"Me arrepiento de haber cambiado la Constitución para Uribe": Yidis Medina

Agosto 20, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Fenner Ortiz R. | Reportero de El País

"Nadie puede ser borrego de Álvaro Uribe, pienso que todo el mundo tiene derecho a pensar y opinar y creo que él pensó que Santos tenía que ser su borrego y a mí eso me parece tenaz", dice Yidis Medina.

La excongresista Yidis Medina dice que es cierto lo que se dice de la ‘yidispolítica’ y que demandará al Estado.

Yidis Medina no puede ocultar el rencor que le tiene a Álvaro Uribe, pero le envía bendiciones. Dice que todo lo que se ha dicho de la ‘yidispolítica’ es cierto y denuncia que hay una campaña de persecución política en su contra.En diálogo con El País, la excongresista reconoce que tiene miedo y teme por su vida, pero en su boca siempre está la denuncia, esa que utilizará para demandar al Estado por todos los daños que —según ella— le han causado con todos los montajes y que la tuvieron tras las rejas con la amenaza de no dejarla salir de su detención sino hasta dentro de 32 años.¿En qué quedó su situación jurídica, ya le fue archivado el proceso y la condena por el delito de secuestro?Sí, yo quedé exenta de todo, de este proceso y de otros que también se hicieron con montajes. Por eso les doy gracias a Dios, a Sigifredo López y a Élmer Montaña, al abogado de la fundación, que fueron las personas que en su momento creyeron en mí y me brindaron la oportunidad de hacer esa apelación ante el Tribunal de Bucaramanga y, pues resuelta mi situación jurídica, quedé en libertad porque se demostró mi inocencia.Usted ha argumentado que este caso fue una persecución política y acusó a dirigentes de Santander. ¿Eso fue así?Dentro del proceso encontramos una serie de cosas que llevaba la Fiscalía Segunda Delegada ante la Corte Suprema de Justicia, en donde yo fui reconocida víctima por los montajes y ‘chuzadas’ del DAS. Encontramos una serie de cosas que conllevaban a que fuera un montaje político con el entonces gobierno del presidente Álvaro Uribe en cabeza de la doctora María del Pilar Hurtado y el mismo Uribe y, realmente, está demostrado en la Fiscalía Segunda, en donde fui reconocida víctima y que hubo políticos de Santander como Alberto Gil y Hugo Heliodoro Aguilar, vinculados en este tema.¿O sea que lo que usted dice es que el mismo Uribe comenzó una campaña de persecución en su contra?Pues yo creo que eso fue más una venganza por haberle contado la verdad al país, cosa de la que no me arrepiento y me mantengo; además, el jefe inmediato del DAS, del organismo que hizo todos los montajes, tanto a la Corte Suprema como a mí y a otros políticos de Colombia, era el mismo presidente Álvaro Uribe. Los informes de inteligencia que iban al DAS llevan nombre de funcionarios del gobierno de Uribe.¿Por qué le harían montajes?Fueron siete montajes de los cuales fui víctima y por eso me reconoció la Corte como víctima y la Fiscalía Segunda, eso nos permite descubrir que lo de Bucaramanga también fue un montaje, porque era imposible que una persona se acordara ocho años después que yo era la que lo había mandado secuestrar, con una serie de inconsistencias tan increíbles que solo un niño de primaria podría haber dado un fallo de 32 años de prisión como lo hizo el juez Jairo Serrano de Bucaramanga. ¿Usted ya prepara una demanda en contra del Estado por este caso?Claro. En este momento, ellos como Fundación Defensa de Inocentes, Élmer Montaña y Sigifredo López, son los encargados de eso, no solamente es esa demanda contra el Estado, también por haber estado en chuzadas y montajes del DAS y por haberme hecho una huella en otro proceso, o sea son muchos los casos armados en mi contra.Usted y Teodolindo Avendaño fueron condenados por cohecho, pero ¿cómo ve que quienes supuestamente a nombre del Gobierno hicieron los ofrecimientos no han recibido castigo?Sobre este tema hay que decir que un cohecho no se hace solamente Yidis Medina con Yidis Medina, pero no puedo ahondar sobre este hecho, porque la Corte Suprema de Justicia me cohibió hablar sobre este caso en particular en los medios de comunicación porque en este momento se adelanta el juicio de Sabas Pretelt y de Diego Palacios.Pero hay cosas que no son secreto sumarial, porque hasta en libros se dice que usted obtuvo beneficios para que cambiara su voto a favor de la reelección presidencial...Sí, lo que ya se ha contado a nivel nacional que todos saben, que ya pagué un cohecho, que fue por cambiar la iniciativa del voto de la reelección, todo el mundo ya conoce el tema.Sin embargo, hay quienes dicen que usted había anunciado su voto y luego cambió de parecer...Yo primero dije que no y luego que sí. Ahí fue donde se constató que hubo un cohecho y que ellos ofrecieron. Eso es lo que tengo que decir de manera general.De la ‘yidispolítica’ se ha hablado mucho; que Uribe se le arrodilló en un baño, que usted hizo una necesidad en una matera, los ofrecimientos de los ministros... de todo eso ¿qué porcentaje es cierto y qué es ficción?Todo es verdad, creo que las mujeres santandereanas y las personas de nuestro departamento nos catalogamos por ser francas y sinceras. Todo es verdad y el tiempo me dará la razón. Pero no puedo ahondar porque la Corte está en este momento adelantando un juicio, pero todo lo que se ha dicho y lo que se ha publicado es cierto.¿Se arrepiente de haber llegado a suplir la curul de Iván Díaz Mateus y haber terminado condenada por hacer este tipo de acuerdos ilegales?El objetivo mío de haber reemplazado a Iván Díaz Mateus era trabajar por la región del Magdalena Medio, pero lo que nunca entendí es cómo me vi envuelta en caso tan increíble de corrupción. La verdad, me arrepiento de haber cambiado la Constitución para Uribe, no como Constitución porque Colombia debe estar a la altura de los países del mundo, o sea deben haber reelecciones, creo en eso, pero en lo que yo me equivoqué fue en habérsela dado a esta persona de Álvaro Uribe porque se desbordó de poder, es un hombre que no respeta a los demás, a los que piensan diferente a él. Entonces, al desbordarse de poder comenzaron todos los problemas en el país, no solo casos como la ‘yidispolítica’, sino otros como el de falsos positivos. ¿Cuándo se había visto que ‘chuzaran’ a la Corte Suprema, el máximo organismo judicial del país?En su tono se observa que guarda rencor contra de Uribe. ¿En qué momento cambia usted de ser una aliada a una persona con tantos sentimientos en contra?No, la verdad no tengo ningún odio o rencor contra él. Yo antes lo bendigo, le digo a Dios que le toque ese corazón, que lo haga reaccionar, que el primer Álvaro Uribe que se conoció en el país era totalmente diferente, tal vez creí en ese primer Uribe, nunca pensé que un Presidente me llegara a hacer tantos montajes para desprestigiar un testimonio. Nunca pensé eso. ¿Y su uribismo dónde quedó?Si hay alguien que fue uribista fui yo, porque yo trabajé el Magdalena Medio para él y después cambié la Constitución para él, pero no tengo rencor hacia él o su familia. Solo le hago la pregunta de cómo pudo haberse desbordado tanto de poder al llegar al punto de intentar tenerme presa 32 años; haciéndome ver como una vil delincuente, me trataron como guerrillera, paramilitar, secuestradora, sicópata, loca, criminal, ladrona, me pusieron todos los calificativos y me abrieron siete procesos. Es ahí donde más que resentimiento, hay tristeza.¿No será que usted se puso a jugar con fuego sin medir consecuencias?No, acuérdese que esto nace de un enfrentamiento de Álvaro Uribe con la Corte Suprema. Él ha venido irrespetando a la justicia de Colombia, a la Corte Suprema los trató de narcotraficantes, de amigos de Giorgio Sale, de Inocencio Reyes; en algún momento dijo que la Corte era ideóloga de las Farc, pero lo que tenía en sus manos era la justicia de la Fiscalía y la utilizó para hacernos daño a quienes pensábamos diferente o que nos arrepentimos de haber cometido algún error en el país.Recientemente usted le pidió seguridad al Estado. ¿Ha sido amenazada o teme por su vida?Claro, hablé en la oficina del doctor Andrés Villamizar para lo de mi seguridad porque temo por mi vida. Si fueron capaces de montarme siete procesos, comprar testigos falsos y fuentes humanas a través del DAS, pues son capaces de cualquier otra cosa. Mucha gente no cree en usted, debido a que se han hecho versiones casi novelescas de la ‘yidispolítica’, luego usted sale en la revista Soho y todo parece un espectáculo. ¿Cómo cambiar esa imagen que tiene el colectivo frente a usted?Pues yo siempre he hablado con la verdad. Creo que el tiempo y la gente me darán la razón. Seguramente hay gente que no me cree, pero también hay mucha otra que sí cree.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad