Los colombianos que sobreviven en medio de la devastada Pedernales

Los colombianos que sobreviven en medio de la devastada Pedernales

Abril 20, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Marcos Vaca | Enviado especial de El País, Pedernales, Ecuador.
Los colombianos que sobreviven en medio de la devastada Pedernales

Néstor Tarazona, de Bogotá, llegó a Pedernales hace 6 años

400 compatriotas habría en el pueblo más afectado por el sismo. Relatos de desesperación.

Manabí tiene una canción que hace que los oriundos de esta tierra lloren cuando la cantan… “Tierra hermosa de mis sueños donde vi la luz primera…”. 

Sí, hay paisajes tan lindos que enamoraron a más de un colombiano e hicieron que decidieran quedarse. En Pedernales, uno de sus pueblos, y el más afectado de todos por el terremoto, se dice que hay entre 300 y 400 colombianos, nadie tiene la cifra exacta.

Lo que sí existe es ganas de encontrarse, de ayudarse en estos momentos tristes. Un puñado de ellos formó la Comisión de Sobrevivientes Colombianos Terremoto Ecuador para registrar a sus compatriotas. 

Jhon Jaime Pérez Cardona tiene un cuaderno para anotar las novedades. Ahí ya consta la muerte de tres personas en el terremoto ocurrido el pasado sábado. “No sabemos a ciencia cierta cuántos, somos muchos y estamos regados no solo en Pedernales. Hay gente también en los pueblos pequeños”, dice.

Jhon Jaime llegó a Pedernales hace seis años. Su madre ya vivía aquí y decidió quedarse por lo bonito del paisaje y porque logró conseguir un puesto de trabajo en un restaurante y hotel en el malecón. Esa actividad hotelera y comercial desapareció. Todo está cerrado, la mayoría de edificios están destruidos. “Cuánto pesar…”, dice Pérez, quien no pierde su acento quindiano.

Escuche aquí el relato de Jhon Jaime

Él pagaba US$100  de arriendo por una pequeña habitación, lo perdió todo y ahora espera la ayuda del Estado ecuatoriano y de los suyos en Colombia.

¿Dónde hay colombianos? “Ahí, en el centro había una pizzería”, dice un transeúnte de la devastada Pedernales.

El negocio era del paisa Alberto Gómez y su esposa Juliana Quiñónez. La pizzería, como no podía ser de otra manera, se denominaba El Parce. La venta de pizzas y hamburguesas andaba bien y era un sitio conocido. Ahora la pareja y sus dos hijos duermen a la intemperie en un terreno abandonado. Una lona los protege del sol durante el día y tienen una bandera colombiana amarrada a un poste.

[[nid:528671;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/04/omar-ochoa-ecuador.jpg;full;{Omar Ochoa Duque es uno de los líderes de la comisión de sobrevivientes colombianos.Foto: El País}]]

Todavía no piensan en el futuro, no saben si se quedarán en Pedernales o migrarán a algún lugar. Es muy pronto -aseguran- para decidir. Su preocupación es saber si vendrá ayuda de Colombia porque les hace falta comida, agua, refugio… La gente propia de la localidad ha salido a dejar a sus familiares (especialmente a los niños) en zonas más seguras. Los colombianos que se quedaron en Pedernales creen que muchos de sus compatriotas también se han ido, pero nada es seguro.

El maestro Omar Ochoa Duque es uno de los líderes de la comisión de sobrevivientes colombianos. Lo encontramos cuando usaba un teléfono público convencional para avisar que no sabe mucho de sus compatriotas. “Sabemos que unos 36 están bien, pero nada más”. Omar llegó al Ecuador hace 13 años desde el municipio de Guarne, Antioquia, pero ya echó raíces aquí. Ese vínculo que generó con esta tierra lo quebró. Llora porque que no sabe cómo están sus compatriotas, llora porque perdió su negocio, que estaba en el centro de Pedernales. Vino a Ecuador porque “surgió una oportunidad de trabajo como profesor”. Él y su hijo andan por Pedernales con unos sudaderas  de la Selección Colombia.

El teléfono convencional es de la empresa pública CNT. Los aparatos están en mesas en la calle. Los pocos locales que quedaron en pie están cerrados. Todas las personas están ocupadas en remover escombros. El Ejército resguarda la seguridad para evitar que ocurran saqueos. La ayuda humanitaria, se anuncia por los medios locales, ya llegó, pero Néstor Tarazona considera que hace falta organizarla mejor. Él es de Bogotá y llegó a Pedernales hace 6 años, aunque en Ecuador ya lleva 42 años. Llegó a la Amazonía ecuatoriana durante el ‘boom’ petrolero y hasta la semana pasada se dedicaba a vender bisutería que le daba para “el pan de cada día”.

Vea también: 15 fotos de la destrucción que dejó el terremoto en Ecuador

Pocos saben qué pasará con esta pequeña ciudad. El negocio y el turismo daba vida a las calles. Los colombianos llegaban a trabajar en restaurantes, hoteles, almacenes, en la pesca, en la ganadería. Los sobrevivientes cuentan que muchos vinieron por mejores oportunidades de vida, por huir de la inseguridad y dar futuro a sus familias. Vinieron de Armenia, Pereira, del Valle… “lo que sí es que poca gente de Bogotá ha venido”, recalca con una sonrisa el propio cachaco Néstor Tarazona.

Aunque Pedernales puede romper el corazón a cualquiera por toda la destrucción, la esperanza por reconstruir el pueblo es  una idea que ronda en la cabeza de la gente. Jhon Pérez quiere esperar antes de tomar una decisión. Aspira -si se puede- a ayudar al resurgimiento de la ciudad, aunque ahora solo pide que venga ayuda para los colombianos y para los ecuatorianos que son sus amigos.

[[nid:528228;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/04/thumbnail_cronologia_terremotos.jpg;full;{Desde México hasta Chile, pasando por Colombia, fuertes terremotos han golpeado los países latinoamericanos dejando una huella de muerte y destrucción. Conozca cuáles fueron los más letales en este recorrido.Elpais.com.co}]]

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad