Ocho vías nacionales permanecen con cierre total

Diciembre 11, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
Ocho vías nacionales permanecen con cierre total

Pese a que el invierno ha afectado gran parte de la malla vial del país, el sector turismo es optimista de que los colombianos viajarán por Colombia esta temporada de fin de año.

En las misma situación están 34 carreteras secundarias y terciarias, mientras que otras 277 tienen el paso restringido.

La región Andina sigue sufriendo los embates de las lluvias que dan respiros fugaces en algunos sectores. Las últimas emergencias se registraron en Puerto Salgar, Cundinamarca; la Dorada, Caldas; y en Norte de Santander donde un deslizamiento de tierra ocasionó un daño en el oleoducto Caño Limón-Coveñas.Los altos niveles del río Magdalena lo llevaron a desbordarse en el municipio de Puerto Salgar, Cundinamarca, donde hasta el momento se registran 400 familias damnificadas, informó el director de socorro nacional de la Cruz Roja, César Ureña.La creciente del Magdalena también ocasionó una emergencia en 10 barrios del municipio La Dorada, Caldas, que amanecieron inundados este domingo. Se trata de las Margaritas, Las Ferias, Obrero, Cabrero, Santa Lucia, Victoria Real, Andes, La Fortuna, Alfonso López y Magdalena.Según Ureña aún se están evaluando las consecuencias de esta inundación y el número de afectados. En este momento por los altos niveles del río Magdalena están en alerta roja las poblaciones de: Honda, Tolima; Barrancabermeja, Santander; San Pablo, Bolívar; Gamarra, Cesar; y el Banco, Magdalena.Otra grave emergencia se registra en Norte de Santander donde un deslizamiento de tierra provocó un daño en un tramo del oleoducto Caño Limón-Coveñas que pasa por el municipio de Chinácota.Según información del diario La Opinión en este momento están prendidas las alarmas ante la eventual contaminación ambiental que puede originar el derrame del crudo en la quebrada Iscalá que desemboca en el río Pamplonita, y que surte de agua a Cúcuta.Por el momento el acueducto se vio forzado a cerrar las compuertas para evitar inconvenientes en el consumo. El temor de la comunidad es vivir de nuevo un fuerte racionamiento como el experimentado hace tres años cuando se produjo una acción similar por el derrame de crudo de petróleo al río Pamplonita.Esta emergencia se suma a la tragedia que viven los habitantes del barrio San Rafael en Cúcuta donde un deslizamiento se llevó 15 casas y dejó otras 50 agrietadas y en peligro de caerse.Acorde con información de la Opinión pobladores aseguran que lo sucedido fue una tragedia anunciada, porque desde hace varios años vienen buscando una reubicación. Por fortuna en el hecho no pereció ninguna persona y los damnificados recibirán ayudas humanitarias y subsidios de arrendamiento.Funcionarios del Comité Regional para la Prevención y Atención de Desastres (Crepad) y del Comité Local de Emergencias, coincidieron en que la falla se produjo por la saturación de humedad de los suelos, posibles filtraciones del alcantarillado, acueducto y pozos sépticos en una pendiente muy prolongada, arcillosa y con presencia de rocas de gran tamaño.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad