Colombiana sobreviviente describe un cuadro de horror en filipinas

Noviembre 12, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País | Cartago
Colombiana sobreviviente describe un cuadro de horror en filipinas

Lina Calle junto a su esposo en Filipinas.

Lina es una pereirana que vive con su esposo en la isla Leyte, una de las afectadas por el tifón en Filipinas.

La tía de Lina, Miryam Calle, confirmó este lunes que su sobrina los llamó en horas de la noche para decir que estaba bien, pese a que la situación allá está muy complicada porque no ha llegado ningún organismo de socorro. Miryam dijo que la conversación con su sobrina fue muy corta, dado que no cuentan con energía eléctrica y solo le prestan una fuente de energía para cargar mínimamente el celular. Asimismo, dijo que la mujer tuvo que hacer una fila de tres horas para comprar un sim card. Por el momento, Adriana y su madre Lina ya se sienten más tranquilas de saber que Lina está bien, aunque aún no saben si regresará o en qué condiciones exactamente está.Hace tres años y nueve meses, Lina Albany Calle Palacio una joven pereirana de 31 años viajó a Filipinas tras el amor de su vida, Rommel Garing, un joven filipino que trabaja en un barco de carga y a quien conoció en Pereira por un amigo en común. El pasado 7 de noviembre, un día antes de que el tifón tocara tierra en Leyte, habló con su prima Adriana Duque “Nos dijo que tenía mucho susto, que el tifón estaba llegando a la isla, que se escuchaban vientos muy fuertes y que tenía muchísimo miedo”, relata Adriana, mientras mira el computador en el que ha pasado horas enteras en busca de alguna pista que le indique cómo y dónde está su pariente.Lina se enamoró de Rommel casi que de inmediato; los presentaron, hablaron y quedaron flechados. Cuando Rommel regresó a su país natal, siguieron el romance por internet y luego llegó la propuesta de viajar.Ella, una joven alegre y amante de la lectura, no dudó en dejarlo todo en Colombia para viajar al otro lado del mundo en busca del amor. Aquí había estudiado cuatro semestres de Tecnología Química en la Universidad Tecnológica de Pereira, UTP, estaba en un receso de sus estudios y por ello no tuvo problema en partir. A los cinco meses de haber llegado se casó. Ambos de blanco y acompañados de la numerosa familia de Rommel dieron el sí ante un juez local.Desde entonces se ha dedicado a las tareas del hogar acompañada de su perro ‘Choco’ , pues dice Adriana, que allí no hay mas colombianos ni latinos, que la comunicación es complicada por el idioma, pese a que ella sabe inglés y allí lo perfeccionó, pero aún así los dialectos propios de la provincia le dificultan conversar con otras personas.Entre tanto, su esposo Rommel, a quien su familia política acá lo califica como un hombre humilde y buena persona, trabaja por largos periodos de tiempo en el barco con miras a comprar una casa propia para Lina y crecer la familia, pues precisamente, dice la prima, se encontraban en un tratamiento para tener hijos, dado que por cuestiones médicas no habían podido pese a sus deseos inmensos de convertirse en padres.Ahora estos proyectos parecen detenerse en el tiempo, pues Adriana dice que tampoco han podido comunicarse con Rommel quien se encontraba en altamar el día del desastre, y por eso las llamadas por skype y celular han cambiado por las noticias que cada minuto llegan desde Filipinas, “lo último que dicen es que en pocos días llegará otro huracán, pero menos grave”, dice desde otra habitación Myriam Calle, la tía de Lina.Lina ya había soportado el terremoto del pasado El 15 de octubre y pese a esto y a la soledad en que vivía no había pensado en regresar. De hecho, su prima dice que su proyecto era quedarse allá, comprar su casa y formar su hogar con Rommel. En estos tres años ella no había venido, ni su familia había ido a visitarla.Los familiares residentes en Pereira pidieron ayuda de la Cancillería Colombiana, porque Lina Albany se encontraba sola en Filipinas; su esposo es pescador y se encuentra en altamar, de él no tienen noticias.Trabajan a contrarrelojLos equipos de emergencia y rescate filipinos trabajan contrarreloj para ayudar a las víctimas afectadas por el paso del tifón Haiyan en las regiones centrales de Filipinas y se afanan en las tareas de búsqueda de posibles supervivientes cuando se cumple hoy el cuarto días de la catástrofe.Naciones Unidas afirmó "que espera lo peor" y estimó el número de víctimas mortales en "más de 10.000 personas"."A medida que tenemos más acceso (a otras zonas) encontramos más y más gente muerte por el tifón", declaró John Ging, miembro del departamento humanitario de Naciones Unidas, en la sede del organismo.Además de Taclobán, la capital de la isla de Leyte, donde se estiman que solo en la ciudad hay unos 10.000 muertos, por la región hay infinidad de poblados pequeños totalmente incomunicados a los que la ayuda humanitaria aún no hay llegado.Los equipos de limpieza se afanan por retirar los amasijos de cables, árboles caídos y toneladas de escombros de las carreteras para que lleguen los camiones que distribuyen comida, agua potable y tiendas de campaña como refugio provisional.Precisamente, la escasez de bienes de necesidad primaria ha creado un clima de histeria entre los supervivientes que hambrientos y sin nada que beber deambulan por las carreteras de la región."Nosotros trabajamos todo lo que haga falta, pero si nos quedamos sin agua poco podemos hacer", exclama a Efe Ferdinand Briones, ingeniero jefe del departamento de Infraestructuras, cuyo equipo trabaja 22 horas para llevar, dentro de los límites, la normalidad a la zona.El portavoz de Defensa Civil, Reynaldo Balido, declaró que el restablecimiento del orden en Tacloban y otras áreas es una de las "principales prioridades" , mientras la Policía Nacional y el Ejército ha enviado a la zona efectivos de refuerzo para asegurar la paz y el orden en la región.Mientras las cifras extraoficiales y los reportes de campo hablan de decenas de miles de víctimas mortales en la isla de Leyte, donde se haya Tacloban, el Consejo para la Gestión y Reducción de Desastres prosigue con el lento recuento oficial de fallecidos.Haiyan se encuentra hoy debilitado como tormenta tropical en las provincias del sur de China.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad