Nicaragua seguirá luchando por ganar más agua de San Andrés: analistas

Nicaragua seguirá luchando por ganar más agua de San Andrés: analistas

Junio 27, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y Colprensa
Nicaragua seguirá luchando por ganar más agua de San Andrés: analistas

El 19 de noviembre de 2012 la Corte Internacional de Justicia emitió un fallo que le quitó a Colombia cerca de 75.000 kilómetros de mar territorial.

Solicitud de plataforma continental no tendría efectos sobre aguas cartageneras porque ONU no tiene jurisdicción sobre Colombia. Cancillería anunció cuidado.

Si Nicaragua no logra a través de Naciones Unidas el reconocimiento de la plataforma continental extendida más allá de lo logrado en el litigio en la Corte Internacional de Justicia, de La Haya, seguirá luchando con cualquier otro mecanismo para lograr más porción del agua de San Andrés.A esa conclusión llegaron algunos analistas consultados, quienes indican que las pretensiones del país centroamericano no tienen asidero en esta oportunidad porque Colombia no hace parte de la convención del Derecho del Mar, regulada por Naciones Unidas.El especialista en Derecho Internacional, Ricado Abello, dijo, además, que no existe riesgo sobre la plataforma continental en las costas de Cartagena porque la Corte Internacional no es el organismo que debe pronunciarse sobre el tema.“Ese tema está regulado en la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, de la cual Colombia no es parte, y donde se señala que bajo parámetros de equidad, se establecerán los límites de plataforma continental y eso lo establecerá la comisión de Límites de Plataforma Continental de la Convención de Naciones Unidas”, explicó.Sin embargo, el internacionalista Enrique Serrano considera que las pretensiones de Nicaragua son mucho más ambiciosas y por eso seguirá en su empeño.“En el fallo de La Haya, Nicaragua salió perdiendo en cuestión de costas, entonces creo que seguirán con su reclamación, pero la perspectiva de que vuelvan a obtener victoria no es muy factible a corto plazo”, precisó.El analista John Marulanda dijo que ya el país Centroamericano logró 70.000 kilómetros de mar que antes eran de Colombia, anunció un ambicioso proyecto de canal interoceánico y ahora con la petición de la plataforma continental, buscaría tener mucha más presencia afectando no solo los intereses de Colombia sino de sus vecinos.“Nicaragua está jugando a una apuesta estratégica de comercio grande y para eso necesita el mar”, comentó Marulanda.También sostuvo que frente a un posible alegato, Colombia puede argumentar que no forma parte del Tribunal del Derecho del Mar, por lo que la ONU no tendría jurisdicción.A su juicio, en una posible decisión ante un pleito, “tendría mucho peso el criterio y la opinión de Estados Unidos para tratar de favorecer o no la plataforma submarina que está pidiendo Nicaragua”.El internacionalista de la Universidad de La Sabana, José Ángel Hernández, recordó que “Nicaragua es signataria de la Convención sobre Derecho de Mar de las Naciones Unidas (Convemar), es una especie de Constitución de los océanos, pero Colombia no es miembro. Pese a que asistió a las conferencias de 1973 y 1982, Colombia no firmó ese acuerdo. De eso se agarra la Cancillería, aunque las leyes de la Convención de Ginebra para los Mares, de 1958, fueron aceptadas por Colombia en cuanto a plataforma y pesca, pero no sobre mar territorial, ni sobre alta mar”. Según el académico, el litigio se puede prolongar debido a que uno de los países es signatario y el otro no.“Colombia podría acudir a un arbitraje internacional, pero no creo que eso le interese después de los fiascos pasados. A Colombia le convendría más prolongar la indefinición del asunto y hacer visible su presencia en las zonas en litigio que históricamente han sido detentadas por ella”.Si ese tribunal tiene o no jurisdicción para Colombia es irrelevante, en concepto de la senadora Alexandra Moreno Piraquive, de la Comisión de Asuntos Internacionales. Para ella, lo que pretende Nicaragua es tener pronunciamientos internacionales de distintos tipos para obligar a que la Corte Internacional de Justicia le conceda sus pretensiones. “La Comisión debe dar un concepto, pero ellos necesitan que sea la Corte la que lo dictamine a través de un fallo”, agregó. Según Piraquive, la decisión pretendería quitarle más espacio a Colombia, “quedaríamos solo con la playa, tendríamos las 12 millas de mar territorial reglamentarias. Colombia quedaría reducida”.Pero el analista Mauricio Jaramillo explicó que es difícil saber qué tipo de decisiones puede llegar a tomar la ONU en este alegato, aunque para hacer la medición se base en criterios técnicos desde el punto de vista geográfico y oceanográfico.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad