Ningún aspirante a la Presidencia se benefició con la guerra sucia

Ningún aspirante a la Presidencia se benefició con la guerra sucia

Mayo 26, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Ningún aspirante a la Presidencia se benefició con la guerra sucia

Andrés Sepúlveda, el hacker involucrado en las chuzadas a Santos y el proceso de paz, y J.J. Rendón, exasesor de campaña de Juan Manuel Santos.

Analistas sostienen que la abstención y el voto en blanco fueron los grandes triunfadores de la confrontación.

La abstención que llegó al 60 % y el voto en blanco que superó los 770.000 sufragios, fueron las mayores consecuencias de la ‘guerra sucia’ que caracterizó la campaña electoral de la primera vuelta presidencial, según analistas consultados por El País.Para el analista Camilo González Posso, el resultado de ayer evidencia que “se neutralizaron los ataques entre los candidatos mayoritarios y creo que eso explica un poco que se hayan crecido las votaciones de Clara López y Martha Lucía Ramírez, frente a lo que se esperaba”.En su criterio, tanto el presidente Juan Manuel Santos como Óscar Iván Zuluaga llegaron a un techo en esa guerra, con mayor desgaste para Santos, lo que muestra que “no fue decisivo este episodio de las chuzadas frente a la campaña contraria”, sostuvo el analista.En su criterio es claro que la opinión estaba polarizada alrededor de otros asuntos y los temas de corrupción y guerra sucia no son los que han inclinado la balanza esta vez para los indecisos.“Creo que lo que demuestra todo esto es que es más el perjuicio que se le hace al país, a la transparencia electoral y a las buenas prácticas democráticas, que las ventajas que les puedan reportar a sus artífices; es decir, la guerra sucia no paga”, enfatizó González Posso.El analista Ancízar Marroquín afirma que la gran conclusión es que “la guerra sucia sí dio resultados pero para que la gente no se acercara a las urnas, no para que saliera a votar a favor de uno y en contra del otro”. “Lo que se vio -dijo- es que a la gente le dio pereza meterse en ese enfrentamiento y no fue a votar. Eso marca el abstencionismo que sigue siendo un tema muy grave en el país y la tendencia abstencionista de estas elecciones es casi histórica”, advierte.El politólogo Libardo Orejuela Díaz, rector de la Universidad Libre, sostiene que el resultado de ayer tiene dos interpretaciones: “Primero, que la guerra sucia produce un desánimo en los electores, desconfianza en el sistema y, por tanto, aleja de las urnas y provoca la reacción de que la gente vote contra todos, contra el sistema. Esa es la explicación del voto en blanco”.“Y, segundo, que los efectos de denuncia que se hagan por lado y lado desmotivan a pronunciarse en primera vuelta, porque la gente no lee en primer plano, la gente lee en perspectiva y allí es donde se van a ver los efectos de las denuncias, de las que fueron ciertas y las que fueron mentirosas”, señaló Orejuela.Óscar Duque, de la Universidad Autónoma de Occidente, sostiene que “fue tan sucia la guerra de bando y bando que están empatados. Uribe utiliza los medios para descalificar a la gente y Santos utiliza la ‘mermelada’ para engrasar la campaña electoral. Son dos perspectivas de un mismo problema”.Agrega que la experiencia en Colombia muestra que ese tipo de cosas (como los videos de Semana) no causan mella en el electorado. Es decir, quien va a votar ya tiene claro por quién lo va a hacer y le importa un chorizo las calidades y condiciones del candidato”.Rosalía Correa, de la Universidad Javeriana, coincide en que el voto blanco y la abstención no son más que la expresión de rechazo del electorado frente a una campaña política llena de ataques personales y carente de propuestas de gobierno serias.Para el analista político de la Universidad Javeriana, Josías Fiesco, los medios tienen la obligación de hacer hoy más que nunca debates, para educar el voto de esta segunda vuelta. “Zuluaga no puede dejarse imponer por la campaña reeleccionista el tema de la paz como divisor de esta campaña electoral, sino mostrarse capaz de liderar y reformar frentes que ha convulsionado a los colombianos en estos cuatro años de gobierno Santos, como educación, economía, salud, justicia, la relación con el campo".Más efectos de la ‘guerra’Por otra parte y luego de la elevada abstención, el voto en blanco es otro triunfador de la jornada electoral. De hecho, Libardo Orejuela asegura que el nicho que va a decidir la segunda vuelta está en la abstención que es exageradamente alta (60 %) “y los más de 770.000 votos en blanco que son una especie de repudio al concurso electoral de la primera vuelta”.González Posso piensa que más allá de los 13 millones de votos que se pusieron en la jornada electoral de ayer, el resto de la población no va a definir su opinión en la segunda vuelta alrededor de quién será el ganador de una ‘guerra sucia’. “Ganar los votos en blanco y los otros seis millones de abstencionistas no se logrará con ‘guerra sucia’, eso más bien aleja el electorado y aumenta la abstención, pero no le da réditos al que la hace”, agrega el analista. Juan Carlos Gómez, profesor de la Icesi, señala que los acontecimientos de las últimas semanas lograron desmotivar a la gente que ha sentido una apatía con lo que están pasando, porque no pudo conocer las propuestas de los candidatos que se concentraron en insólitos ataques. De alguna manera, como se vio, eso ha provocado “un incremento del voto en blanco porque la gente está hastiada de toda esta guerra sucia política”, observó el académico.Sin embargo, como señaló un analista, “de cara a la segunda vuelta, la campaña podría ser aún más agresiva, aunque el estilo pudiera cambiar, ya que hay una lección y es que los ataques personales más allá de lo permisible producen una alta abstención y un rechazo que se expresa con el voto en blanco en las urnas”.Finalmente, Orejuela Díaz anota que no se puede olvidar que la historia electoral de Colombia es tan extraña que, por ejemplo, el candidato Horacio Serpa, apoyado por Ernesto Samper que estuvo envuelto en el Proceso 8000, derrotó en la primera vuelta a su oponente Andrés Pastrana, pero finalmente esos votos no se expresaron por él en la segunda vuelta. Encuentre todo sobre la jornada electoral, en nuestro Especial de Elecciones 2014

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad