"No vamos por un umbral, vamos por la Presidencia": Antonio Navarro Wolf

"No vamos por un umbral, vamos por la Presidencia": Antonio Navarro Wolf

Septiembre 02, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Fenner Ortiz R. | Reportero de El País

"Si las armas pesaran en las elecciones tendríamos a muchos amigos de la guerrilla en puestos de elección popular y yo no veo a nadie", dice Antonio Navarro, exgobernador.

Antonio Navarro, vocero de Progresistas, dice que la fusión con los verdes abre camino a la tercería y que apoya el referendo para avalar acuerdos en Cuba.

Cuando Antonio Navarro habla de política se entusiasma. Cada palabra tiene un propósito y muchas de ellas calan tan fuerte como un amanecer de páramo. Hoy, a la cabeza del movimiento Progresista, el exgobernador de Nariño ve con optimismo la alianza con el partido Verde y Compromiso Ciudadano, fusión de la que dice no nace para superar un umbral para el Congreso sino para ganar la Presidencia.Confía en la suerte del proceso de paz y es amigo del referendo para ratificar los acuerdos. Es categórico cuando advierte que “las Farc tienen que haber aprendido la lección. Si el fracaso del Caguán les costó un ojo de la cara un nuevo fracaso les costaría un segundo ojo”.Habla de reelección, de la que dice no es buena para el país y que si en sus manos estuviera propondría una reforma constitucional para ampliar el periodo presidencial a cinco años sin posibilidades de continuidad.¿Cómo avanza ese acuerdo de fusión con los verdes?Hay una comisión de compromisarios de Compromiso Ciudadano que tiene su fuerza mayor en Antioquia, del Partido Verde y de Progresistas. Cada grupo ha nombrado seis compromisarios y realizamos la primera reunión el viernes. Hay la voluntad de avanzar en un acuerdo para determinar un programa, que se revise el nombre a ver si hay que modificarlo porque es una fusión de fuerzas distintas; defina unas reglas de juego, mecanismos de reformas a los estatutos que le dé garantías a todas las partes y que prepare un congreso de unidad que se realizará en la última semana de septiembre. A partir de ahí empezar a hablar de candidatos para el 2014, tanto cámaras como Senado y una consulta popular para escoger el candidato a la Presidencia de la República.¿La condición será que los verdes se salgan de la Unidad Nacional?Lo que creo que es que si vamos a tener un candidato propio, hombre o mujer, que resulte de una consulta popular, es porque no vamos a apoyar la reelección del presidente Santos y naturalmente no se puede hacer parte de la Unidad Nacional, porque esta es finalmente para apoyarlo. Entonces, si hay una declaración expresa de tener candidato es para competirle a Santos.¿O sea que se viene la tercería?Sí, es un paso en la dirección de la tercería, sin duda alguna.¿Y usted va a ser precandidato?Bueno, eso es un asunto que no he decidido. Usted sabe que yo he sido nueve veces candidato a muchas cosas distintas, he ganado seis muy bien y he perdido las tres veces que me he presentado como candidato o precandidato presidencial. De manera que ya tomaremos la decisión en su momento, pero por ahora no es mi afán ni me angustia.La fusión ya generó divisiones en los verdes. Alfonso Prada no la comparte, Enrique Peñalosa la respeta, pero no le gusta y Antanas Mockus dice que hay afanes para superar el umbral y que así no vuelve. ¿Cómo van a manejar esa situación?Toca conversarlo, pero por supuesto quien no se sienta cómodo con la nueva orientación de la fusión tienen que tomar una decisión de si se quedan en minoría o va a buscar donde hay más coincidencias. Son cosas que las personas tienen que decidir libremente. Si se quedan en minoría tienen que aceptar lo que se decida en mayoría, si se van pues hay que facilitar las condiciones para que se puedan ir. Aquí no vamos a hacer lo que han hecho otros partidos de amarrarlos y no dejarlos ir y, si es el caso, jurídicamente está la escisión que se reglamenta en los estatutos y se retiran, quedan en libertad. Esto no puede ser una prisión para nadie como sucede en partidos de la Unidad Nacional y del Polo.¿Esta fusión es una salida desesperada para afrontar el umbral que se va a aplicar a partir del año entrante?No, eso es un asunto adicional, pero lo más importante es que aquí hay una necesidad de una opción distinta que no se puede hacer con un archipiélago de fuerzas dispersas. Tenemos la Unidad Nacional, están pegados con mermelada, pero están juntos con un candidato presidencial; tenemos el centro democrático, con una figura muy fuerte que es el doctor Álvaro Uribe, que también están juntos, y nosotros por nuestro lado lo que tenemos es un archipiélago y hay que juntarlo lo más que podamos para tener una opción de competir. Entonces no es solamente la búsqueda de un umbral, porque eso es mirar a un corto plazo y muy en pequeño, nosotros no vamos por un umbral vamos por la Presidencia de la República del 2014.¿Cómo van a marcar diferencia?Con opinión y un programa de cinco puntos: inclusión social y lucha contra la pobreza; medio ambiente que se ha convertido en un relleno en todos los programas; modelo de desarrollo nacional y analizar la internacionalización que está mal hecha, chambonamente, hay que revisar los TLC; la prevalencia de lo público y la calidad de la política, el nivel de auxilios parlamentarios de esta elección presidencial no tiene antecedentes. En 2001 hicimos un debate al entonces ministro de Hacienda, Juan Manuel Santos, y demostrando fehacientemente que estaban entregando auxilios entre mil y 3.000 millones de pesos por congresistas, ahora la cifra es escandalosa, parece increíble, de 40 a 60.000 mil millones por congresista. Tenemos una política de pésima calidad que hay que modificarla (ver nota anexa). Y, quinto, la paz, estamos convencidos en apoyar el proceso.O sea que para ustedes es claro que el proceso de paz tiene futuro...Creo que las Farc tienen que haber aprendido la lección. Si el fracaso del Caguán les costó un ojo de la cara un nuevo fracaso les costaría un segundo ojo. Entonces, tienen que haber aprendido esa lección porque si es seguido habrá una reacción muy fuerte de la sociedad y del Estado contra ellos. Además, si quieren tener una aspiración, por pequeña que sea, de gobernar este país no lo pueden hacer por la rebelión armada, el único camino abierto es ganar las elecciones algún día.¿Lo que usted dice es que el M-19 se dio cuenta de eso hace mucho y que las Farc hasta ahora lo está haciendo?Nosotros vimos eso hace 25 años y se reunieron con ellos Álvaro Fayad y Carlos Pizarro, yo estaba en el exterior, y trataron de convencerlos que había que hacer esa paz en ese momento y no quisieron y ahí se fue el M-19 en solitario, nosotros nos dimos cuenta que el alzamiento armado no tenía ni presente ni futuro. Hoy ellos se están dando cuenta de eso, más vale tarde que nunca, pero sin duda fuimos precursores de eso.¿Apoya usted el referendo para ratificar los acuerdos de paz?A mí me gusta la idea. Es tan importante la decisión de paz que necesita una alta participación y este es un país de abstencionistas. En las elecciones normales vota el 47% de la gente y el 53% se abstiene, esa es la realidad de una elección presidencial o del Congreso. Entonces, en un país como estos tomar la decisión tan importante para la paz en una fecha donde hay tan baja participación es incorrecto y para lograrlo es esencial que ese proyecto de ley sea aprobado, ahora, ahí no se está diciendo lo que se va a llevar a referendo, lo que se dice es que se puede hacer en el día de elecciones y en eso estoy de acuerdo.¿Es decir que se debe descartar la constituyente?Ah, la constituyente nunca me ha parecido. Creo que no es para refrendar un proceso de paz, es como dispararle a una pulga con un cañón, una constituyente es para hacer una nueva constitución o para hacer una gran reforma, pero no para hacer una reforma a un artículo. Que hay necesidad de una constituyente para reformar la justicia, para reformar el régimen de descentralización y reformar la política puede ser, pero ese no es el temario de la mesa de La Habana, no nos vengan con la avionada de ampliar la agenda porque las decisiones que se van a tomar allí no son solamente del Gobierno sino de todo el país.¿Con todo lo que está pasando, usted le aconsejaría al Presidente que no aspire a reelegirse?Pues no me voy a ponerle a dar consejos al Presidente porque lo queremos derrotar, aspiramos a derrotarlo. Él no tiene salida, tiene que presentarse a la reelección. Lo que sí haría es proponer una reforma constitucional, para implementar periódos presidenciales de 5 años sin reelección. Un poco más de tiempo porque la obra de Gobierno toma un poco más de 4 años. Está demostrado que el máximo rendimiento de un gerente, de un presidente de esas compañías grandes, es de 5 años, después empieza a bajar el rendimiento.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad