"Matando indígenas no avanzaremos a una paz definitiva": Mininterior

Noviembre 10, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Lorena Beltrán y Arcadio González | Colprensa

"Yo no me hubiera puesto la pinta que usó el presidente, y creo que él tampoco, pero como ese es el protocolo de la Universidad que le dio el Doctorado y sorprendieron al Presidente en esa materia (risas)", dice Juan Fernando Cristo, ministro del Interior.

Frente a las críticas a la reforma de poderes, Juan Fernando Cristo, ministro de Interior, dice que el Gobierno está eliminando toda figura de reelección.

Con la ponderación que lo caracteriza, a pesar de ser una víctima más de la guerra fratricida que azota a Colombia desde hace cinco décadas, el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, habló en extenso con Colprensa sobre la agenda legislativa y el proceso de paz de La Habana. La Cámara aprobó la unificación de periodos de alcaldes y gobernadores con el del Presidente. ¿Es posible, como se está amenazando, que se hunda en el Senado? El Gobierno entiende que las realidades políticas regionales terminan incidiendo en la votación de los congresistas, por eso vamos a defender este proyecto en el Senado. Estamos en la tónica de aceptar y respetar cualquier decisión del Congreso. Plantear extender dos años el periodo de los mandatarios locales, ¿no es un albur? No es una extensión del periodo actual, es habilitar a los actuales alcaldes y gobernadores, por una sola vez, mediante un parágrafo transitorio de la Constitución, a que puedan aspirar a un periodo de tres años, pero no es una extensión automática de los periodos que era lo que estaban pidiendo los alcaldes y gobernadores. Pero ese artículo de la ‘reelección única y transitoria’ se contradice con la eliminación de la misma figura en la reforma al equilibrio de poderes...Ese es un argumento que han venido sosteniendo los críticos y que se cae de su peso: estamos eliminando del ordenamiento constitucional toda figura de reelección de altos funcionarios del Estado. Hoy los alcaldes y gobernadores pueden aspirar a la reelección después de un periodo, no a la reelección inmediata. Es la única reelección que queda vigente en la Constitución si se aprueba la reforma al equilibrio de poderes, entonces en 2018 tendremos algún periodo de transición para igualar cuando se elijan Presidente, alcaldes y gobernadores, pero ya no podrá haber reelección de ningún mandatario. La Corte Constitucional ha dicho que el elector vota por un candidato para determinado tiempo. ¿Aprobar este período atípico no es violatorio de la Constitución?En cumplimiento de esa jurisprudencia de la Corte Constitucional, que el Gobierno comparte y respeta, se tomó la decisión de no ampliar los periodos automáticamente, que es lo que prohibe esa jurisprudencia, pero en ningún caso prohibe la posibilidad de que los actuales alcaldes y gobernadores aspiren a la reelección si la Constitución lo permite. En equilibrio de poderes, si no cambia lo ya aprobado, ¿qué pasará con el tribunal de aforados? La decisión que tomó el Senado frente al tribunal de aforados me parece la más acertada constitucional y jurídicamente, pues permite a un tribunal nuevo, conformado por magistrados de las altas Cortes, dedicarse a la investigación de los funcionarios aforados. Ese tribunal acusa ante la Cámara y ante el Senado, pero sin afectar la independencia y autonomía de la Rama Judicial. Ese aspecto ha sido muy criticado por el Procurador, quien también se opone al ‘blindaje’ de los negociadores en Cuba con la prórroga de la Ley 418. ¿Eso es un fuerte golpe al Procurador? No mezclemos peras con manzanas (risas), nada qué ver lo uno con lo otro. El Procurador no ha criticado tan fuertemente el tribunal de aforados porque la reforma es muchísimo más que ese tema. Para el Gobierno el tribunal es un tema importante pero no sustancial. Algunos han convertido eso en una causa electoral, política y de persecución a la justicia que nos parece inconveniente. Esas son las peras, ¿y las manzanas? Sobre la prórroga de la Ley 418 me llama la atención la polvareda que ha levantado: hoy, con la ley vigente, los negociadores de paz del Gobierno están blindados de cualquier investigación de carácter penal, los que son servidores públicos como los que no. El general (Jorge Enrique) Mora, el general (Óscar) Naranjo, Humberto De la Calle no son servidores públicos, son particulares que están prestando una función pública que podría ser sujeto de investigación penal, pero están blindados por la ley para que no lo sean, hasta el 21 de diciembre. Lo que hizo el Congreso fue extender ese blindaje a las acciones disciplinarias, lo que es absolutamente lógico para el caso de los servidores públicos, para que estén en las mismas condiciones de igualdad de los negociadores que no son servidores públicos. Pero sí fue un ‘gol’ al Procurador… No hay que personalizarlo en el Procurador, es un seguro para la paz en Colombia. ¿Qué responde a las críticas de que extender esa norma por cuatro años y no por dos es un cheque en blanco para que las Farc dilaten la firma de la paz?Esas críticas me parecen divertidas. Me llama la atención porque la Ley de Orden Público lleva prorrogándose por cuatro años durante los últimos 20 años. Entonces no entiendo la razón del debate que no debería ser por cuatro sino por dos, cuando a los demás gobiernos les han dado estas facultades para avanzar en procesos de paz, se le quiere limitar la posibilidad al presidente Santos. Hablando de la paz, ¿cómo ha visto el apoyo al presidente Santos en esta gira por Europa?Sin antecedentes en la historia del país. Lo más importante de la gira no es el tema económico para el posconflicto, uno no puede avanzar en conseguir niveles importantes de cooperación hasta tanto no se haya cerrado una negociación de paz, pero se van sembrando unas semillas. O sea, esta gira no era para ‘poner la gorra’, como dice el senador Jorge Enrique Robledo… Es que al senador Robledo no le gusta nada del Gobierno. En un mundo globalizado no contar con la ayuda de la comunidad internacional para la paz, es vivir en un mundo de los años 50. Los colombianos siguen dudando de la voluntad de paz de las Farc tras el asesinato de los dos indígenas en Toribío...Eso fue una barbaridad, es un atentado criminal, es un acto inaceptable y merece el rechazo del Gobierno y del país entero. Esos actos sin duda afectan el clima del país frente a la posibilidad de paz y eso lo tienen que entender de una vez por todas las Farc: esa no es la manera como vamos a avanzar hacia una paz definitiva. ¿No le ha hecho falta al Gobierno un pronunciamiento más fuerte para exigir total respeto por el DIH? El Gobierno ha hecho todos los pronunciamientos y exige todos los días en la mesa, pero estamos en una negociación de un conflicto de 50 años, que tiene todas esas contradicciones que yo, personalmente, comprendo que son difíciles de explicar. No como Ministro sino como Juan Fernando Cristo, víctima del ELN, ¿cree en la voluntad de paz de esa guerrilla? Creo como todos los colombianos que no habrá paz completa en Colombia si firmamos un acuerdo con las Farc y dejamos activo un grupo como el ELN. Con el ELN ha sido mucho más difícil el proceso, ha habido intentos, pero a la gente hay que creerle. Hay que jugársela y apostar por la paz.Humberto De la Calle dijo que se reunirá con los partidos que quieran hablar de paz ¿Incluirán al uribismo?Sí claro, todos los que quieran hablar de paz. Hemos decidido hacer una ronda por todas las bancadas de Gobierno y de oposición para que se pueda discutir en un ambiente de tranquilidad sobre los avances y diferencias en torno al proceso, pero no en medio de la gritería donde nadie se percata de ello. ¿Cómo entiende la unión entre el senador Álvaro Uribe y el ministro de Salud en torno a la reforma a la salud? Es muy positivo y constructivo y habrá que avanzar en acuerdos en otras materias como el sector agrario, el empleo, el equilibrio de poderes donde nos dividen algunos puntos, pero el presidente Santos ha invitado a dialogar al expresidente Uribe y hay el mejor ánimo de respetar la oposición. El Gobierno anunció el plan de austeridad, eliminando algunas entidades. ¿En qué va ese proceso? El Ministerio de Hacienda está trabajando en el ajuste general de gastos de viáticos, viajes, celulares, donde se pueden ahorrar recursos mucho más grandes de lo que uno se imagina. También habrá eliminación de algunas entidades y la fusión de otras para disminuir el gasto.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad