No cesará la lucha por lograr matrimonio gay

Febrero 06, 2017 - 11:05 p.m. Por:
Colprensa
No cesará la lucha por lograr matrimonio gay

Debate. Las organizaciones colombianas en pro del matrimonio civil entre parejas del mismo sexo han logrado sus pequeños triunfos en la Corte Constitucional.

La Iglesia Católica y la Procuraduría seguirán siendo los principales obstáculos. El debate iniciado hace un año por el abogado Felipe Montoya, quien reclama la igualdad de trato para las parejas homosexuales frente a las heterosexuales, ahora plantea nuevos escenarios.

Pese a la decisión adoptada por la Corte Constitucional la semana pasada, en la que se inhibió de pronunciarse frente a la petición de considerar legal el matrimonio civil entre parejas del mismo sexo, la puerta para esa posibilidad aún está abierta. El test de igualdad fue el talón de Aquiles de la demanda y el asunto que deberán fortalecer sus promotores.El debate iniciado hace un año por el abogado Felipe Montoya, quien reclama la igualdad de trato para las parejas homosexuales frente a las heterosexuales, ahora plantea nuevos escenarios.Según Montoya, la demora es que la Corte dé a conocer sus argumentos para llevar la contienda a un segundo round: “Se perdió una batalla, pero no la guerra”, dijo, e insiste en que su demanda contaba con más de un aval, por lo que duda de la “falta de argumentación” esgrimida por el alto tribunal.En la otra esquina está la Iglesia Católica, que junto a la Procuraduría promete una nueva y dura respuesta a las pretensiones de quienes creen que su condición no tiene por qué obligarlos a esperar dos años para que sus uniones generen los derechos que contiene el matrimonio entre parejas de distinto sexo.Llama la atención la posición de la Iglesia que, sin cambiar significativamente su tradicional postura, ahora habla del respeto que merecen las parejas gay y la aprobación para que compartan sus vidas y sus bienes.El ‘réferi’ seguirá siendo la Corte Constitucional, que en ese apartado, con ponencia de la magistrada María Victoria Calle, les daba condicionadamente la razón a los demandantes, quienes por ello se ilusionaron con una sentencia a su favor. Vale aclarar que en la demanda analizada la semana anterior no se reclamaba derecho alguno a adoptar niños.Razón de la CorteUna delgada línea definió la decisión que hace un par de semanas se preveía como favorable a los homosexuales interesados en contraer matrimonio civil.La falta de claridad del texto, la insuficiencia de argumentos y la carencia del test de igualdad, fueron las fallas encontradas por la Corte que impidieron una sentencia. Para cinco de los nueve magistrados, la demanda no se sustentó porque se cree que las parejas homosexuales y las heterosexuales son iguales. Eso fue lo que terminó por ser calificado como indebida argumentación.Mauricio González, Jorge Ignacio Pretelt, Nilson Pinilla, Gabriel Eduardo Mendoza y Humberto Sierra Porto, este último el más recio opositor al debate de fondo, fueron quienes terminaron imponiendo su criterio.En la otra orilla estuvieron Juan Carlos Henao, Jorge Iván Palacio, Luis E. Vargas y María Victoria Calle (ponente), quien proyectó la exequibilidad condicionada de las normas, para que sin tumbarlas, sí permitirse que cobijara a las parejas gay. Éstos, siempre sostuvieron que el debate era posible y la demanda apropiada.Razón a demandaEl abogado Montoya fue el protagonista de esta nueva batalla de la comunidad homosexual. La emprendió el 11 de septiembre del 2009, cuando radicó su demanda ante la Corte Constitucional, en la que solicitaba el amparo a los derechos a la igualdad, a la no discriminación y a formar una familia.Por eso, Montoya solicitó la inconstitucionalidad del Artículo 113 del Código Civil y parte de la Ley 294 de 1996. Ambos apartes estaban relacionados con las definiciones de matrimonio y familia.Según Montoya, las expresiones “un hombre y una mujer”, contenidas en el Código Civil y “de procrear”, presente en la Ley (Artículo 2), desconocen el derecho a contraer matrimonio civil para las parejas del mismo sexo.El abogado considera inequitativo que las uniones homosexuales no sean consideradas legalmente como matrimonio, pues quedan como uniones maritales de hecho “que comportan un régimen para parejas no casadas, quienes sólo adquieren derechos luego de dos años de convivencia; mientras que el matrimonio civil permite que éstos sean adquiridos una vez se contrae la unión. Esta es una clara diferencia de trato”.Datos clavesEn febrero del 2007, las parejas homosexuales lograron el derecho a declarar su unión marital de hecho y obtener derechos patrimoniales, comprobando dos años de covivencia.Alejandro Ordóñez, procurador, pidió a la Corte inhibirse de emitir un concepto porque las normas demandadas en nada desconocen los derechos reclamados.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad