“Maza puso el DAS al servicio del Cartel de Cali”: Juan Manuel Galán

“Maza puso el DAS al servicio del Cartel de Cali”: Juan Manuel Galán

Junio 30, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Margarita Vidal Garcés | El País
“Maza puso el DAS al  servicio  del Cartel de Cali”: Juan Manuel Galán

Senador Juan Manuel Galán.

El senador Juan Manuel Galán revela detalles sobre la investigación del asesinato de su padre Luis Carlos Galán; habla del fuero militar, la reforma a la salud y el proceso de paz en La Habana, Cuba.

Tras el asesinato en Soacha de Luis Carlos Galán, hecho que cumplirá 24 años el próximo 18 de agosto, mucho se ha especulado sobre una herencia política que se desdibujó entonces en rivalidades diversas. También ha pasado mucha agua bajo los puentes políticos de Colombia: en primer término, la presidencia de César Gaviria, ungido por Juan Manuel, el hijo mayor del mártir liberal, delante del féretro de su padre en el Cementerio Central de Bogotá, y frente a una Colombia estremecida, inconsolable, e incrédula. Después, cuatro administraciones con sus luces y sombras. Ese niño de 17 años cumplirá 41 años el próximo 29 de julio y es senador de la República por el Partido Liberal - colectividad a la que su padre regresaba después de haber fundado en disidencia el Nuevo Liberalismo. Juan Manuel Galán ha demostrado no solo ser disciplinado y estudioso como su padre, sino que es dueño de la misma, férrea, vocación de servicio al país. En 2006 llegó por primera vez al Congreso y en 2010 sacó la segunda votación más alta de su partido. Allí ha realizado una copiosa y brillante labor legislativa y de control político. Y es, hoy por hoy, quien con mejores títulos puede enarbolar los ideales de su padre, un hombre grande que murió porque no quiso arriar sus banderas ante el poder del narcotráfico, la tenebrosa organización criminal que corrompió y devastó inmensos sectores de Colombia.Sigue la inconformidad con aspectos del Fuero Militar, ley de la que usted fue ponente. El proyecto mejoró muchísimo con los ajustes que hicimos porque no solo se estableció una lista taxativa de conductas que jamás puede conocer la Justicia Penal Militar: genocidio, desplazamiento forzado, tortura, delito de lesa humanidad, violencia sexual y ejecución extrajudicial, sino que un parágrafo dice que los procesos que hoy están siendo conocidos por la Justicia ordinaria, permanecerán en ella.Muchos colombianos creen que la Justicia Penal Militar es sesgada... Esa suspicacia es real porque los funcionarios de la Justicia Penal Militar dependen jerárquicamente del mando institucional. Que en un proceso, un general o un coronel puedan llamar a su inferior jerárquico para darle orden de fallar, en uno u otro sentido, sin que él pueda negarse, es un absurdo. La reforma dota a la JPM de un régimen independiente del mando institucional, del cual ya no dependerán los ascensos en la jerarquía castrense, le da un régimen disciplinario autónomo y propio, en el cual quien disciplina a los miembros de la JPM será el Consejo Superior de la Judicatura y no el Procurador General, y crea una Unidad Administrativa Especial como gerente de la JPM, con independencia y autonomía presupuestal. ¿Qué viene ahora?La ley reglamentaria, que es la llamada SPOA -Sistema Penal Oral Acusatorio-. Allí me voy a concentrar en la Policía Judicial, que para mí es lo más importante para determinar que haya justicia o haya impunidad.¿En cuanto a qué?A que esta policía es la primera que llega a la escena del crimen, hace el levantamiento de cadáveres, establece la cadena de custodia y produce los informes que luego los fiscales tienen en cuenta para actuar.Precisamente, lo que no se cumplió cuando asesinaron a su padre, Luis Carlos Galán. Si, nosotros vivimos personalmente el tema de la Policía Judicial porque el señor Miguel Maza Márquez, director del DAS con funciones de Policía Judicial y el señor Oscar Peláez, director de la Dijin en esa época, desviaron la investigación y metieron a la cárcel al pobre señor Jubiz Hazbún, mientras acababan con las pruebas y los autores materiales y los testigos desaparecían. Es absolutamente vital que en el caso de la JPM la Policía Judicial sea autónoma y tenga todas las garantías.Pues no veo qué garantías pueda dar un organismo tan cuestionado como el Consejo Superior de la Judicatura. Toda la JPM va a tener un sistema disciplinario propio porque no queríamos que en un momento dado aumentara tanto el poder del Procurador, porque ya tiene suficiente. Encontramos una salida, que no es el ideal pero que le da un poco de equilibrio, en el Consejo Superior de la Judicatura, de acuerdo a lo que la Ley nos permite. Lo importante es que el sistema disciplinario sea totalmente independiente de los militares.La investigación sobre el crimen de su padre continúa después de 24 años. Menciona a Miguel Maza Márquez quien lo demandó por injuria y calumnia porque usted sostiene que él era miembro del Cartel de Cali. ¿Hay evidencias?Varias. Una, la guerra a muerte que tenía Pablo Escobar contra el DAS, que no se debía solo a que era una institución del estado que combatía el narcotráfico, sino a que el DAS estaba al servicio del paramilitarismo y del Cartel de Cali. Por otro lado, el lugar donde adhirió Maza Márquez a la Campaña Samper Presidente, fue en el apartamento del periodista Alberto Giraldo, relacionista del Cartel. Hay documentación al respecto. Nosotros hemos establecido que los que más ganaban con la muerte de mi papá eran los Rodríguez Orejuela, que sabían que Luis Carlos Galán tenía muchas probabilidades de llegar a la presidencia, que los iba a perseguir y a extraditar, y que si ellos facilitaban su muerte, toda la culpa se la echarían a Escobar.Estos carteles libraron una guerra muy costosa y empezaron a movilizar a sus aliados, sobre todo en los organismos de seguridad del estado. La investigación pone en evidencia: que Maza Márquez desarticula la escolta de mi papá; que le niega los medios logísticos para funcionar bien; que el día del operativo en Soacha el DAS le dice que su seguridad está garantizada y que los señores que portarían pancartas en la tarima eran efectivos suyos; que la plaza estaba acordonada. Se probó que no había acordonamiento, que había licor y pólvora y que los de las pancartas fueron los que dispararon contra mi papá. La investigación devela muchas más cosas. Maza se ha descargado diciendo que eso fue responsabilidad de la Policía de Soacha, que ya está vinculada al proceso. Por su parte, el general Argemiro Serna, que comandaba la Policía de Cundinamarca, quien retiró inexplicablemente un grupo de policía antiguerrilla que estaba en Soacha los días anteriores y que supuestamente iba a prestarle seguridad a mi papá, tendrá que explicar todo a la justicia. Nadie entiende por qué llevaron a su papá gravemente herido a Bosa, donde no había recursos médicos.Porque Jacobo Alfonso Torregrosa a quien el DAS había comisionado como nuevo jefe de escoltas lo llevó, sabiendo que allí no había medios para intentar salvarle la vida, lo dejó con los escoltas y no volvió a aparecer. Mi papá estuvo desangrándose casi dos horas absolutamente vitales para haberlo podido salvar. Bajo la presión de la opinión pública, Maza y Peláez Carmona presentan a Jubiz Hazbún como el gran culpable del asesinato y se dedican, durante tres años, a desviar la investigación. Esto ya lo dijo la Fiscalía.¿Por qué fue importante el ex ministro conservador Carlos Obando Velasco en esa investigación? Porque le dedica un capítulo al asesinato de mi papá, en un libro que escribió y en el que testimonia que Jubiz Hazbun estaba con él en su oficina, el día que mataron a Luis Carlos Galán, y que por eso Maza Márquez no puede decir que es culpable. A Obando le tienden una trampa en la que le disparan. En la Clínica del Country le salvan la vida, pero pierde un ojo. Pero si usted va hoy a los archivos de esa clínica, no encuentra rastro de la entrada de Obando, porque Maza Márquez mandó borrar esos archivos. En el libro, Obando dice que fue Maza Márquez el que mandó matar a Galán. ¿Y Alberto Santofimio?Como lo dijo la Corte Suprema de Justicia, Santofimio manejaba el ala política del Cartel de Medellín. Ellos intentaron por todos los medios de trancar políticamente a mi papá que iba a ser el presidente y había que trancarlo como fuera. Si no era en Soacha hubiera sido en Barranquilla, Cúcuta o Villeta.¿Volviendo a la actualidad, por qué la reforma a la salud no enterró definitivamente a las EPS? Eso quedó cojo en la ley estatutaria, como quedó cojo el tema de medicamentos que es el principal foco de corrupción en el sistema de salud. La propuesta de Simón Gaviria de atar el precio de los medicamentos a un precio de referencia latinoamericano se desfiguró en la conciliación, sobre todo por la presión del Ministerio de Hacienda que decidió hacer más bien regulación en la distribución. Es decir, en las droguerías que ya reciben el medicamento caro y que buscan generar un margen de ganancia, cuando lo obvio es que lo que había que regular era la producción. Inexplicablemente eso se desfiguró, y a mí me gustaría que le preguntaran al Ministro de Hacienda, por qué. ¿Y quién metió mano ahí?No se sabe, pero había presiones muy fuertes, me imagino que de las empresas farmacéuticas.¿No hay nada que hacer?En la Ley Ordinaria, vamos a dar la pelea para ajustar más los medicamentos. El Ministro de Salud, en una postura liberal, estaba de acuerdo con regular los precios pero el Ministro de Hacienda estuvo en una línea completamente diferente. ¿Cuál es su opinión sobre el proceso de paz?Que por primera vez uno ve un proceso de paz con una metodología clara. El presidente sigue un libreto. Si no se sale de allí, le veo futuro al proceso. Una anécdota cuenta que como Fidel Castro era amigo de Andrés Pastrana le dio tres consejos para tener éxito en el Caguán: 1. No cese de las operaciones militares. 2. Negociar fuera de Colombia. 3. No permitir un proceso largo. Pastrana hizo todo lo contrario y en cambio parece que Santos estuviera siguiendo paso a paso las recomendaciones de Fidel.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad