Los fans en Colombia opinan sobre los pequeños azules

Los fans en Colombia opinan sobre los pequeños azules

Agosto 07, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País
Los fans en Colombia opinan sobre los pequeños azules

Sacar a los pitufos de su aldea para llevarlos a la ciudad de Nueva York resultó atractivo. El productor de la película, Jordan Kerner destacó que ellos llevan valores familiares y un mensaje para una nación.

En Colombia, el pasado viernes, Los Pitufos hicieron su primer viaje fuera de su aldea y aterrizaron en la gran pantalla, de la mano de Columbia Pictures y Sony Pictures Animation. Y llegaron más de los que se esperaban, pues sumaron 105. Su director Raja Gosnell explica: “Tomamos el código de vida Pitufo y lo interpretamos en la actualidad en Nueva York”.“Había un riesgo inicial al sacar a Los Pitufos de su aldea y ubicarlos en esa ciudad, pero conforme pasaban los minutos de la película me di cuenta de que era la única manera de darle algo nuevo. Nueva York es sólo un accesorio frente a todo lo que les pasa a estos personajes. En términos tecnológicos hay un acierto, la fusión de imagen real y la digital está bien hecha. Y es claro que la película va dirigida a los niños de ahora, no a la generación que creció viendo la serie clásica”, asegura el periodista cultural Andrés Hoyos.“Son azules, bonitos y reflejan un ideal de convivencia, de cómo debería de funcionar un grupo en armonía. Que tienen mensajes ocultos de xenofobia, racismo y sobre sexualidad, es una lectura que uno podría hacer con mucho esfuerzo. Un niño no va a cualificar eso”, agrega este ‘Pitufólogo’ que siempre se identificó con el Pitufo Bromista. Hoyos viajó a Cancún, al lanzamiento de la película, y cuenta que su productor Jordan Kerner llevaba años tratando de hacerla. La gente que maneja la marca, entre ellos la hija de ‘Peyo’, había recibido cualquier cantidad de propuestas, pero sólo hasta analizar la de Kerner los convenció en el 2002. Es fácil entender por qué Los Pitufos han entretenido a la gente de todo el mundo durante distintas generaciones. “No sólo son adorables y representan lo mejor de la humanidad. Son una analogía para una nación. Enfatizan los valores familiares y la importancia de cooperar. Y siempre ven lo mejor de la gente primero. Los Pitufos se cuidan y se preocupan unos por otros”, dice Kerner.Jaime Ponce, editor cultural de RCN Radio, considera que: “Es un acierto que se hayan interesado en revivir a los pequeñitos azules con quienes muchos crecimos. Es el momento justo, porque el nuevo cine digital puede recrear en la pantalla la historia de estos personajes, que en su primera versión fueron sencillos pero muy elaborados dibujos animados, hechos a lápiz”.“‘Peyo’ nunca imaginó hasta donde llegarían sus pequeños hijos azules, que desde su creación y hasta la actualidad conservan su esencia”, agrega.“Como padre de dos niñas, Alejandra y Sarita, de la nueva generación, la del hombre en el espacio, de la era digital, las de la percepción absoluta de las cosas, aunque no sepan quienes eran Los Pitufos en mi época, ir a verlos se convirtió en una pregunta constante en los últimos dos meses, desde que vieron los comerciales. Les hablé de ellos. Su inocencia y tremenda creatividad las ha hecho sentirse identificadas con ellos. Se saben los nombres de algunos, pero su interés gira alrededor de Pitufina, por cuestión de identidad de género”, cuenta el autor del blog www.popcorncine.coPonce destaca el papel antagónico de Sofía Vergara, pero dice que es Azrael, quien se roba el show con cada sátira que le hace a su torpe amo Gárgamel.Claro que si hay alguien que sabe de Pitufos es Véronique Culliford, hija de ‘Peyo’, quien dice que ha vivido con Pitufos desde que nació. “Mi padre trabajaba en casa, así que cuando regresábamos de la escuela encontrábamos Pitufos por todos lados y hablábamos en Pitufo”. Ella afirma que su padre le imprimió a su creación un atractivo universal. “Los Pitufos son muy similares en apariencia, pero cada uno es único. Todos nos podemos reconocer en alguno. Son amables, sociables. Tienen las cualidades que la gente desearía tener”. Y añade: “Las historias siguen siendo populares a través de las generaciones porque las personas siguen siendo personas, así se adapten a distintas tecnologías, y Los Pitufos reflejan nuestras vidas”. Culliford y su familia querían hacer una película pitufa hace años. Sólo cuando vio que Kerner compartía su entusiasmo, la inspiradora de la Pitufina lo consideró. “Fue la primera persona que conocimos que deseaba hacer la misma película de Pitufos que nosotros”, afirma Verónique.Para el crítico de cine Alberto Posso, “hay una gran riqueza narrativa en el contexto humano que representan Los Pitufos. Sabiduría, coraje, inteligencia, humanidad, sencillez, alegría e inocencia pura son estandartes de sus personajes. La actualización de la historia quedó muy bien hecha en la divertidísima película, con un derroche técnico e histriónico notable. ‘Los Pitufos’ regresaron pisando duro y es probable que los volvamos a ver en la pantalla grande”.Por ahora, la fiebre azul ha dado hasta para fundar el primer Pueblo Pitufo, en Júzcar, España. Allí se abrió un bar llamado Gárgamel, el dueño de un hotel se tiñó el pelo de azul y se celebró una ‘pitufiboda’. Sólo falta que repartan zarzaparrilla.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad