Marta Lucía Ramírez y el reto de 'alinear' la bancada conservadora

Enero 30, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Bogotá

La candidata deberá dialogar con los congresistas o que se apliquen los estatutos.

Uno de los principales retos que tendrá la candidata del Partido Conservador, Marta Lucía Ramírez, será ‘alinear’ a los congresistas que ya se declararon en rebeldía y, hasta el momento, no están dispuestos a acompañar su aspiración a la Presidencia de la República.Pese a que las bases del partido la aclamaron en la Convención del domingo anterior, un nutrido grupo de congresistas prefirió marginarse del proceso y, de hecho, ya demandaron ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) la decisión adoptada por considerar que fue ilegal.Los temores toman más fuerza por los antecedentes que se han registrado en la colectividad. En 2002, el entonces candidato Juan Camilo Restrepo tuvo que declinar su aspiración porque la bancada congresional comenzó a deslizarse, de la mano de la senadora Isabel Celis (QEPD), hacia la campaña del entonces aspirante Álvaro Uribe Vélez.La historia se repitió en el 2010, cuando los parlamentarios prefirieron no apoyar la candidatura de Noemí Sanín, quien se hizo contar en las urnas y solo obtuvo un poco más de 600.000 votos. La mayoría de los congresistas terminaron en la campaña del hoy presidente Juan Manuel Santos.Sobre esta situación, Ramírez, en reciente entrevista, dijo que “eso lo hicieron en el pasado, curiosamente los mismos líderes de la reelección del presidente Juan Manuel Santos, que estaban entregando ahora el partido, ya lo hicieron con Noemí Sanín hace cuatro años”.Sobre este tema, la excandidata Noemí Sanín dijo a El País que “algunos personajes del Partido Conservador les gusta más la mermelada que el trabajo con esfuerzo para conseguir el respeto de la base”.Enfatizó que “Marta Lucía Ramírez ganó en franca lid y, desde mi retiro de la participación en la política electoral, lo que puedo decirle es que le deseo la mejor de las suertes”.Al referirse a los ya acostumbrados deslizamientos de los congresistas de las campañas del conservatismo, Sanín dejó claro que “en Colombia no hay partidos” y anotó que “mientras no haya partidos y gobierno que le apunten a las buenas prácticas esto va a seguir sucediendo”.Para el analista de la Universidad del Rosario, Mauricio Jaramillo, es claro que “la última vez que el partido hizo campaña con alguien de su entraña fue con Andrés Pastrana y a pesar de que es el único recuerdo que tiene la opinión, los resultados fueron negativos”.Esta situación, según Jaramillo, determinó que en los últimos años le hayan hecho campaña a otros candidatos como Uribe y Santos, razón por la cual Ramírez “tiene una labor difícil porque tiene que mostrar un partido viable”.Añadió que todas estas situaciones han determinado que hoy el conservatismo no “tenga líderes con carisma” a lo que se suma que “existe poca identidad de partidos y en la crisis del bipartidismo, los liberales han surgido algo por Santos, pero el mayor damnificado es el conservatismo”.Con este panorama, la candidata Ramírez tiene dos caminos para escoger: El primero, buscar un acercamiento con los congresistas para trabajar juntos, como ella misma lo ha dicho; y la segunda, que se cumplan con los estatutos y se apliquen sanciones.Sobre este aspecto, el senador César Tulio Delgado, quien apoyó a Ramírez en la convención, aseguró que los congresistas tienen que cumplir el mandato de la Convención y recordó que a diferencia de lo ocurrido en el 2002 y el 2010, las nuevas reglas de juego de la colectividad se tienen que cumplir o incurrirían en doble militancia.“Los congresistas, la Dirección y las bases aprobamos los nuevos estatutos y tienen que ser acatados. Esto no sucedía antes”, explicó Delgado.No obstante, algunos analistas coinciden en que si se busca aplicar los estatutos y el Código de Ética, la única conclusión posible en el conservatismo es que se agudice la división.Candidata ya fue avaladaPese a la disputa legal que hace tránsito en el Consejo Nacional Electoral, ayer el Directorio Nacional Conservador (DNC) le entregó el aval a Marta Lucía Ramírez como su candidata única para la Presidencia.Con la entrega del aval en cumplimiento del mandato de la convención, Ramírez tiene vía libre para inscribir su aspiración ante la Registraduría Nacional.En su cuenta de Facebook la candidata Ramírez dio a conocer que durante la tarde del miércoles se reunió con un grupo de abogados, con quienes emprendió la labor de defensa que van a hacer ante el Consejo Electoral, a fin de evitar que la decisión de la Convención sea anulada.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad