"No podemos caer en los revanchismos", presidente de la Cámara

"No podemos caer en los revanchismos", presidente de la Cámara

Julio 19, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Fenner Ortíz, Redacción de El País Bogotá

Augusto Posada, presidente de la Cámara de Representantes.

El presidente de la Cámara, el representante de la U, Augusto Posada, tiene claro que en este periodo ni el Congreso ni el Gobierno pueden entrar en revanchismos ni venganzas.

El virtual presidente de la Cámara, el representante de la U, Augusto Posada, tiene claro que en este periodo ni el Congreso ni el Gobierno pueden entrar en revanchismos ni venganzas, luego del fracaso de la reforma a la Justicia.A Posada se le recuerda por el episodio en el que se declaró impedido para investigar al expresidente Álvaro Uribe por el caso de las ‘chuzadas’ y la recusación que hizo la exsenadora Piedad Córdoba, a finales de 2010, para que no llevara este proceso en la Comisión de Acusaciones, porque él la demandó por traición a la Patria.Sin embargo, Posada hoy se perfila como el sucesor de Simón Gaviria en la poltrona presidencial y, en diálogo con El País, se refirió a la labor que adelantará para evitar problemas entre uribistas y santistas en la Cámara.¿Cuál es su estrategia para limar asperezas entre Congreso y Gobierno?El Congreso tiene una gran responsabilidad con el país. Es claro que para poder cumplir con la función nosotros no podemos caer en revanchismos, en venganzas de ninguna índole. Lo que toca es construir, respetando la autonomía de cada uno de los poderes. Pero, las diferencias persisten...Es claro que con esta crisis que hemos vivido nos queda un mensaje y es que el Congreso se tiene que modernizar, tiene que actuar de una manera más clara hacia los colombianos. Creo que una vez se logren esos objetivos, por sí sola la relación va a mejorar. Sin embargo, en estos momentos las relaciones no son las mejores...El Ejecutivo ha entendido que en esta nueva etapa de relación entre el Gobierno y el Congreso lo que debe primar es el respeto por las facultades y las funciones que cada uno cumple por la armonía entre los poderes.La reforma a la Justicia dejó herida la institucionalidad, ¿usted cree que hay que insistir en este esfuerzo?El proceso de la reforma a la Justicia es un capítulo que muchos queremos olvidar, pero no podemos olvidar las responsabilidades que tenemos con el país y las reformas que tienen que ser atendidas por el Congreso. El Legislativo tiene que enfrentar los problemas y si se solucionan adelantando las reformas, en ningún momento podemos darle la espalda a las mismas. Pero lo de la reforma no es algo que se pueda dejar atrás...Este es un capítulo del que tenemos que aprender, pero no nos podemos quedar en él. El mensaje que he entregado a mis compañeros y al Gobierno es recoger las experiencias, enfrentar los problemas y salir adelante y eso es lo que esperan los colombianos de su Congreso y del Gobierno.Y, ¿qué va a hacer con las cortes. Va a limar asperezas?Sí. La próxima semana, de conseguir el apoyo para hacer parte de la Mesa Directiva, una de mis primeras acciones será propiciar una reunión de las mesas del Congreso con las altas cortes. Repito, los problemas del país no se solucionan dándoles la espalda sino enfrentándolos con una gran comunicación entre los poderes.A lo anterior hay que sumarle que el Congreso no tiene la confianza de la opinión pública. ¿Cómo recuperarla?La modernización del Congreso. Se tiene que dar una reforma a la Ley 5a. para que las conciliaciones sean distintas a la que vivímos con la reforma a la Justicia. Una conciliación de más tiempo, una conciliación que no se lleve a cabo de un día para otro, que haya tiempo suficiente para poder debatirlas. De igual manera, una estrategia de comunicaciones mucho más directa con el pueblo, porque tiene grandes dudas sobre cómo trabaja el Congreso, sobre cómo actúa y es una obligación de las mesas directivas mostrarle al país cuál es el trabajo de los congresistas, cómo se desarrolla y cómo pueden llegar a ayudar para que este trabajo sea mejor todos los días.¿En esa reforma habría un capítulo para los secretarios generales?Creo que todo lo que se ha puesto en tela de juicio en los últimos días tiene que ser contemplado y discutido.¿Es decir que se analizaría la posibilidad de quitarles funciones?Creo que aquí el tema no es qué facultades hay que quitar, lo que tenemos que propender es porque el Congreso trabaje de manera adecuada, trabaje con funciones serias y donde estén sobrando funciones quitarlas y donde estén haciendo falta ponerlas.En la elección del secretario de la Cámara se adoptó la audiencia pública, ¿cree que eso resuelve los líos?La elección del Secretario de la Cámara debe ser pública y haré lo posible para que el pueblo conozca cómo es que se elige el nuevo secretario.¿Cómo acabar con la visión que tiene la ciudadanía que se está legislando desde la Casa de Nariño?Respetando las funciones del Congreso, cumpliendo con los papeles del Congreso que es de control político y de creación de leyes.Pero, en la retina del ciudadano está que la Unidad Nacional se sienta con el Presidente y ahí ya, de antemano, se aprueban las leyes...Eso se soluciona dando discusiones de cara al país. Esto tiene que cambiar, no podemos seguir funcionando como se ha hecho, la mesa de Unidad Nacional es muy amplia de gran respaldo al presidente Juan Manuel Santos, pero nunca se nos puede olvidar que la obligación primordial del Congreso es responderle a los ciudadanos.¿Qué va a hacer para reforzar la Unidad Nacional?La Unidad no necesita refuerzos. Se necesita cambiar y fortalecer la comunicación del Congreso con el pueblo, para que de manera transparente sepa qué es lo que se hace en el Congreso y pueda ir borrando esas ideas que se tienen que, en algunas ocasiones, pues, resultan ser ciertas.En su presidencia tendrá que afrontar una clara diferencia entre santistas y uribistas ¿cómo va a evitar las confrontaciones?Lo humanamente necesario para que las distancias entre el presidente Uribe y el presidente Santos se puedan disminuir y que estas diferencias no sigan afectando al país y, desde luego, al partido de la U. No será una tarea fácil, pero sí tiene que ser una tarea muy delicada, de mucha concertación, de escuchar y estar dispuesto a esos acercamientos. Yo he manifestado que haré lo humanamente necesario para que esas distancias no se profundicen, como algunos sí quieren que así suceda, pero mi papel será otro.Usted, entre líneas, dice que la U está en riesgo...No es solamente un propósito mantener la unidad, sino una obligación y fortalecerla cada día más.Se dice que el senador Juan Lozano se podría ir...Deben quedar los que quieran aportarle al partido y crean en el partido y los que no crean y no le apuesten, desde luego, creo que no deben estar allí.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad