OEA y ONU piden que se supere la crisis con diálogo

Julio 22, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Resumen de agencias

Varios países se ofrecen como mediadores. Conmoción en el continente por la nueva ruptura. Pese a las voces conciliatorias, el canciller ecuatoriano, recriminó al secretario general de la OEA el haber celebrado una reunión del Consejo Permanente del organismo que suscitó la ruptura de relaciones.

Tras la ruptura de relaciones entre Colombia y Venezuela, los secretarios de la OEA, José Miguel Insulza, y la ONU, Ban Ki-moon, sumados a varios gobiernos del continente, pidieron a ambos países que se “calmen los espíritus y busque un camino” para superar la ruptura. La noticia de que el Gobierno venezolano había cortado sus lazos con Colombia, tras la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA, motivó llamamientos a la calma, el diálogo y la búsqueda de un entendimiento, así como ofertas de mediación por parte de una veintena de Estados miembros.El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió que se eviten las tensiones y se resuelva mediante el diálogo el enfrentamiento que ha llevado a la ruptura de relaciones. “Se espera que las diferencias entre Colombia y Venezuela se resuelvan mediante el diálogo, e insta todas las partes a la contención para que la situación pueda resolverse de manera pacífica”, dijo el portavoz de la ONU, Martin Nesirky.El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, ofreció la cooperación y los buenos oficios del organismo. Pero pidió que ambas naciones tienen que dar este paso de común acuerdo.A esta posición se sumó Estados Unidos. Para el portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley, terminar las relaciones entre los dos países “no es la forma apropiada para reducir las tensiones”.“Es importante que trabajen para reducir las suspicacias mutuas y para aplicar plenamente sus compromisos bajo los tratados correspondientes contra el terrorismo y las resoluciones de la ONU y la OEA”, añadió Crowley.Preocupación en la regiónAyer también se conoció que el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, telefoneó a su homólogo venezolano, Hugo Chávez, para transmitirle su disposición de contribuir a la solución del conflicto con Colombia.La propia cancillería brasileña confirmó que ambos presidentes acordaron continuar con las discusiones en la próxima visita de Lula a Venezuela, el 6 de agosto, que está enmarcada en las reuniones trimestrales entre ambos dirigentes.A su vez, en un comunicado de la agencia oficial argentina de noticias, Télam, se indicó que el secretario general de la Unasur, Néstor Kirchner, apoyará la labor de mediación entre Venezuela y Colombia que iniciará el presidente ecuatoriano, Rafael Correa.La agencia Télam indicó que el ex presidente argentino y secretario de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) mantuvo “comunicaciones permanentes con los líderes de la región, frente a la preocupación creciente ante la tensión”.Desde La Habana, el presidente de la República Dominicana, Leonel Fernández, cabeza del Grupo de Amigos creado en febrero en Cancún (México) para mediar entre Colombia y Venezuela, informó que la próxima semana se reunirá con el electo presidente Santos y en busca de “armonizar las relaciones entre estos dos pueblos hermanos”.Finalmente, la Secretaría de Relaciones Exteriores de México hizo un llamado a los dos gobiernos para que sus diferencias sean resueltas con el diálogo respetuoso.Ecuador culpa a la OEAPese a las voces conciliatorias de varios países americanos, el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, recriminó al secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, el haber celebrado una reunión del Consejo Permanente del organismo que suscitó la ruptura de relaciones diplomáticas entre Venezuela y Colombia, y consideró que tiene responsabilidad en la crisis.“No se debe tratar de forma irresponsable un asunto que podría poner en riesgo el mantenimiento de la paz en la región”, afirmó Patiño, quien recriminó a Insulza que se haya escudado en el reglamento de la OEA para no retrasar la reunión, antes de hacer más consultas a los países miembros.De otro lado, sectores opositores venezolanos rechazaron la ruptura de las relaciones con Colombia. El secretario general del partido socialcristiano Copei-Partido Popular, Luis Carlos Solórzano, instó al Gobierno de Chávez a permitir la verificación internacional de las denuncias colombianas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad