Colombia, muy lejos de la órbita espacial

Colombia, muy lejos de la órbita espacial

Diciembre 09, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Johan Giraldo | Reportero de El País
Colombia, muy lejos de la órbita espacial

Una misión como New Horizons, que arribó a Plutón, tiene un costo total de alrededor US$650 millones..

Los esfuerzos por desarrollar programas espaciales en el país parecen un lejano sueño.

Al menos cuatro países en Sudamérica cuentan con programas espaciales activos. Argentina, Bolivia, Brasil y Ecuador han entrado a la conquista del espacio con el objetivo de desarrollar programas que permitan el crecimiento de las telecomunicaciones, la agricultura y la ciencia. Lea también: Latinoamérica contará con 26 nuevos satélites hasta 2017

Esta batalla por entrar a las grandes ligas del espacio genera una inversión multimillonaria, que en teoría solo las potencias pueden permitirse. Por ejemplo, Estados Unidos es el país que más dinero aporta a su programa espacial estrella. La Nasa, tiene un presupuesto alrededor de los US$ 19.000 millones, la Agencia Espacial Europea emplea una suma de US$ 5000 millones y Japón, destina US$ 2460 millones.

Mientras tanto, Colombia sigue rezagado en temas de investigación e industria aeroespacial. ¿Por qué? Diferentes expertos en áreas de la ciencia coinciden en que la razón de este problema radica en las políticas del Estado. “La miopía de sus dirigentes políticos es una de las razones, ellos solamente ven como mecanismos de desarrollo la inversión en infraestructura, explotación de recursos primarios, pero no ven en la exploración espacial una oportunidad de desarrollo”, explicó Jorge Zuluaga, coordinador del programa de Astronomía de la Universidad de Antioquia.

Colombia no cuenta con un programa espacial como tal, pero existe la Comisión Colombiana del Espacio. Según esta entidad adscrita a la Vicepresidencia, se creó bajo el decreto 2442 de 2006, con el objetivo de  ejecutar  la política nacional para el desarrollo y aplicación de las tecnologías espaciales, y coordina la elaboración de planes, programas y proyectos en este campo.

Sin embargo, este proyecto es un castillo de naipes.  “No se ha tenido la suficiente fuerza política para desarrollar un programa espacial. La comisión ha tratado de estructurar un programa, pero sin apoyo es imposible. La Comisión no es una entidad del Estado, no hay un presupuesto, ni hay personal, entonces es complejo materializar un programa”, expresó el teniente-coronel Giovanny Corredor, jefe del Departamento de Asuntos Espaciales.

Pese a las vastas posibilidades de hacerse con sistemas satelitales para el desarrollo en diferentes áreas, Colombia no ha dado el paso para entrar a la órbita, y mucho menos, formar científicos.

“Colombia compra imágenes satelitales a Airbus Space and Defence, mientras otros países se hacen con satelites y programas con el fin de capacitar a personas que puedan trabajar sus proyectos. Estamos desperdiciando la posibilidad de avanzar tecnológicamente y de paso, dejamos escapar el talento”, señaló Juan Diego Soler, astrofísico.  

Sin apoyo, algunas instituciones en el país se han convertido en generadoras de progreso en este rubro, pues han desarrollado programas y mecanismos para conocer más de cerca aspectos tecnológicos utilizados en la agricultura, las telecomunicaciones, el tiempo y la ciencia. Todo esto con recursos propios y privados. 

La Universidad Nacional, por ejemplo, ha venido trabajando en un programa espacial que busca con la predicción de sismos en Colombia y el mejoramiento de la aeronavegación, aportar a resolver  necesidades de los colombianos. 

De igual manera, la Universidad de Antioquia, abrió el programa de ingeniería aeroespacial y está apostando a formar astrónomos desde la educación de los jóvenes. “Buscamos proyectar a estudiantes con una apuesta en un futuro cercano, debemos reconocer que estas áreas tienen mucho por dar y así evitamos que nuestros estudiantes vayan a otros países a buscar algo que en Colombia se ofrece poco”, cerró Zuluaga.

El primer satélite en órbita La Universidad Sergio Arboleda y la Escuela de Ciencias Exactas e Ingeniería lanzaron en 2007 el satélite miniatura ‘Libertad 1’, siendo el primero hecho en Colombia. Su inversión fue de $800 millones. Actualmente, la misma universidad desarrolla el proyecto Libertad 2 que busca tomar fotografías  de la tierra para ayudar a la solución de problemas 
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad