"No hay evidencia de nexos entre chuzadas y campaña de Zuluaga", Eduardo Montealegre

"No hay evidencia de nexos entre chuzadas y campaña de Zuluaga", Eduardo Montealegre

Mayo 07, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa

En diálogo con Caracol Radio, el fiscal Eduardo Montealegre, ratificó además que el nuevo escándalo de las chuzadas revela una grave situación de espionaje en todo el país.

El fiscal general de la Nación, Eduardo Montealegre, descartó este miércoles que las interceptaciones presuntamente ilegales que desarrollaba el capturado hacker Andrés Sepúlveda en contra del proceso de paz, terminaran en manos de la campaña presidencial del exministro Óscar Iván Zuluaga, pues no se encontró evidencia. “No tenemos un testimonio que nos permita inferir una relación entre las actividades ilícitas y la asesoría en la campaña. No tenemos evidencia para decir que esta información terminaba finalmente en la campaña”, dijo Montealegre. Señaló que “lo que existe es una coincidencia en el sentido de que hay alguien tratando de torpedear e interferir en el proceso de paz y simultáneamente presta una asesoría, pero no hay conexión, al menos no hay una evidencia probatoria. No tenemos pensado realizar una investigación sobre el exministro Zuluaga”. Montealegre resaltó que la investigación que terminó con el allanamiento de un inmueble en el norte de Bogotá y la captura del hacker Sepúlveda se inició una semana atrás gracias a información “muy confiable” e indicó que fueron incautados nueve computadores y cinco discos duros. Además, el fiscal explicó que lo que Sepúlveda estaba haciendo eran labores propias de inteligencia que no están permitidas a terceros por la Ley de Inteligencia y que son propias del Estado y que Sepúlveda estaba vendiendo la información que obtenía de interceptar ilegalmente correos de voceros de las Farc en La Habana, de un correo de la Presidencia, de la senadora Piedad Córdoba, entre otros. Entre las hipótesis que maneja la Fiscalía, está la posibilidad de que se hayan infiltrado los correos personales del presidente de la República, Juan Manuel Santos, debido a “la capacidad técnica de Sepúlveda”, así como otros elementos indiciarios que hay contra él. De acuerdo con Montealegre, ya se ha podido determinar que se vendió información hasta por 100 millones de pesos a un tercero y que ahora investigan quién la compró y, en general, “quién está detrás de todo esto”, si están involucrados intereses privados o incluso integrantes de la Fuerza Pública. “Aquí no se está frente a un caso de un 'Llanero solitario' disparándole al mundo y al proceso de paz. Nosotros tenemos que entrar a fondo a determinar si existen o no servidores públicos, miembros de la Fuerza Pública, comprometidos en esto o si existe una relación de este caso con las operaciones de Andrómeda. Pero también si existen sectores privados o políticos interesados en esta desestabilización”, señaló. Montealegre señaló que detrás de las actividades ilícitas que se le endilgan a Sepúlveda, como también acceder a bases de datos de desmovilizados, de periodistas extranjeros que están cubriendo el proceso de paz en La Habana, entre otros, está el interés de vender información en un mercado negro, así como un interés ideológico. Y calificó estos hechos como de una “inusitada gravedad” y anunció que serán llamadas a interrogatorio otras personas que se encontraban en el lugar allanado al norte de Bogotá, que no fueron detenidas, porque el procedimiento iba dirigido a incautar la información y la flagrancia cabía solamente a Sepúlveda. Asimismo, el Fiscal General de la Nación ratificó este miércoles que el nuevo escándalo de las 'chuzadas' al proceso de paz y al presidente Juan Manuel Santos, revela una grave situación de espionaje en todo el país. De acuerdo con Montealegre, además de la gravedad del hecho de que se estuviera espiando al Presidente, hay que investigar cuál es la situación respecto a las otras organizaciones o personas que estarían espiando e interceptando a personalidades públicas para vender la información. Para el Fiscal, es evidente que hay una campaña en contra del proceso de paz, una campaña que se considera un atentado contra el Estado. "La información sobre el proceso de paz y sus negociadores son secretos de Estado, porque son una información completamente confidencial y de riesgo para la seguridad nacional", terminó Montealegre.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad