"Nuestra coalición no es una piñata": Claudia López

"Nuestra coalición no es una piñata": Claudia López

Septiembre 24, 2017 - 08:00 a.m. Por:
Judith Gómez Colley, editora de Poder
Claudia López, candidata presidencial.

Claudia López, candidata presidencial.

Wirman Ríos / El País

Sin tapujos y con la vehemencia que la caracteriza, la senadora Claudia López, hoy candidata presidencial de la Alianza Verde, asegura que la coalición que acaba de conformar con Sergio Fajardo y Jorge Robledo es sólida y no va a fracasar, pero eso sí, descarta de plano un acercamiento con el partido de las Farc.

López afirma que Germán Vargas Lleras no pasará a segunda vuelta presidencial “porque representa todo lo que este país quiere dejar atrás: el machismo, el elitismo, el clientelismo, la corrupción y el abuso”.

¿Por qué decidió ser candidata presidencial?

Por la situación que vive el país, porque en este mar de crisis económica, de corrupción rampante, Colombia necesita que los mejores, los que tenemos una trayectoria limpia, los que nos hemos preparado pongamos nuestro liderazgo al servicio del país. Este es el momento en que necesitamos unir lo mejor de Colombia, dar lo mejor de cada uno de nosotros, porque de lo contrario, no vamos a salir de este mar de corrupción en el que estamos.

¿El país ya está listo para tener una mujer presidente?

No tengo la menor duda. La gran encuesta que salió el miércoles muestra que por primera vez hay igualdad de intención de voto por un hombre y por una mujer. Sí, Colombia está lista para cambiar, para derrotar la corrupción y a los que nos quieren devolver al pasado o mantener en el clientelismo y la corrupción rampante de hoy. El momento difícil que vive Colombia requiere que no caigamos en festivales de banalidades ni trivialidades sino que construyamos una coalición Colombia unida, transparente, con liderazgos buenos, que los hay, y por eso hemos dado el primer paso con Sergio Fajardo y Jorge Robledo.

Y a propósito de la encuesta, ¿cómo recibió el resultado?, pues Sergio Fajardo está delante de usted...

Me sentí muy bien porque Fajardo siempre me supera por 5 o 6 puntos y aquí ya le pisé los talones, ya voy a uno. Me siento como nadando entre tiburones. Ahí estoy y hay casi 30 candidatos y yo en todas las encuestas estoy entre los cinco primeros. En todas, soy la mujer con la mayor intención de voto. Soy de las candidatas más jóvenes, tengo 47 años, pero 27 años de trayectoria, de vida pública por Colombia. Me siento agradecida con el respaldo de los colombianos y creo que eso va más allá de un reconocimiento personal, es la decisión de una nueva generación de profesionales, de jóvenes, de mujeres de Colombia, que sabemos que somos la mayoría, pero que siempre terminamos humillados y aplastados por las políticas tradicionales.

¿Su apuesta será conquistar a los jóvenes y a las mujeres?

Las encuestas demuestran que la intención de voto por mí en todas las regiones es muy buena. Es mucho mayor entre los colombianos menores de 45 años y es mucho mayor con las mujeres, que además somos la mayoría de la población. Creo que futuro es lo que hay, pero tenemos que decidirnos a construirlo. Para combatir la corrupción, que es el principal problema de Colombia, hay solo dos herramientas: el voto libre que castiga a los corruptos y le da oportunidad a nuevas generaciones, y la justicia, pero con esta última no podemos contar porque hoy está más corrompida que la política.

De modo que la única herramienta de corto plazo que nos queda, concreta, eficaz, poderosa para acabar la corrupción es salir de la quejadera y usar nuestro voto libre.

Acaba de lanzar con Sergio Fajardo y Jorge Robledo, la Coalición Colombia, donde cada uno tiene ideologías distintas, ¿qué tan sólida es esa alianza?

Es muy sólida porque no se dio por generación espontánea. Llevamos más de un año trabajando, con compromisarios que están escribiendo un programa, encontrando qué nos une y las diferencias y cómo podemos solucionarlas y, sobre todo, deponiendo cualquier ego por Colombia. Todos tenemos aspiraciones, pero ponemos primero las necesidades del país y no las de cada uno, porque sino, esto no sale adelante. Si llegamos divididos a primera vuelta todos los que podemos representar un cambio para Colombia, y el señor Uribe y Germán Vargas con sus maquinarias, mentiras y sus miedos llegan unidos, nos aplastan.

En el pasado, alianzas parecidas han fracasado. ¿Qué garantiza que no ocurrirá lo mismo?

Creo que hay mucho aprendizaje. Yo soy nueva, es la primera vez que estoy dentro de una. Lo primero es que los que la han intentado en el pasado ya han tenido sus experiencias y han aprendido de sus aciertos y errores. Han entendido qué es lo que se necesita. Lo que tiene esta de distinto de la ola verde es: primero, esto no puede ser entre cachacos; segundo, debe tener organización y no solo emoción; tercero, tiene que ser la unión de liderazgos regionales; cuarto, tener un programa común, no importa quién gane y, quinto, un mecanismo acordado de selección del candidato. Esas cinco cosas no estuvieron en la ola verde, era algo demasiado bogotana, tres exalcaldes de Bogotá, era algo con mucha emoción, pero con cero organización y no arrancó con un programa común. Todo eso lo tendremos en diciembre.

¿Con qué mecanismo escogerían el candidato único?

Hemos estudiado varios. En la Alianza Verde lo que hemos propuesto es que sea por voto popular. Esto necesita mucha fuerza, legitimidad, unir muchas voluntades, ganarse el liderazgo y eso se logra con votos en las urnas. Propondríamos una consulta en marzo y al que gane lo apoyaríamos con todo entusiasmo.

"Necesitamos consolidar las mayorías ciudadanas, que sean capaces de transformar al país y para eso hay que hacer dos cosas: unir esfuerzos contra la corrupción,
y lo otro depende de los ciudadanos: inscribir la cédula, votar y vigilar”
Claudia López
Candidata presidencial

Esta alianza es de tres, ¿hay posibilidad de abrirla para que entren otros sectores o aspirantes como Humberto De la Calle?

Es posible. Pero cada cosa en su momento. Los tres llevamos trabajando más de un año. El Verde, el Polo y Compromiso Ciudadano están listos, tienen candidato y el propósito de construir esta coalición. Entre los tres decidiremos, dependiendo de que otras candidaturas salgan. A estas alturas no sé si De la Calle va a ser candidato o no. Por ahora, nos vamos a concentrar en concretar esta coalición y en diciembre decidiremos si hay posibilidad de que alguien más entre.

¿Eso no es cerrar la puerta?, ¿no puede verse como arrogante?

No, nuestro interés no es ser arrogante. No se trata de tener cierres sino de trabajar. Nosotros estamos listos. En la medida que el panorama de los demás se defina, veremos qué posibilidades hay.

De no ser escogida como candidata presidencial de esa alianza, ¿se le mediría a la Vicepresidencia?

Estoy dispuesta a medírmele a lo que sea que le sirva a Colombia para derrotar la corrupción, pero eso tiene que ser con votos.

¿Teme que Sergio Fajardo le gane la nominación presidencial?

No, no me da miedo nada. Lo que da miedo es la corrupción, Fajardo no, él es mi amigo y un hombre decente. Competimos porque tenemos ciertas prioridades y énfasis distintos, pero el problema no es con Fajardo, al contrario, el propósito es unir esfuerzos para derrotar a los que de verdad hay que derrotar, a las maquinarias, al clientelismo y a la mermelada, a Germán Vargas y los que quieren volver trizas a Colombia.

En caso de que las Farc llegaran a decir que quieren sumarse a su alianza, ¿las aceptarían?

No, en eso hemos sido absolutamente claros. Esto tiene unos límites, esto no es una piñata para cualquiera porque perdería sentido. En esta coalición nunca estará la derecha que quiere excluir, discriminar y volver trizas a Colombia y devolvernos a la guerra. Nunca estará Germán Vargas, ni los ‘Ñoños’, ni Cambio Radical porque es imposible, nosotros tenemos principios éticos diferentes. Y no estarán las Farc nunca, porque creemos que su prioridad es reconciliarse con Colombia y porque no tenemos coincidencias con ellos.

¿Cree que a esta coalición le alcanzará para enfrentar, por ejemplo, a Germán Vargas, en una eventual segunda vuelta?

Vargas Lleras no va a pasar a segunda vuelta, porque él representa todo lo que este país quiere dejar atrás: el machismo, el elitismo, el clientelismo, la corrupción y el abuso. Eso es exactamente de lo que los colombianos están hartos y quieren derrotar y nadie personifica eso como Germán Vargas. Él no tiene la menor opción, si no es con clientelismo, corrupción y mermelada no tiene opción de llegar a segunda vuelta.

La propuesta es hacer el próximo 10 de marzo, un día antes de las elecciones legislativas, la consulta anticorrupción que usted promueve. ¿Eso no es jugar con ventaja?

No, porque eso es una causa ciudadana, es de todos. Yo he invitado a todos los candidatos presidenciales, a todos los partidos. Es una iniciativa que firmaron 4,5 millones de colombianos, yo saqué 80.000 votos al Congreso, de manera que eso lo están pidiendo los electores de todos los partidos. Más de cuatro millones de personas firmaron para pedir que los dejen ir a votar los 7 mandatos anticorrupción, que no ha querido o no ha podido aprobar el Congreso. Este es un llamado de la gente a decir ya que ustedes, los políticos, son el problema, déjennos a nosotros con nuestro voto libre tratar de ser la solución

Pero, ahora todos los candidatos tienen como bandera la lucha contra la corrupción...

La diferencia es la vida, la coherencia y la credibilidad. Yo tengo 27 años de vida pública sin ninguna tacha. Muchos otros, uno de ellos Germán Vargas, que es la personificación de la politiquería y la corrupción y que se la pasa reclutando bandidos, aliándose con Dilian Francisca, con los Aguilar, con parapolíticos, con los Kikos Gómez, eso para él es muy fácil hablar de corrupción, pero Colombia no le cree porque sabe que es un reclutador de corruptos.

Lo mismo los del santismo y del uribismo, que en unos temas podrán tener diferencias, pero para la corrupción son igualitos. Uribe y Santos le recibieron sobornos a Odebrecht y les pagaron con contratos ilegales de esa empresa, gobernaron comprando congresistas, usando mermelada. Lo que nos diferencia a nosotros es una trayectoria de vida limpia en la que hemos demostrado con hechos que combatimos la corrupción, que no compramos votos, que cuando nos toca administrar los recursos públicos lo hacemos con transparencia, que producimos resultados para mejorar la calidad de vida de la gente, justamente porque ni nos elegimos ni gobernamos con el clientelismo y la corrupción.

“Quiero que los colombianos entendamos que todos hemos sido parte del problema cuando no votamos, cuando el 55 % de los colombianos se queja en Twitter, manda correos, pero no vota y el 45 % que vota, la mitad vende el voto”: Claudia López.

A mucha gente le talla que generalice y llame corruptos y bandidos a todos y los meta en una misma bolsa. ¿Ese discurso no puede restarle en campaña?

No, yo no quiero generalizar, soy la primera en reconocer que corrupción puede haber en cualquier partido, incluido el mío. Hay que estar atentos a no dejarse meter goles. Gente buena hay en todos los partidos, en el Congreso, pero somos minorías. Las mayorías del Congreso son mayorías con contratos amañados, la inasistencia es porque la gente está haciendo torcidos en los ministerios, no les importa el debate de control político.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad