Logros y aciertos de gobierno Santos en las relaciones internacionales

Logros y aciertos de gobierno Santos en las relaciones internacionales

Agosto 06, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Logros y aciertos de gobierno Santos en las relaciones internacionales

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos en una rueda de prensa acompañado por la ministra de relaciones exteriores del país, María Ángela Holguín

El País realizó el balance de los años del gobierno de Juan Manuel Santos. Su mayor pérdida, la caída de la popularidad. Le esperan grandes retos.

LogrosMejores relaciones con los vecinosEl presidente Juan Manuel Santos logró reconstruir las resquebrajadas relaciones que le dejó Álvaro Uribe con los países vecinos (Venezuela y Ecuador), labor que ha sido reconocida como una “gestión satisfactoria”, como lo dijo el secretario de la CGT, Julio Roberto Gómez. Este logro es visto por la senadora Alexandra Moreno como una buena estrategia del “buen jugador de póker”, ya que eso “permitió aclimatar la tormenta política con Ecuador y Venezuela, cuando el diálogo era prácticamente irreconciliable, incluso, con vientos de guerra”. Para el internacionalista Eduardo Kromfly, las nuevas relaciones garantizaron “tranquilidad”, lo que evidencia una ganancia en esta materia.Nueva imagen del paísDesde el momento de su posesión, el presidente Juan Manuel Santos comenzó un viraje en su política internacional que ha determinado que el país tenga otra imagen en el ámbito orbital. El analista León Valencia dijo que esta política del Jefe de Estado fue más ambiciosa, debido a que emprendió una labor de integración regional y optó por mirar “más a Europa y países asiáticos” que determinó en la búsqueda de “un poco de distancia con Estados Unidos a las que estábamos prácticamente atados sin ninguna distancia”.Las apreciaciones anteriores tienen un sustento de los viajes que ha hecho el presidente Santos en lo que lleva de Gobierno, tanto que, incluso, rompió el protocolo de sus antecesores y su primera visita oficial no fue a Estados Unidos sino a Brasil, lo que fue calificado por analistas como la búsqueda de una integración con el ‘gigante latinoamericano’.Luego miró Europa y Asia, donde volvió a sonar el nombre de Colombia en naciones que desde hacía mucho tiempo no se miraba al país como un objetivo comercial y turístico.Estos viajes, según los analistas, determinaron un cambio en la diplomacia, que si bien hoy no tiene resultados concretos, cambiaron la imagen del país en el mundo.FracasosLas ‘salidas’ de la CancillerDos fueron los pronunciamientos que pusieron al país en la óptica internacional y cuya protagonista fue la canciller María Ángela Holguín. El primero, cuando dijo que Colombia no descartaba perder parte del territorio marítimo del archipiélago de San Andrés en el litigio que avanza con Nicaragua, lo que determinó que en ese momento el senador liberal Luis Fernando Velasco le pidiera la rectificación, e incluso, que renunciara al cargo. El segundo episodio tuvo que ver con el escándalo que se generó con los miembros del Servicio Secreto de Estados Unidos en la Cumbre de las Américas, cuando estuvieron con ‘damas de compañía’ en Cartagena. En ese momento la Canciller salió en defensa de La Heroica y para decir que la ciudad no era la culpable aseguró que “déjenme decirles de manera cruda, la prostitución existe en todas partes, donde hay un hombre hay prostitución”. Para la senadora Alexandra Moreno, éstas fueron “desafortunadas declaraciones”.Colombia y la CihdLa posición de Colombia, que algunos consideraron moderada, de apoyar en la Organización de Estados Americanos, OEA, las recomendaciones para modificar el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, propuesta por los países del Alba, fue vista como una manera de evitar enfrentamientos, especialmente con Venezuela y Ecuador, pese a que la canciller María Ángela Holguín planteara que las reformas debían ser consensuadas. Para voceros de ONG del continente, que rechazan la iniciativa, lo que se pretende es restringir la autonomía de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Cihd, y especialmente a la relatoría de libre expresión. Analistas consideran que con la posición de Colombia es claro que el jefe de Estado, Juan Manuel Santos, no quería nuevos roces, que determinarían otra vez el deterioro de las relaciones y de esa manera conservar la armonía en la región.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad