Los problemas sin resolver que le quedan al nuevo Ministro de Justicia

Febrero 24, 2017 - 11:50 p.m. Por:
Elpaís.com.co - Colprensa
Enrique Gil Botero

Enrique Gil Botero, expresidente del Consejo de Estado, fue designado ayer por el presidente Juan Manuel Santos como nuevo Ministro de Justicia.

Foto tomada de la Presidencia de la República

Implementar la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y el Plan Decenal de Justicia son los retos más importantes que tendrá que enfrentar Enrique Gil Botero, quien fue designado ayer como nuevo ministro de Justicia.

El anuncio lo hizo el presidente Juan Manuel Santos durante la presentación de las bases del Plan Decenal de Justicia, al tiempo que expresó el agradecimiento, “de todo corazón”, al ministro saliente, Jorge Eduardo Londoño, quien –agregó– “termina su labor al frente de la cartera de Justicia después de casi un año de buen servicio al país”.

Londoño renunció a su cargo para participar en las elecciones legislativas de 2018 como cabeza de lista al Senado de la Alianza Verde.
“Espero que Jorge Eduardo vuelva al Congreso de la República para que desde allí siga defendiendo la paz y ayudándonos a afrontar con éxito los inmensos retos del posconflicto”, dijo Santos.


Así mismo, sostuvo que está seguro que con el aporte de Gil, el nuevo ministro, “la justicia colombiana seguirá consolidándose como la mejor aliada de los derechos de los colombianos, comenzando por ese derecho supremo, el más sublime de toda sociedad, que es el derecho a la paz”.

Los retos

Solucionar el problema carcelario y resolver la congestión en los juzgados, así como darle una orientación “más humana y efectiva” a la lucha contra las drogas son las labores que debe emprender Enrique Gil.
Pero también, hacer pedagogía a Jurisdicción Especial de Paz que ya pasó a cuarto y último debate en el Congreso. A partir de esta ley serán juzgados quienes hayan actuado como victimarios en ocasión del conflicto armado.

A eso, se le suma que el Ministro deberá liderar el Plan Decenal de Justicia que plantea retos para los próximos 10 años en esta materia y que apunta a articularse con las jurisdicciones especiales que se están creando para lograr la construcción de paz.

Según dijo Santos, el Plan tiene cinco ejes: Primero, un sistema de justicia coordinado, “cada vez mejor articulado con presencia en todo el país siempre listo para servirle a los ciudadanos”. Segundo, un sistema eficiente y rápido “en el que impere la cultura de la legalidad y la gestión de conflictos así como la seguridad jurídica”.

Tercero, “un sistema eficaz que rinda cuentas y que garantice los derechos de toda la población y con énfasis de enfoque de género y acceso a las poblaciones vulnerables”.

Cuarto, “un sistema moderno que haga uso de toda la tecnología y que brinde información de calidad. Y, por último, un sistema para el posconflicto y la paz, que nos permita ser exitosos en este momento crucial de nuestra historia como nación y como sociedad”.

Con esas bases trabajarán de ahora en adelante para garantizar la justicia y el proceso que será liderado por el ministerio que trabajará en conjunto con Planeación Nacional, el Consejo Superior de la Judicatura, la Fiscalía, la Contraloría, la Procuraduría General de la Nación, la Defensoría del Pueblo y el Instituto de Medicina Legal.

“Y algo muy importante: el Plan Decenal de Justicia va a ser un documento Conpes. Eso quiere decir que va a ser un documento de política pública, con recursos definidos, que va a servir de insumo para los próximos planes de Desarrollo y les va a poner tareas a todas las entidades”, agregó Santos al destacar que durante la vigencia del plan una comisión de seguimiento del Congreso recibirá informe anuales sobre su gestión.

Polémico contrato

Tan pronto se conoció la designación de Enrique Botero como nuevo ministro de Justicia, empezó a circular el facsímil un contrato que habría firmado con la Fiscalía General para colaborar en procesos de capacitación a funcionarios de la entidad en todo el país.

El contrato, que fue otorgado por el exfiscal Eduardo Montealegre por un monto de $751 millones que se cumplió hasta diciembre de 2015, tenía como objetivo “asesorar y apoyar jurídicamente a la Fiscalía General de la Nación, en el manejo estratégico y defensivo de los asuntos de naturaleza extracontractual en los cuales la Fiscalía General de la Nación actúe ya sea como entidad demandante o demandada, y en acciones o pretensiones de repetición”.

¿Quién es el nuevo Ministro?

Enrique Gil Botero es antioqueño, abogado de la Universidad de Antioquia y especialista en derecho administrativo de la Universidad Pontificia Bolivariana y en derecho constitucional de la Universidad de Salamanca.

Fue magistrado y presidente del Consejo de Estado y es actualmente miembro de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

"Como Presidente ratifico ante los colombianos, nuestras instituciones y el mundo, nuestra decisión de avanzar en el fortalecimiento y mejoramiento de nuestro sistema de justicia”, Juan Manuel Santos,
presidente de Colombia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad