“No hay por qué tenerle miedo al primer paso de paz”: nuevo Minagricultura

“No hay por qué tenerle miedo al primer paso de paz”: nuevo Minagricultura

Junio 04, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Fénner Ortiz R. | Reportero de El País, Bogotá
“No hay por qué tenerle miedo al primer paso de paz”: nuevo Minagricultura

Francisco Estupiñán, ministro de Agricultura.

El acuerdo agrario es analizado por el nuevo ministro de Agricultura, Francisco Estupiñán, quien dice que hay que buscar un acuerdo nacional en vísperas de la pacificación.

El nuevo ministro de Agricultura, Francisco Estupiñán, sostiene que el acuerdo inicial de los diálogos entre el Gobierno y las Farc no significa una guerra contra los poseedores de la tierra y menos contra terratenientes y latifundistas.Asegura que ahora es cuando comienza una labor titánica del Estado, porque se tendrán que revisar cada uno de los documentos que acreditan títulos de tierras en el país para establecer si en realidad quien dice es el verdadero propietario, si le pertenece dicha cantidad de parcelas y si está pagando los impuestos que les corresponde.Para el nuevo Ministro es claro que las presiones políticas no tendrán cabida en su mandato. Afirma que seguirá los pasos de Juan Camilo Restrepo.Ministro, usted llega a esta cartera con el reto de sacar adelante el primer punto de los acuerdos con las Farc en materia de desarrollo rural ¿cómo lo asume?Ese es un compromiso y un reto muy interesante, es una oportunidad histórica que tiene el país para lograr consolidar el primer punto que nos llena de esperanza a todos los colombianos que queremos alcanzar la paz. Lo fundamental de este acuerdo es poder recuperar y poderle dar dignidad al pequeño productor campesino y para que haya una mejora en la productividad y en producción agropecuaria es necesario analizar la propiedad y el acceso a la tierra. Recordemos que la tierra ha sido una de las variables fundamentales en anteriores intentos de acuerdo y de diálogos con los grupos insurgentes para lograr la paz. Por eso nos parece fundamental que este primer punto del tema agrario haya sido acordado.¿Cómo enfrentar las resistencias que hay en el gremio ganadero y de la banca privada, que se muestran como obstáculos para la implementación de esta nueva política?Hay que tener bien claro y así lo ha dicho el exministro de Agricultura (Juan Camilo Restrepo) y lo ha dicho el Presidente de la República: no hay por qué temer ni preocuparse si quien tiene la extensión de tierra que posea, es debidamente explotada y si ha sido adquirida de acuerdo a los procedimientos de la ley. Hay un respeto a la propiedad privada y a aquellos que tienen sus derechos debidamente adquiridos, no tienen por qué temer, eso se va a seguir respetando y es muy importante para que haya confianza en el proceso de paz, no tenemos por qué tenerle miedo a este acuerdo, no tenemos por qué tenerle miedo a este primer paso para la paz.Y, ¿la banca?La política agropecuaria tiene como brazo fundamental el funcionamiento y en eso tengo bastante conocimiento, seguiremos planteando acciones contundentes para atender las necesidades de financiamiento, para ellos es necesario conocer realmente cuáles son los costos de producción.Hay quienes dicen que este acuerdo es una ‘guerra’ que se les está declarando a los latifundistas y terratenientes en el país...De ninguna manera. Lo que se está buscando es que la tierra tenga un buen uso, que esté siendo utilizada de forma productiva y para ello, además, se va a hacer una revisión catastral para mirar si esas tierras están bien valoradas, si los registros tienen las superficies, los propietarios y los usos debidamente identificados y eso, efectivamente, se va a complementar con el censo nacional agropecuario y lo que se va a buscar es precisamente que la tierra esté debidamente reportada en sus valores correspondientes y esté pagando los impuestos que deben. Así se desincentiva que haya tierra ociosa, improductiva. Dígame a qué colombiano no le va a gustar que toda la tierra disponible esté siendo utilizada productivamente y debidamente, que no existan extensiones de terreno de engorde, de especulación y eso es lo que dice el acuerdo.Pero, muchos afirman que los esquemas anteriores han fracasado y que al campesino siempre lo han dejado solo. ¿Cuál es la diferencia de que se pactó esta vez con lo que se ha aplicado en el pasado?En definitiva, contribuir en el desarrollo de los esquemas asociativos, lograr que los campesinos reciban sus tierras acompañados de asistencia técnica, infraestructura de riego y drenaje. Adicionalmente, el plan debe ir acompañado de vivienda rural, mayor cobertura en educación y salud y así proceder a un desarrollo rural con enfoque territorial.¿Qué pasó con el proyecto de ley de reforma integral de desarrollo rural que el Gobierno está socializando?Ese proyecto de ley es fundamental, porque esta ley tiene unos avances significativos. Sin embargo, está estancado en las consultas previas.O sea que no va a salir, por lo menos, este semestre...Vamos a coordinar con el Ministerio de Interior para que rápidamente se presente esta ley a consideración del Congreso de la República. Muchos de los gremios que han protestado, como los cafeteros, se han quejado de inclumplimientos del Gobierno con los subsidios... Este Gobierno ha cumplido con todos los compromisos firmados con los sectores que han estado en protestas. Para el sector cafetero vienen fluyendo los apoyos al ingreso. Yo he tenido la oportunidad de participar en las mesas de negociación y por eso lo digo con total seguridad.Ministro, ¿cómo manejar una cartera que aún mantiene la sombra del escándalo de Agro Ingreso Seguro?La administración del ministro Juan Camilo Restrepo desterró de raíz esas malas prácticas de Agro Ingreso Seguro y no se volvieron a repetir, todo se actuó de forma clara y transparente, de tal manera que los subsidios y las ayudas siempre llegaron a los menos favorecidos y a los sectores que verdaderamente lo demandaban. Agro Ingreso Seguro fue reconocido por ser un programa cuestionado por diferentes situaciones, la administración del ministro Restrepo decidió cambiarle de nombre y ahora se llama Desarrollo Rural con Equidad, que quiere decir que esos recursos se orientaron a mejorar la productividad y la competitividad de los pequeños y medianos productores y que se utilizaron para subsidiar las tasas de crédito para lo que es la seguridad alimentaria.ecientemente el exministro Restrepo reconoció que tuvo presiones de algunos sectores del partido Conservador que le pedían subsidios y puestos. ¿Qué va a hacer usted cuando le comiencen a llegar estas personas?Yo voy a seguir con la misma política, con las mismas enseñanzas y con las mismas prácticas del ministro Juan Camilo Restrepo. Tengo todo el respaldo del presidente Santos, indudablemente provengo del partido Conservador, pero todas las vacantes y los cargos que se presenten en la cartera de Agricultura y sus entidades adscritas serán manejadas siempre con el criterio de las mejores hojas de vida limpias y transparentes, de gente con experiencia.¿En su gestión se va a garantizar la continuidad de la política de restitución de tierras a las víctimas?Vamos a continuar con esa política, vamos seguir adelante con toda la fuerza y dedicación para lograr que cada vez más los colombianos que fueron despojados a la fuerza por los grupos violentos, tanto de la derecha como de la izquierda, sin importar de donde vinieran, puedan reclamar sus tierras y restituirse sus propiedades. En el tema del bando de tierras tenemos cerca de cuatro millones de hectáreas que próximamente van a estar en el programa formalizadas, ese banco se va a alimentar naturalmente de las tierras que hayan sido objeto de la extinción de dominio, de los baldíos y algunas tierras que son del Fondo Nacional Agrario.Usted toca un tema fundamental. El Gobierno habla de cuatro millones de hectáreas para la restitución, pero la guerrilla insiste en que son ocho millones...Precisamente necesitamos hacer el Censo Nacional Agropecuario que se va a comenzar este año y que va a valer $300.000 millones. Hace 40 años que el país no tenía un censo, entonces hoy es muy difícil, casi imposible, diseñar y orientar políticas públicas.Recientemente le preguntaron a usted sobre cómo dejó la presidencia del Banco Agrario y, si sabía quién era su relevo. ¿Ya hay respuestas?Lo segundo no lo hemos definido (la presidencia), tiene que ser una persona conocedora del tema financiero. La gestión en el Banco Agrario ha sido exitosa y eso fue clave para que el presidente me designara como Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural. El banco tiene una cartera de $8,5 billones y el año pasado arrojó unas utilidades de más de $500.000 millones. Hemos avanzado significativamente en el número de corresponsales bancarios, estamos cerrando el mes de mayo con 4.000 nuevos corresponsales y un cubrimiento al 97 % del territorio.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad