"Nunca más será admisible el terrorismo": Rodrigo Rivera, comisionado de Paz

"Nunca más será admisible el terrorismo": Rodrigo Rivera, comisionado de Paz 

Agosto 21, 2017 - 11:30 p.m. Por:
Argemiro Piñeros / Colprensa 
Rodrigo Rivera, alto comisionado de Paz de Colombia

Rodrigo Rivera, alto comisionado de Paz de Colombia

Colprensa

Rodrigo Rivera fue ministro de la Defensa de este gobierno y en esa cartera lideró el operativo en el que se dio de baja al jefe guerrillero de las Farc, ‘Mono Jojoy’. Ahora, años después, como Comisionado de Paz su labor será clave para ayudar a la reincorporación de los excombatientes de esa antigua guerrilla.

En entrevista con Colprensa, Rivera asegura que ahora en esta labor liderará una gran cruzada por la reconciliación. También le envió un mensaje al ELN de que aprovechen la oportunidad para cerrar la paz de forma definitiva, pues el Gobierno tiene sincera voluntad en esa negociación.

¿Hace siete años cuando fue ministro de la Defensa llegó a imaginar que hoy se tenga firmada la paz con las Farc?

Cuando fui ministro de la Defensa y bajo la dirección del presidente diseñamos la primera política de seguridad del primero de sus gobiernos, que tenía dentro de sus objetivos el de crear las condiciones desde el punto de vista de la fuerza pública, pero incluyendo otros ingredientes, para lograr que las Farc llegaran a un punto de inflexión en el cual reconocieran y tomaran la determinación de que tenían que abandonar la violencia, el terrorismo, las acciones criminales y buscar el camino de una negociación.

Lo que ha ocurrido no es fruto del azar, es consecuencia de la estrategia de fortaleza institucional del Estado, gran activismo de la sociedad, trazando rayas de nunca más será admisible el terrorismo y la violencia, además de un gran trono moral de legitimidad del Estado para que hubiera una salida negociada. El propósito de esa política de seguridad nunca fue el aniquilamiento de las Farc, el propósito era parar sus acciones criminales.

¿Por qué el proceso de paz como se vivió en Colombia generó tanta polarización?

Porque no es un proceso fácil, ha sido mucho el dolor, el sufrimiento, muchas las víctimas, porque hay una violencia agridulce en una negociación como esta. Dulce porque una negociación exitosa produce la gran convicción de que esa violencia no se va a repetir, hay una sincera voluntad de dejar las armas. Agria porque hay un costo que pagar y está en los delicados equilibrios y balances que en la negociación se lograron para alcanzar el acuerdo final que no es perfecto, pero es el mejor acuerdo.

¿Cómo le fue al estar frente a frente con los jefes de las Farc a quienes usted combatió?

Yo los conozco bastante bien porque cuando fui ministro de la Defensa casi todos los días tenía los informes más completos sobre la mayoría de ellos, pero nunca había tenido la oportunidad de estar frente a frente con ellos, pero estoy practicando lo que estoy predicando, me estoy dando una oportunidad para la reconciliación.

¿Viene usted de ser embajador ante la Unión Europea, cuáles fueron las críticas más frecuentes al acuerdo?

Hablemos del escenario político que nos da la respuesta autorizada a la pregunta, el Parlamento Europeo, en materia de apoyo a Colombia en el proceso de paz fue unánime. Estamos hablando de un continente que no vivió como Colombia un conflicto de 53 años sino un conflicto de décadas y siglos en cuya expresión más extrema y terrible fueron las dos guerras mundiales y en virtud de tanto dolor firmaron un acuerdo de paz y hoy es la Unión Europea. Lo que hubo para con el proceso de paz fue respaldo, admiración y respeto a los esfuerzos de Colombia.

¿Cómo va a hacer la tarea de ser el reconciliador como le solicitó el presidente Santos al posesionarlo?

La reconciliación no es un signo de debilidad sino de gran fortaleza de una sociedad o de personas. Yo resumo en cuatro palabras lo que tengo que hacer, desprivatizarla, extenderla, entenderla y profundizarla. Desprivatizarla porque no podemos seguir creyendo a que la reconciliación se circunscribe a víctimas y victimarios, se extiende a sus familias, a sus comunidades, a todos los colombianos, no es sólo para la Colombia rural, también para la urbana que ha vivido durante décadas con ese fantasma que el país no es normal. La reconciliación es la oportunidad sanadora de todo colombiano.

¿Esa reconciliación puede ser entre Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos y ayudaría usted a que se diera?

Yo he escuchado al presidente Santos durante los últimos meses que él anhelaría una reconciliación personal con el expresidente Uribe, pero yo se lo pongo en estos términos, cómo es posible que para algunos sectores de nuestra sociedad sea posible conversar con las Farc y con el ELN para ponerle fin al horror que hicieron, otros piensan que es posible dialogar con las AUC, pero no es posible ni deseable que haya una conversación en donde se encuentren, por el bien de la patria, el Presidente de Colombia y un líder de la significación que representa Álvaro Uribe. Por supuesto que tiene que ser deseable y posible. Las oportunidades históricas en este caso están sobre la mesa y hay cosas que valen mucho más que la política.

¿Qué otros aspectos serán claves en su gestión como alto comisionado de paz?

Lo resumo en tres prioridades, la primera la reincorporación, la segunda la implementación de los acuerdos y la tercer la reconciliación. En la reincorporación ya logramos lo impensable, que las Farc entregaran sus armas y dieran la lista de sus bienes para reparar a las víctimas, ahora lo que sigue es reincorporarlos, que la Agencia Nacional para la Reincorporación funcione adecuadamente a que todos los excombatientes de las Farc reciban entrenamiento, capacitación, que tengan oportunidades laborales, de manera que frente a ellos los avances de la paz sean irreversibles y que tengan una segunda oportunidad.

“ Actuaré con prudencia que es el elemento fundamental para que la negociación sea exitosa”.

Y frente a la implementación es como tener una orquesta muy grande donde todo debe salir muy bien, un ejercicio de coordinación interinstitucional al interior del Estado, del gobierno, de la misma sociedad, con las Farc. Hay un reto más que es humanizarla y la inclusión.

¿Por qué dice que hay que humanizar la implementación?

Porque la implementación no se nos puede convertir en una estadística, hay que ser capaces de ver los rostros humanos detrás de la implementación, de las víctimas que son el centro del proceso de paz, los rostros de los excombatientes, de los militares, de la sociedad, esto es un ejercicio colectivo para que sea exitoso.

Y debe ser incluyente porque todas las instituciones, los líderes políticos, también la oposición, los medios, deben ser incluidos. Aquí va a haber una oficina de puertas abiertas.

¿Cómo será su papel con el proceso de paz que se adelanta con el ELN?

Es una prioridad, es un proceso distinto, que adelantamos con actores distintos y con niveles de complejidad que hacen que usted no pueda tener una especie de forma Minerva para abordar el proceso con el ELN. Es una prioridad para el presidente Santos, él está dirigiendo todo este proceso. Yo estoy enterado de los avances de esa negociación, vamos a darle todo el apoyo como se le dio con las Farc, no es un proceso fácil pero después de haber alcanzado lo imposible con las Farc es un proceso que creemos que si hay voluntad, el gobierno la tiene, puede ser exitoso. Actuaré con prudencia que es el elemento fundamental para que la negociación que adelanta el equipo negociador se exitoso.

Pero el ELN dice que no cree que con este Gobierno se puede hacer, ¿mantiene la expectativa?

No quiero crear expectativas alrededor del tema, no quiero estar en el juego de especulaciones, lo único que le digo es que el proceso está en marcha, que el gobierno está obrando con toda la institucionalidad y tomando las decisiones correctas. En un proceso de esta naturaleza se requieren dos, se necesita de la voluntad de ambas partes, también el ELN tiene que entender que hay momentos que son singulares e irrepetibles y hay una oportunidad para tomar decisiones que generen credibilidad con hechos de paz y que el reclamo de la ciudadanía de que cesen los actos terroristas sean escuchados.

¿Ve cercano el cese bilateral?

No tengo comentarios sobre eso. Aportaré mi prudencia como elemento para que la negociación avance como debe avanzar.

¿Ya se reunió con los negociadores del gobierno en la mesa con el ELN?

Ya me reuní con Juan Camilo Restrepo y con otros integrantes del equipo, estoy enterado de lo que está ocurriendo y repito la Oficina del Alto Comisionado está a poyando el tema.

¿Se reunirá también con los negociadores del ELN?

Es posible, si lo hago y si es prudente que sea público se sabrá.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad