Minería ilegal: ¿qué impide ponerle freno?

Mayo 04, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Minería ilegal: ¿qué impide ponerle freno?

Se calcula que el Valle, por concepto de regalías, pierde en promedio $5 mil millones al año debido a la minería ilegal.

El negocio es financiado por grupos armados ilegales. Se solicita la conformación de un escuadrón élite. En diez años han muerto 819 mineros.

Es la misma historia. Todo inicia con una tragedia. Esta vez ocurrió el miércoles 30 de abril en Santander de Quilichao, Cauca. Tres personas murieron aplastadas por un alud de tierra en una mina ilegal de oro. Otras siguen desaparecidas. Es la misma historia repetida decenas, cientos de veces. Según las estadísticas de la Agencia Nacional Minera, entre 2004 y 2013 murieron 819 colombianos en 662 accidentes mineros. Los muertos son el doble de los heridos: 444, aunque las cifras deben ser mucho mayores. Hay un subregistro. La mayoría de las tragedias ha sucedido en minas ilegales. El 50% de las 25 emergencias ocurridas en lo que va del año aconteció en sitios donde se extrae oro de manera ilícita y sin embargo, a esta hora, alguien, seguro, está metido en un socavón sostenido con un par de troncos de madera. Carlos Augusto Duque es director de Gestión Ambiental de la CVC. “No podemos enfrentar a grupos armados ilegales con un carné”, dice. Esa es parte de la respuesta al por qué, a pesar de las tragedias repetidas, la minería ilegal se sigue practicando en el 70% de Colombia, a veces a cielo abierto, frente a los ojos de todo el mundo. La minería ilegal es financiada por grupos armados de gran poder económico. Solo eso explica por qué en una zona como Zaragoza, a menos de una hora de Buenaventura, llegaron a contarse 200 retroexcavadoras en busca de oro. Una sola cuesta de $300 millones a $400 millones. En una ocasión, recuerda Duque, le advirtieron que si destruía uno de esos aparatos, el dueño del negocio podría meter diez más. En lo que va del año la CVC, en conjunto con la Policía, ha destruido 12 retroexcavadoras que extraían oro en zonas de reserva. Lo permite, bajo ciertas condiciones, el decreto minero 2235.“En Zaragoza y Bendiciones hemos logrado minimizar la minería ilegal. Sin embargo hemos detectado que los mineros cada vez están más al interior del Pacífico, en plena selva, sobre los ríos Anchicayá y Calima. No se detectan a simple vista. Hay que hacer sobrevuelos”, agrega Duque. La minería ilegal de oro se da, sobre todo, en el Pacífico colombiano, en especial la cuenca del río Dagua. También se han detectado minas ilegales en Los Farallones de Cali, alrededor de la quebrada Chontaduro de Jamundí y en Ginebra, sobre la reserva forestal Sonso- Guabas. Según un estudio de la CVC, en el Valle existen unas 510.000 hectáreas de tierras dedicadas a la minería y en 400.000 de ellas se practica la minería ilegal. El Gremio de Mineros del Valle, Gremivalle, asegura que más del 60% de la minería en el departamento es ilegal. En el Cauca, además de Santander de Quilichao, se han detectado minas ilegales en Buenos Aires, Patía, El Tambo y Suárez. La Procuraduría denunció que 150 dragas están contaminando los ríos con mercurio y sin embargo, en el país no existe una entidad encargada exclusivamente de atacar el delito. Ni siquiera la Agencia Nacional Minera lo hace. “La Agencia es la autoridad encargada del estudio de los títulos mineros. Hacemos los estudios, entregamos títulos y les hacemos seguimiento, pero no tenemos competencia para perseguir la minería ilegal. Si nos enteramos de ese tipo de actividad, lo denunciamos ante los responsables de tomar medidas, que son las alcaldías de los municipios”, dice Nadia Lizeth Paya, representante de la Agencia Nacional Minera en el Valle y Cauca. Y los alcaldes, a su vez, dicen que en Colombia no existe una legislación sólida, penas considerables, que permitan enfrentar el problema. Mientras hay gente que muere, las instituciones se lanzan la responsabilidad entre sí. “La acción de la autoridad ambiental es ésta: si llego a un sitio y alguien está explotando algún recurso, le exijo la licencia ambiental. Si no la tiene, hago un cierre preventivo. Sin embargo, eso le vale huevo y medio a la gente, sobre todo en zonas donde la presencia del Estado no es permanente como algunos corredores en el Pacífico. Entonces la minería sigue. Y enfrentamos otro problema: cuando hacemos operativos de control, nunca está en el sitio quien financia la mina y no se da información, luego no se puede determinar quién está detrás de eso. Le hemos solicitado al Gobierno la conformación de un grupo élite que se dedique, exclusivamente, a desarticular a los financiadores de la minería ilegal”, dice Carlos Arturo Duque, de la CVC. Según la Fiscalía, en 2013 se registraron 600 capturas por delitos contra el medio ambiente. Sin embargo, la minería ilegal se sigue practicando a la vista de todos en 22 de los 32 departamentos del país.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad