Los colombianos que hicieron posible la Constitución del 91

Los colombianos que hicieron posible la Constitución del 91

Julio 04, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Los colombianos que hicieron posible la Constitución del 91

El 4 de julio de 1991 se promulgó la Constitución de 1991. La foto congeló a sus más importantes protagonistas: Antonio Navarro, desmovilizado del M-19; César Gaviria, presidente de Colombia por entonces; Horacio Serpa y Álvaro Gómez, quienes junto a Navarro compartieron la Presidencia de la Asamblea Constituyente.

Hoy, hace 25 años, un puñado de líderes de varios partidos promulgó nuestra actual Carta Política. Memorias.

Fueron en total 70 miembros los que integraron la Asamblea Nacional Constituyente que después de cinco meses de extensos  debates permitieron que naciera  la Constitución Política de 1991, cuya promulgación se logró justamente un día como hoy, 4 de julio, hace 25 años.

Había de todo: desde expresidentes de la República hasta deportistas, líderes sindicales e indígenas, intelectuales y periodistas. Todos elegidos por voto popular. 

La tarea para ellos había comenzado el  5 de febrero de  ese año, en el Centro de Convenciones Gonzalo Jiménez de Quesada de Bogotá, donde esa multiplicidad de voces discutiría  sobre temas que se movían en varios frentes: el futuro de  los partidos, reformas  a los poderes públicos, la  creación de entidades como la Fiscalía General.

Pero fueron tres los personajes que se convirtieron en la ‘voz cantante’ de todo el proceso: Horacio Serpa Uribe, Álvaro Gómez Hurtado y Antonio Navarro Wolf, quienes después de varios tropiezos y acuerdos discretos en los pasillos de la Casa de Nariño acabaron convertidos en el triunvirato que compartió la Presidencia de la Asamblea.

La decisión de formar esa presidencia tripartita sirvió para salvar las primeras diferencias, generadas desde el liberalismo, que reclamaba ese cargo como suyo, pues se trataba del partido del entonces presidente César Gaviria. La idea, sin embargo, no fue aceptada por las demás fuerzas constituyentes.

Pero los orígenes de los tres presidentes no podían ser más distintos. Navarro, tras casi dos décadas de combatir al Estado desde las filas del M-19, se había acogido al proceso de desmovilización con el gobierno de Virgilio Barco, que a la postre fue el que abrió la puerta para la creación de una nueva Carta Política en el país. 

Más de un lustro atrás, en mayo de 1985, un atentado con granada le había partido la vida en dos: le afectó el habla e hizo que le amputaran la pierna izquierda.

Con ese pasado a cuestas se presentó como candidato a la Asamblea a nombre del Movimiento Lista Nacional, promovido por el M-19. Y durante los seis meses de debate, dice  que se empeñó en lograr que sus ‘colegas’ entendieran que “el ejercicio de la política debía cambiar. Antes de 1991, fuera de los partidos Liberal y Conservador, se pensaba que no había salvación. Nadie en 150 años pudo ser presidente por fuera de esos dos partidos. La Constitución abrió la política para movimientos cívicos, grupos significativos de ciudadanos y los  que quisieran y pudieran conseguir apoyo popular. Se generó también un respeto y reconocimiento a las minorías”.

Agrega que otra de las  ideas que ayudó a impulsar  fue la de impedir que el país viviera en estado de sitio permanente. “Hoy no hay presidente que pueda abusar de los estados de excepción”. Y que hubiese independencia de las ramas del poder político; “fue gracias a eso que se logró prohibir la tercera elección de Uribe”, agrega. 

Desde otra orilla ideológica, la conservadora, agitaba sus ideas Álvaro Gómez, quien llegó a la Asamblea por el Movimiento Salvación Nacional. Que terminara compartiendo la Presidencia de la Asamblea junto a  Navarro era toda una metáfora de reconciliación: Gómez Hurtado había sido secuestrado en Bogotá por el M-19, durante seis días, en mayo de 1988.

Para Raúl Campuzano Reyes, abogado constitucionalista, el líder conservador había llegado a la Asamblea para dar tres grandes batallas: “la defensa del modelo neoliberal para el país, una reforma política y sobre todo la creación de la Fiscalía”.

Luego de varias discusiones, “al final se aprobó que el Fiscal General fuera designado tal como hasta hoy: por la Corte Suprema de Justicia después de analizar una terna enviada por el presidente”.

Navarro resalta el hecho de que Gómez Hurtado llegó a la Asamblea con la idea de mantener la Constitución de 1886. El lema de su campaña fue ‘Con la Constitución del 86 se puede gobernar’; sin embargo, cuando avanzaron las deliberaciones hacia una nueva Carta Magna, “se entusiasmó para su construcción”, cuenta Navarro.

El tercer presidente de la Asamblea fue el liberal Horacio Serpa, ministro de Gobierno de Virgilio Barco, que llegó a la Asamblea Constituyente como líder indiscutible del principal y mayoritario partido político del país: el liberalismo. 

Varios líderes del Valle  también aportaron a la construcción de la Nueva Constitución. Uno de los más representativos fue  el conservador Rodrigo Lloreda Caicedo, político, embajador y ministro. 

Sin embargo, su llegada a la Asamblea se logró a través del Movimiento Unidos por Colombia. Una vez instalada  fue nombrado presidente de la Comisión Quinta, que tenía a su cargo  temas económicos, sociales y ecológicos y donde cumplió un importante y destacado papel. 

La abogada María Teresa Garcés Lloreda fue también cuota del departamento en esa tarea. Pero su llegada se dio de la mano del Movimiento Lista Nacional. Otros vallecaucanos fueron el político Armando Holguín Sarria, a la postre vinculado a investigaciones judiciales por narcotráfico; y Carlos Holmes Trujillo García, exembajador. 

Dentro de la lista de los nombres destacados en la larga lista de los constituyentes están, entre otros, Humberto de la Calle, actual jefe negociador del Gobierno Nacional en el proceso de paz con las Farc;  el exministro Álvaro Leyva; Carlos Lleras De la Fuente, y Francisco Maturana,  director técnico de fútbol,  que un año antes de la promulgación de la Constitución, en 1990, había clasificado a la Selección Colombia,  por primera vez, a la segunda ronda del Mundial de Italia 90.

LíderesGuillermo Perry lideró el diseño de la descentralización del Estado.Juan Carlos Esguerra fue quien más aportó en la elaboración de la tutela.Lorenzo Muelas llegó a través del movimiento indígena del país y  abogó por los  derechos para esa comunidad.Luis Guillermo Nieto llegó  por el movimiento de Salvación Nacional y protagonizó un escándalo: acusó a Serpa de sabotear una sesión en la que Álvaro Gómez quiso crear la Corte Constitucional. Después defendió como abogado a Samper cuando fue acusado por narcotráfico.Angelino Garzón llegó a la Asamblea por el M-19 y trabajó por la inclusión de los derechos laborales.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad