explicó que  sus ministros viajarán a la zona limítrofe para atender desde distintos campos la crisis en esta región del país.

Agregó que se continuará trabajando en atención y apoyo humanitario a los compatriotas deportados, en cabeza de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo con la Alcaldía de Cúcuta y la Gobernación de Norte de Santander y el apoyo del sector privado.

De igual forma,  se estableció una mesa de acompañamiento económico y social de la frontera que comandará toda la oferta institucional, sumado al incremento del cupo de subsidio de gasolina y a acciones para mover el carbón represado en la zona.

“No descansaremos hasta ver a nuestros compatriotas establecidos, sin miedo, en su propia patria y por supuesto sigue siendo prioridad la exigencia de que las autoridades venezolanas faciliten la reubicación de las familias y la recogida de sus pertenencias que quedaron al otro lado”, concluyó el Jefe de Estado.

Por su parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos también expresó ayer su profunda preocupación ante las deportaciones arbitrarias y colectivas de colombianos “en situación migratoria irregular realizadas por las autoridades venezolanas en el estado fronterizo de Táchira”.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad