Los líos que traería el posible asilo del exministro Andrés Felipe Arias

Los líos que traería el posible asilo del exministro Andrés Felipe Arias

Julio 12, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Bogotá
Los líos que traería el posible asilo del exministro Andrés Felipe Arias

Andrés Felipe Arias, exministro de Agricultura.

Sectores advierten sobre las posibles implicaciones, de las que dicen afectarían la imagen de la justicia y tendría repercusiones políticas, incluso, diplomáticas.

La posibilidad que el exministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, esté tramitando su asilo en Estados Unidos posiblemente para evitar cumplir la condena que le profirió la Corte Suprema de Justicia por el caso de Agro Ingreso Seguro (AIS), abrió el debate sobre las repercusiones que podría generar una protección internacional al exfuncionario.La situación radica en que Arias salió del país al lado de su familia, al parecer, hacia Estados Unidos sin que esta decisión hubiera sido comunicada a la Unidad Nacional de Protección, como era su deber.De hecho, el mismo director de este organismo, Andrés Villamizar dijo que ni el exministro, ni su esposa Catalina Serrano, informaron a la Unidad que iban a salir de país como es obligación cuando una persona goza de protección estatal.Villamizar explicó que la escolta de Arias presentó un informe el 18 de junio pasado indicando que desde el día 13 no tenían contacto visual con el exministro, que se estaban registrado movimientos de entrada y salida de elementos del apartamento y que Serrano reportaba que no pasaba nada irregular. A lo anterior se suma, según se pudo establecer, que Arias salió del país después de la segunda vuelta presidencial, tras vender su apartamento en Medellín, situación de la que no se percataron sus escoltas ni la Unidad de Protección.Con base en estos indicios, sectores no descartan que Arias esté buscando asilo, siguiendo los pasos de otros exfuncionarios del gobierno de Álvaro Uribe. El analista Rafael Nieto dijo que Arias podría acudir a la figura del asilo, ya que en la jurisprudencia internacional se establece que este derecho “no hace referencia a tipo de delitos, sino que si el solicitante advierte falta de garantías y persecución ante la nación que recibe la petición, esta tiene la potestad de otorgar o no la protección”.Sin embargo, hay quienes van más allá y advierten que si Arias logra acceder a un asilo, ya sea en Estados Unidos o en otra nación, las repercusiones políticas y jurídicas no se harán esperar.Voces de la Cancillería advirtieron recientemente que la solicitud de asilo de Arias le traería “problemas diplomáticos” a Colombia.Explicaron que de ser otorgado “el mensaje que se enviaría a la comunidad internacional es que en Colombia no hay garantías políticas ni a los derechos humanos y políticos, por tanto esto terminaría siendo un tema político”.El analista Ancízar Marroquín, a su turno, dijo que de darse un asilo a Arias corroboraría que existe “una deslegitimatización de la justicia en Colombia” y explicó que “lo que se evidencia es que los tiempos han cambiado porque se pasó del principio en que los fallos de los jueces se deben acatar a ponerlos en entredicho”.Por esta razón, anotó que estas solicitudes de asilo ya la han hecho la exdirectora del DAS, María del Pilar Hurtado y el ex alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, quienes quieren demostrar a la comunidad internacional “que son perseguidos políticos y condenados o investigados sin garantías”.En concordancia, una fuente precisó que lo que genera esta situación es que en la retina internacional queden en entredicho las actuaciones y los fallos de la justicia en Colombia, que además “ponen en duda las pruebas y los testigos, sobre todo, de los procesos de alto impacto, que en últimas lo que impulsa es la agudización de la crisis de la justicia”.La misma fuente alertó sobre la situación que se evidencia en Colombia, debido a que la decisión de huir del país o acudir ante organismos internacionales para no acatar las sanciones y penas que impone la justicia “está haciendo carrera”.Recordó que el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, logró frenar su destitución acudiendo a instancias internacionales, mientras que los exfuncionarios del gobierno Uribe han optado por la figura del asilo.Entre tanto, el analista Fernando Giraldo no dudó en afirmar que estas situaciones “sí desprestigian al país y su justicia”.Llamó la atención sobre las circunstancias del exministro Arias, en el sentido en que dijo que a él “no lo juzgó cualquier juez sino fue la Corte Suprema de Justicia, por lo que pensar que no existen garantías por parte de un organismo donde están los mejores juristas es un tema que tiene consecuencias y genera un desgaste para el país”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad