Los temas espinosos que Santos no tocó en su discurso

Agosto 09, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País - Jessica Villamil
Los temas espinosos que Santos no tocó en su discurso

Análisis. Los 45 minutos de discurso de posesión del presidente Juan Manuel Santos estuvieron enmarcados en la paz, pero tocó temas como la educación, la vivienda, el empleo, la unidad nacional y la equidad social.

Analistas dicen que el Presidente se inclinó por una intervención de frases cortas para crear impacto. No habló de salud ni seguridad ciudadana.

“Seguiremos avanzando en la búsqueda de una mejor salud para los colombianos, como ya lo hicimos con la unificación y ampliación de los planes de beneficios y el control de precios a los medicamentos. Me comprometo a garantizar un mejor servicio de salud para todos los colombianos y a mejorar la infraestructura y la atención de los hospitales públicos”.“Ya comenzamos a adjudicar las grandes concesiones de vías de cuarta generación, unas autopistas modernas con las mejores características, que en pocos años cambiarán la faz del país. Colombia será otra –y no exagero– cuando se construyan estas vías y cuando terminemos la recuperación del río Magdalena que está próxima a adjudicarse”. “Los colombianos necesitamos sentirnos tranquilos y más protegidos, no solo de las bandas criminales o los grupos armados ilegales, sino también de los delincuentes callejeros que afectan nuestra vida diaria. Por eso la seguridad ciudadana continuará siendo prioridad en nuestro gobierno. Y por eso seguiremos fortaleciendo y modernizando a nuestra fuerza pública”. 3181 palabras pronunciadas en 45 minutos. En el discurso de posesión para su segundo mandato el presidente Juan Manuel Santos repitió 21 veces la palabra paz. Durante esos 45 minutos mencionó dos veces la palabra salud; una vez infraestructura; una vez seguridad ciudadana. En ninguna de sus frases pronunció Derechos Humanos. Tampoco tocó la corrupción.El analista y exministro Camilo González Posso asegura que el del jueves fue un discurso lleno de generalidades, donde el presidente Santos lanzó frases más pensando en ayudarle a titular a la prensa, que en trazar metas de estadista para los próximos cuatro años de gobierno.Agregó que fue un discurso muy concentrado en la prospección a diez años sobre tres ejes (paz, educación, igualdad), pero dejó por fuera no solo el tema de la salud y la seguridad ciudadana. “Aunque todo el tiempo pronunció las palabras paz y equidad no dijo cómo va a reducir la pobreza, cómo se le va a responder a las víctimas, cómo va a sortear las dificultades del proceso de paz en temas de justicia”.La oposición, encarnada en el Centro Democrático, cuestionó que muchos temas que fueron usados como bandera durante la campaña reeleccionista, el Mandatario los haya dejado por fuera.La senadora Paloma Valencia, del Centro Democrático, dice que no se habló sobre la corrupción en el país, fenómeno que, según ella, ha sido fomentado y no combatido con la famosa ‘mermelada’.“Habla de temas de reforma a la justicia y seguridad, de medio ambiente y sequía, a los que les redujeron el presupuesto (durante su primer gobierno) en un 16%”, señaló la congresista.El analista en Defensa y Seguridad John Marulanda agrega que el tema de la seguridad en las ciudades es vital, porque en el exterior, por ejemplo, está volviendo a retornar la idea de que en el país las cosas no van bien, y Santos no precisó cómo va a hacer para mejorarla.Y en efecto, la percepción de inseguridad se ha incrementado entre los habitantes de las grandes ciudades, aunque el Forensis 2013 (estudio adelantado por Medicina Legal) indica que “desde el 2004 se observa una marcada tendencia al descenso de la tasa de homicidios” en el país. Pasó de 15.727 muertes violentas en 2012 a 14.294 en 2013.Sin embargo, el estudio sí es claro en afirmar que los casos bajaron en unas ciudades, pero se incrementaron en otras como Cali. Mauricio Jaramillo, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad del Rosario, dice que el discurso del Jefe de Estado sonó general porque en menos de una hora no puede referirse a todos los temas y menos plantear el plan de gobierno que desarrollará en cuatro años. Lo que no quiere decir que no sean importantes para su mandato.Sin duda, explica, el Presidente buscaba generar un impacto mediático con sus palabras porque durante las elecciones hubo mucha polarización y guerra sucia y “él lo que quiere es que lo recuerden como el presidente de la paz. No quiere decir que la seguridad y la convivencia ciudadana no sean importantes. Lo que pasa es que la ecuación indica que la solución a todos los problemas de educación, salud, vivienda, empleo, dependen de desactivar la violencia en Colombia”.También dice que en campaña a Santos le criticaron la falta de claridad sobre cómo va a implementar el posconflicto, que “en cierta medida va ligado a la seguridad ciudadana” y esos eran temas que el Jefe de Estado el día de su posesión no se podía dar el lujo de tocar.Pedro Viveros, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Javeriana de Bogotá, asegura que cada presidente tiene el derecho de priorizar sus temas y, a su juicio, “es preferible callar algunas cosas a que hable de que va a hacer de todo y no cumpla con nada”.El también experto en marketing político comenta que el discurso de posesión de los presidentes modernos está hecho para la televisión, por lo que confirma la tesis de que las palabras de Santos sí fueron mediáticas, pero sostiene que no por eso hay que satanizarlas. “En el país hay 45 millones de habitantes y todos no podían estar en la ceremonia y el Presidente no tenía el tiempo para hablar de todo lo que va a hacer en cuatro años. Había que usar frases cortas que le llegaran a la gente y el mensaje de la paz, la educación y la igualdad caló”. Vea aquí el Especial de la Posesión Presidencial

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad