“No voy a sacar réditos políticos de las casas gratis”: Germán Vargas

Mayo 20, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Margarita Vidal
“No voy a sacar réditos políticos de las casas gratis”: Germán Vargas

Germán Vargas Lleras, ministro de Vivienda de Colombia.

El ministro de Vivienda, Germán Vargas Lleras, asegura que el sistema financiero está listo para otorgar los créditos a los constructores que deseen participar en el reto de edificar, en un año, cien mil casas, para los más pobres del país.

Sabemos que este hombre, sobreviviente de la política y de la violencia en Colombia, tiene nervios de acero, porque no le ha temblado la voz para manejar la primera - con gran eficacia - en la plaza pública y en el Congreso de la República donde, en sólo 20 meses de una labor titánica al frente de la cartera del Interior y de Justicia, logró sacar más de 70 leyes de vital importancia. En cuanto a la segunda, dos atentados terroristas envueltos todavía en la bruma de la impunidad, no afectaron el ímpetu con que adelanta su vida pública, ni mermaron una vocación de servicio que heredó del ex presidente Carlos Lleras Restrepo, su formidable abuelo. Juan Manuel Santos, que compitió con él por la presidencia de Colombia en las últimas elecciones, lo sabía bien cuando lo nombró como su ministro número uno en el gabinete. Y lo refrenda hoy, cuando sorpresivamente lo nombra Ministro de Vivienda y le encarga una labor que, de no resultar exitosa, podría dar al traste no sólo con sus propios deseos reeleccionistas, sino con la aspiración de Germán Vargas de reemplazarlo en la Casa de Nariño: construir, en un año, cien mil viviendas de interés prioritario (VIS), que el Gobierno planea regalarles a los pobres más pobres del país, aquellos que conforman el vasto y vergonzoso mapa de la inequidad colombiana. Y, si bien el proyecto ha suscitado aplausos de la galería, las críticas ilustradas no se han hecho esperar.En esta primera entrevista como nuevo ministro de Vivienda, Vargas Lleras hace balances y responde dudas.Dígame seis grandes logros como Ministro del Interior y de Justicia.Uno principalísimo es la conducción de las relaciones con el Congreso. Ésta ha sido quizás la legislatura más productiva en la historia del país por la multiplicidad de temas y por su contenido.Destacaría la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, el Estatuto Anticorrupción, la Ley de Ordenamiento Territorial, la eliminación de la Comisión Nacional de Tv., el acto legislativo de regalías, el de estabilidad fiscal, la reforma a la justicia que está en trámite y que culminará en pocas semanas, la reforma al tema de los jueces de paz, el arancel judicial, el estatuto arbitral.Y agregaría la revolución que en materia normativa viene para los departamentos y municipios; una legislación que no se actualizaba desde el año 86. Hay malestar con temas de la reforma a la justicia que se consideran pactados entre el Congreso, el Gobierno y las Cortes, como un toma y daca muy poco edificante.Eso no es verdad. Desde el primer momento el proyecto precisaba que el período de los magistrados era de 12 años, pero también incorporaba mayores exigencias para llegar a las Altas Cortes.¿Cuáles?Que cuando un profesional del derecho acceda a una Alta Corte sea en virtud de una larga trayectoria. La ampliación del período está soportada en que cuando alguien llega a una edad determinada como resultado de una larga carrera, no se espera que al culminar el ejercicio de su cargo regrese al ejercicio profesional --algo muy inconveniente-— ni salga a actuar en política electoral, debatiendo los actos judiciales. Por eso el proyecto establece no menos de 50 años de edad y 20 de experiencia.¿Quedó contento con la reforma?En términos generales es buena. La posibilidad de descongestionar 1.500.000 procesos, una pesada carga que retrasa a toda la juridicidad ordinaria y contenciosa, requiere de un plan de choque aunque sea pro tempo. ¿Qué novedad trae la propuesta?La modificación del artículo 116 de la Constitución, para que muchos otros actores puedan participar en este plan de descongestión, administrando justicia en determinados asuntos que la ley señala.Habrá aspectos que usted deplore no haber logrado incluir en la reforma…Que haya abandonado aspectos centrales como resolver el choque de trenes y el de la tutela. Las Cortes desde el primer momento se opusieron a que así fuera, y los integrantes de la Comisión Primera del Senado acogieron su posición.¿Cuál fue, para usted, el mayor logro?La gran batalla que se libró para eliminar el Consejo Superior de la Judicatura. Finalmente se impuso la razón y esa sola reforma justificaría el trámite de acto legislativo.Otro tema: dicen que las cien mil casas gratis de Santos son para recuperar su imagen descendente.No. Yo le puedo dar mi palabra de que el lanzamiento del programa estaba previsto para ocho días antes de esa alocución presidencial. Se aplazó porque era al día siguiente de la Cumbre de Cartagena y no se creyó oportuno que se mezclaran los dos temas. Por otra parte, si no se lanzaba ese día, y el miércoles –como en efecto ocurrió- estaríamos radicando el proyecto de ley, hubiera sido absolutamente imposile, por tiempos, de que antes de que terminara esta legislatura tuviéramos el instrumento.¿Cuál es el mapa de la pobreza en el país?Tenemos 1.200.000 familias en situación de pobreza extrema. Familias que tienen que vivir con ingresos inferiores a cien mil pesos mensuales, que viven en suelo de tierra y sin acceso a ningún servicio. El modelo de VIS actual es a través del subsidio familiar y el subsidio a la casa, al que llegan personas con salarios superiores a 1,7 salarios mínimos. Quien no obtenga esos ingresos jamás accederá a un techo propio porque no tiene capacidad de hacer un ahorro programado, porque no es susceptible de un crédito hipotecario y porque no está en el sector formal.Hay consenso en el sentido de que si hay alguien capaz de sacar este proyecto adelante, es usted. Pero también en que, si no lo logra, adiós su presidencia. ¿Es consciente de eso?Yo me he comprometido a darle impulso a este nuevo esquema de la vivienda en Colombia que es además un ingrediente fundamental del programa de la Red Unidos, que tiene 47 componentes y consiste en sacar una familia de la pobreza extrema y llevarla hacia la formalidad. Y a los malpensados les digo que yo no sacaré réditos porque no estaré en la contienda electoral.Usted ya se reunió, en jornadas maratónicas, con todos los alcaldes y gobernadores, que son los dueños de la tierra, ¿cómo le ha ido?Ya han inscrito 70 programas en todas las principales ciudades del país, con tierra disponible para iniciar la construcción. Se están comprometiendo también las Cajas de Compensación Familiar que hoy construyen un volumen importantísimo de vivienda. El Sistema Financiero está listo para otorgar los créditos a los constructores. Aquí el Gobierno actuará como Banco de Segundo Piso a través de Findeter, y de un patrimonio autónomo que la Ley crea para cumplir con el compromiso de pagar las casas contra entrega.¿Cómo se controlará la especulación con los materiales?Me atrevo a decir, de antemano, que firmaremos acuerdos con los cementeros, con los ladrilleros, con la gente del hierro, con la gente de los terminados, que me garanticen suministro oportuno, a precios estables, de los materiales que requiere este programa, porque si entramos al proceso especulativo, los márgenes que estamos manejando y que son muy apretados, no nos garantizarían que cada una de estas viviendas esté dentro del marco de los 70 salarios mínimos.¿Hay plata para ejecutar el programa?El Gobierno Nacional va a suscribir un crédito, amortizable a seis años, para nutrir el patrimonio autónomo y garantizar así la liquidez y el pago contra entrega a los constructores que participen del programa. Yo espero que si todo esto resulta bien, el primero de julio estaremos abriendo las primeras subastas para que los constructores presenten sus proyectos de urbanismo y los modelos de las casas.¿Sabe usted que han surgido muchas críticas?Sí, las he oído: que esto es un proyecto populista, que cómo le van a regalar la casa a los pobres, etc. Yo invito a quienes sostienen estas tesis, a que piensen lo favorable que será este programa para el país y para el empleo. El sector de la construcción representa un porcentaje altísimo en el producto interno bruto del país. Las familias beneficiarias avanzarán hacia un proceso de formalización necesario. ¿Cuál es la radiografía de la informalidad en materia de vivienda?El 62% de toda la oferta de vivienda en las últimas tres décadas en Colombia ha sido informal, el último censo Dane de vivienda, arroja cifras aterradoras: no se construyeron sino 3.100.000 viviendas; 1.100.000 formalmente. Dos millones son en barrios subnormales, de urbanizadores piratas, con casas en zonas de alto riesgo, que era a lo único que podían acudir las familias de menos ingresos. ¿Qué condiciones habrá?Yo recibo en el Ministerio los lotes que provengan de los alcaldes y los gobernadores y solo les exijo tres condiciones: que los títulos sean claros, que tengan acometida de agua y que estén incorporados en los planes de ordenamiento. De las tareas de urbanismo y construcción me encargo yo. También acepto que inscriban proyectos como resultado de alianzas público-privadas. Si el Alcalde se afilia con un constructor que tenga la experiencia y la capacidad de crédito necesaria para desarrollar un lote, público o privado, lo puede inscribir. También acepto que un constructor que tenga un magnífico lote y quiera desarrollarlo para vivienda de interés prioritario, me presente el programa y le compro sus viviendas cuando las termine, desde luego, con un preacuerdo.¿Quién más podrá hacerle ofertas?Voy a comprarles viviendas directamente a las Cajas de Compensación. Ya me han ofertado diez mil. En otras palabras, todo colombiano, alcalde, gobernador o particular, que se dedique a la construcción y me haga una oferta de un terreno adecuado, con un modelo de vivienda en los parámetros que fijamos y con unas obras de urbanismo propicias, puede tener la certeza de que entrará al programa. ¿Están previstas donaciones?Desde luego, me podrán donar lotes para este programa o para beneficiar otros sectores de la población, porque, si bien esto es para las familias más pobres, yo sigo teniendo el programa de manejo de subsidio a las casas y subsidio familiar para otros segmentos.¿Qué aumenta el rezago de vivienda en el país?Aquí se forman 280.000 nuevos hogares. 140.000 requerirían una vivienda de interés social, de modo que tenemos un rezago de 1.100.000, así que en este programa -que considero piloto- la oferta de cien mil casas resulta muy menor. Logrando resultados, nos podemos imponer metas más ambiciosas los próximos años. Con la experiencia adquirida el país podría, en cinco o seis años, superar ese reto. ¿Cómo blindar esto contra la corrupción? Todo será público, en acompañamiento con la Procuraduría, porque en materia de subastas en audiencia pública, los elementos son objetivos: cero discrecionalidad en la escogencia de los proyectos. Y le añado que yo no voy a participar en la selección de los beneficiarios. Necesariamente tendrá que hacerse un sorteo muy transparente. Y a quienes no resulten favorecidos se los pondrá en una lista de espera que tendrá que respetarse en la fase dos del programa.Pasando a otro tema, ¿el atentado a Fernando Londoño significa que estamos regresando a la época aciaga del terrorismo?Los indicios, nos hacen pensar que pronto se logrará esclarecer no solo quiénes son los responsables materiales, sino los móviles. Ahora, tampoco descarto que tenga cualquier origen. ¿Que si esto es un indicador preocupante? Yo diría que no. En todos los gobiernos, aún en el anterior de la Seguridad Democrática, hechos peores tuvieron lugar y la prueba soy yo, sujeto de dos atentados en donde, hasta la fecha, no hay ningún responsable. En la administración pasada hubo la voladura del Club El Nogal y le citaría 50 casos más, que tuvieron lugar en el gobierno de la Seguridad Democrática, frente a los cuales el Presidente de entonces recibió el respaldo de toda la Nación. Lo que si no me parece conveniente, ni justo con las víctimas, es tratar de sacar de este episodio dividendos políticos.Cambio de tercio. ¿Es cierto que el gobierno cocina calladamente la posibilidad de un diálogo con la guerrilla?Pues déjeme le digo hoy, de una buena vez, (porque no lo he dicho públicamente), y que quede claro: no hay proceso en curso con la guerrilla. Se lo digo con contundencia porque algunas personas dicen que hay doble agenda paralela, y que se está avanzando simultáneamente por dos caminos. Yo he sido Ministro del Interior durante un año y ocho meses, y nunca he recibido una tarea, una encomienda, una instrucción, en ningún sentido, de tener contacto con ningún miembro de esas organizaciones. Todo lo contrario, el Presidente se preocupa mucho por afilar todos los instrumentos para desarticular a esas organizaciones.Bueno, la otra discusión es que, si eso es cierto, ¿para qué la Ley Marco para la Paz?Esa ley no tuvo origen en el Gobierno sino en un grupo de parlamentarios. Ahora, cuando al Gobierno le presentaron la hipótesis, consideró que era conveniente reformar la Constitución para tener un marco, no necesaria y únicamente para un hipotético futuro proceso de paz, sino para atender circunstancias, que ya se están presentando, como es el manejo de 30.000 desmovilizados que han tenido numerosos obstáculos, después de tres fallos de diferentes Cortes, que impidieron o dificultaron su proceso de reinserción. Hoy estamos abocados a que cada uno tenga que tramitar su proceso individualmente y bien ha dicho el Fiscal que, con la Ley actual, tardarán 90 años en concretar ese proceso. ¿Cómo entran Cali y el Valle en todos los planes que usted hizo antes y los que hará ahora?Pues desde el punto de vista de la vivienda, tuve la satisfacción de haber estado en Cali el jueves y haber encontrado que su alcalde y muchos otros funcionarios del departamento tienen ya lotes dispuestos con proyectos relativamente bien estructurados, de manera que espero que Cali esté a la vanguardia del programa.Y desde el punto de vista de la seguridad, en lo que a mí corresponde, un porcentaje altísimo de los recursos del Ministerio, quedaron comprometidos en convenios con las autoridades del Valle del Cauca para crear muchas obras de infraestructura. Eso aportará mucho al esfuerzo que también hace la Policía para incrementar el pie de fuerza, cosa que ocurrirá en el mes de julio, con la incorporación de cinco mil nuevos agentes. Por otra parte, el doctor Rodrigo Guerrero se está desempeñando sumamente bien en su cargo. Y en cuanto al Valle, cada vez incrementa más su representación en el Gobierno, cosa que a todos nos gusta. ¿Cuénteme, usted se siente un “super ministro”, como lo han bautizado?Para nada, incluso pasé de sentarme junto al Presidente, en el Consejo de Ministros, a irme a la última esquina del gabinete, porque el Ministerio de Vivienda tiene el último puesto en el rango ministerial.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad