Más de $10 billones en pérdidas estaría dejando la corrupción en Colombia

Más de $10 billones en pérdidas estaría dejando la corrupción en Colombia

Mayo 22, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País, Bogotá y Cali.

Contraloría advirtió que ‘carrusel’ de la contratación de Bogotá podría superar los $2,2 billones. Gobierno dijo que corrupción de la salud podría superar los $4,2 billones. Cifra aumentará.

Los recursos que se encuentran ‘embolatados’ por la corrupción en Colombia no se podrían cuantificar, en la medida en que muchos de los nuevos escándalos dispararon las cifras que el país pierde por este concepto.Si bien el ministro del Interior y Justicia, Germán Vargas Lleras, al hacer su defensa del proyecto de Estatuto Anticorrupción (recientemente aprobado en el Congreso), dijo que anualmente el país perdía más de $6 billones, esta cifra se quedaría corta ante la nueva realidad.Recientemente la Contraloría General advirtió que sólo el escándalo del ‘carrusel’ de la contratación de Bogotá podría ser superior a los $2,2 billones; mientras que el Gobierno, al destapar la ‘olla’ de la salud, dijo que ésta podría ser superior a los $4,2 billones, cifra que aumentará, según lo argumentó el senador del Polo, Jorge Enrique Robledo, quien aseguró que esta puede ser del orden de los $8 billones.No obstante, el vicecontralor General, Álvaro Navas dijo que “esas cifras nunca han sido concluyentes, no hay una metodología clara que permita establecer de forma precisa las cifras de la corrupción en Colombia”.Por ello aseguró que “algunas cifras son recurrentes. Antes se hablaba de $4 billones, luego que $6 billones, ahora se habla de que hay una corrupción oculta que podría llegar a más de $10 billones, pero esas cifras no son concluyentes”, debido a que no son fáciles de cuantificar.Un cúmulo de procesosPero si por el lado de los recursos las cifras son altas, en materia de investigaciones, por diversos casos de corrupción, las estadísticas no se quedan atrás.Según la Fiscalía General, en 2010 el cúmulo de posibles delitos en esta materia asciende a 38.545 causas, entre los que se destacan: 3.644 procesos por peculado, 1.224 por cohecho, 1.174 por concusión y contra agentes retenedores asciende a 6.223 procesos.Mientras tanto, la Procuraduría General advirtió que atiende 37.533 procesos disciplinarios. Se han producido 1.094 sanciones en materia disciplinaria, 452 alcaldes han sido sancionados, lo mismo que 31 gobernadores, hay 7.272 procesos contra alcaldes y 32 gobernadores investigados, 12 alcaldes suspendidos provisionalmente, así como tres gobernadores.Ante este panorama, el procurador General, Alejandro Ordóñez ha dicho que “desde luego, la corrupción ha desbordado la institucionalidad” y reveló que dentro de las 36.000 investigaciones que cursan, el 70% son por corrupción.Las contralorías del país investigan irregularidades del orden de los $4,2 billones, de los cuales únicamente los fallos de primera instancia con responsabilidad fiscal son de $290 mil millones y, hasta el momento, las decisiones en firme, de segunda instancia, ejecutoriadas, son de $35 mil millones, mientras que las prescripciones y caducidades son de $87 mil millones, lo cual, a juicio de los analistas, representan cifras muy por debajo de lo que realmente se pierde en el país.Un problema enquistadoLos nuevos descubrimientos y el destape de hechos de corrupción han dejado entrever que este problema se enquistó en el país y ya contaminó la percepción de los ciudadanos, debido a que en una reciente encuesta 63 de cada cien colombianos piensan que las cosas van muy mal por este flagelo.En los últimos estudios mundiales de Transparencia Internacional se dijo que “durante tres años consecutivos, la medición de percepción de corrupción en Colombia ha obtenido puntajes alrededor de 3,5 (siendo 0 la calificación más baja, es decir alta percepción de corrupción y 10 la más alta, baja percepción de corrupción). Con esta calificación, Colombia ocupa el puesto 78 entre 178 países evaluados”.Esta situación, para Elisabeth Ungar, directora de Transparencia por Colombia, “es como tener fiebre permanente y no hacer nada para bajarla” y sustentó lo anterior argumentando que “el panorama de corrupción en el país es crítico: La utilización indebida y desviación de subsidios destinados a sectores económicos golpeados por la revaluación del peso son apenas los más recientes síntomas de una enfermedad que no podemos dejar convertir en terminal”.Esta percepción es compartida por el auditor General de la Nación, Iván Darío Gómez, quien anotó que “los focos de corrupción están a la orden del día” y explicó que existen sectores que ya están identificados. “Primero de la contratación pública, los carteles en materia de deuda pública, el otro gran foco son las contrataciones a dedo, directas, con la deviación de causales de poder que hacen los ordenadores del gasto, la contratación con alguna asociación, o la adquisición de un inmueble se han desviado”, sustentó.El funcionario dijo que “hoy son más las contrataciones directas que las licitaciones públicas”, por lo que alertó sobre la necesidad de implementar medidas a fin de minimizar estas prácticas.Mientras tanto, el vicecontralor Navas, aseguró que “el problema de la corrupción en Colombia es la sumatoria de comportamientos corruptos y fallas. También juega un papel la precariedad de los organismos de control” y enfatizó: “Hay que recordar que el Estado ha crecido mucho, sobre todo, en el manejo de los recursos públicos en las últimas dos décadas, pero no ha habido un crecimiento proporcional en los organismos de control”.Por su parte, el zar anticorrupción, Miguel Francisco Prado, añadió que “creo que hoy como nunca el país ha conocido de muchas situaciones de corrupción, pero especialmente en esta época se ha conocido de los procesos que se están adelantando contra los corruptos y de las sanciones que se están aplicando” y añadió que no es que la corrupción haya aumentado en el país, sino que hay más acciones para atacarla.Estatuto, en la miraLa aprobación del estatuto anticorrupción en el Congreso dio pie para que el auditor, Iván Darío Gómez, indicara que éste “adopta medidas represivas, pero nada sacamos en tener las leyes si no tenemos voluntad para aplicarlas”.El zar Anticorrupción, Miguel Francisco Prado anotó que “es importante decir que con esto no se va a acabar la corrupción”.Los desvíos de AISCuatro funcionarios detenidos, 18 investigados y dos ex ministros de Agricultura -Andrés Felipe Arias y Andrés Fernández-, con pliego de cargos en la Procuraduría son los presuntos protagonistas de la entrega irregular de subsidios del programa Agro Ingreso Seguro (AIS) que otorgó recursos a hacendados, familias adineradas y posibles narcos por $4.532 millones. Este escándalo se destapó en 2009 y en la actualidad la Fiscalía está citando a los ‘beneficiarios’ del programa.Regalías esfumadasNo menos de $600 mil millones en materia de regalías petroleras y mineras se encuentran ‘embolatados’, según advirtió un reciente informe de la Contraloría General. De acuerdo con los cálculos de los organismos de control el 25% de los $2,5 billones de las regalías que se deben entregar para las regiones beneficiadas se desvían, sin que haya dolientes por estos casos. El Gobierno confía en que la reforma que estudia el Congreso sirva para evitar estos casos de corrupción.La salud, en comaSeis detenidos, 25 investigados, 34 gerentes de hospitales en la mira, 15 EPS en evaluación y no menos de $4,5 billones en riesgo, es la radiografía de la situación de la salud, luego que el presidente Juan Manuel Santos denunciara el escándalo de corrupción. Hasta el momento, SaludCoop es la única EPS intervenida, pero la Superintendencia de Salud ya anunció más medidas. El senador del Polo, Jorge Enrique Robledo dice que el desfalco puede ser superior a los $8 billones.‘Carrusel’ bogotanoEl defalco de más de $2,2 billones es el mayor escándalo de Bogotá. Este caso, protagonizado por los primos Miguel, Manuel y Guido Nule (detenidos), afectaron al alcalde, Samuel Moreno (suspendido) y a su hermano senador Iván (detenido). También están presos el excontralor, Miguel Moralesrussi y el exrepresentante Germán Olano.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad