Lograr recursos para financiar reformas, el principal reto del Presidente

Agosto 03, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Expertos dicen que es prioritario un ajuste tributario para obtener los recursos que el país requiere. Más retos en infraestructura.

Cumplir las promesas que hizo el presidente Juan Manuel Santos para ser reelegido y sacar adelante los retos que hoy tiene en el campo macroeconómico requieren principalmente de un aspecto: Más recursos.Por eso la tarea que emprenderá durante los próximos cuatro años no será nada fácil. Economistas como Eduardo Sarmiento afirman que el panorama no es claro, en especial por una revaluación que no se ha podido controlar, “afectando a la industria y al agro” y un aparato productivo agotado que se trata de impulsar con infraestructura física, pero “eso requiere mucha plata que no existe”, dijo.Las promesas en salud y justicia necesitan recursos y obligarán a que el Gobierno busque esos dineros vía impuestos. Por eso los analistas consideran que la reforma tributaria debe ser una prioridad. “Tal vez el reto más importante en materia económica es conseguir la financiación para adelantar la ambiciosa agenda de inversión en infraestructura y en gasto social; y en especial, el posconflicto y al mismo tiempo mantener la competitividad del país”, dice Julio César Alonso, director del Cienfi de la Universidad Icesi.Paralelas a la reforma tributaria deben estar otras a las que el Gobierno de Santos, en su primer periodo, no se le midió como es la pensional, la de salud y posiblemente una en el sector agrícola.El dilema será tener los recursos para ejecutar los proyectos previstos, mantener la competitividad y el crecimiento del país por encima del 4 %.¿Cómo obtener más recursos?La búsqueda de recursos, sin ‘asfixiar’ a los colombianos, es uno de los principales desafíos que tendrá el Gobierno de Santos en su segundo periodo. Para Leonardo Villar, presidente de Fedesarrollo, la reforma tributaria se convierte en una de las prioridades para el Gobierno que reconoció que le hacen falta $12,5 billones para completar el presupuesto del 2015.“Manteniendo el 4 por mil, como es la expectativa del Ministerio de Hacienda, se conseguirían $7,5 billones y harían falta más recursos que serían difíciles de recaudar solo con las estrategias de control a la evasión y creo que no se puede confiar en eso”, dijo.Por esta razón, asegura el investigador, el Gobierno debe pensar en una reforma tributaria estructural para evitar que en un año o en dos, se esté pensando nuevamente cómo conseguir recursos.La Asociación Nacional de Instituciones Financieras, Anif, coincide con el planteamiento y, según Sergio Clavijo, presidente del gremio, dicha reforma debe estar orientada al incremento de los recaudos indirectos, elevando la tasa general del IVA del 16 % hacia el 17 % o 18 %, que es la principal fuente de ingresos en países como Chile.Julio César Alonso, director del Cienfi de la Universidad Icesi, considera que hay tres formas de generar más ingresos: aumentar la base de los impuestos, incrementar las tarifas o crear nuevos tributos, como el de dividendos. “El Gobierno tendrá que determinar cuál opción adopta. Esto no será fácil, pues al mismo tiempo se deberá mantener la competitividad de nuestro aparato productivo”, dijo el académico, quien destacó que durante los cuatro años anteriores se alcanzaron varios logros destacables como los cambios institucionales, mejores resultados en empleo y un adecuado manejo fiscal. “Es decir que se ha ahorrado para cuando se generen mayores necesidades”, afirmó. ¿Y la infraestructura?El sector productivo del país ha reclamado desde hace muchos años la necesidad de mayores inversiones en infraestructura y este Gobierno ha hecho esfuerzos, pero no parecen ser suficientes. El Foro Económico Mundial ubicó a Colombia en el lugar 130 entre 144 países en 2013 en materia de infraestructura de carreteras.Según Anif, Colombia carece de un verdadero plan maestro vial, donde se prioricen los corredores centrales y además su conectividad multimodal con las vías secundarias y terciarias.El reto para el Gobierno, en el nuevo periodo, es crear ese plan y lograr que el programa de concesiones de Cuarta Generación, que vale $50 billones, se ejecute en los tiempos previstos y para ello, sugiere Anif la aplicación de directrices sólidas que eviten la corrupción y por ende las demoras en las obras.María Claudia Álvarez, directora de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, seccional Suroccidente, afirma que el Presidente tiene dos asignaturas pendientes con el Valle: la conectividad con Buenaventura y sacar adelante los sistemas de transporte masivo como el MIO.“Aunque la doble calzada al puerto de Buenaventura es hoy el proyecto vial más importante para la competitividad del país, ha tenido un compendio de dificultades que ha impedido la ágil construcción que requiere el comercio exterior: El surgimiento casi diario de comunidades que reclaman posesión de tierras a lo largo de la carretera, las dificultades para acceder a licencias ambientales, la minería ilegal, las limitantes presupuestales de las obras, entre otros”. También aseguró que se necesita avanzar en la vía Mulaló-Loboguerrero que fue anunciada como una victoria temprana, pero que hasta ahora está en veremos.A esto se suma la necesidad urgente de tener una adecuada infraestructura minera, pues según Anif, en el caso de no avanzar en este tema se podría afectar las expectativas en este campo con sus implicaciones financieras para el país.¿Qué pasará con las pensiones y la salud?En la actualidad solo el 30 % de los adultos mayores tienen una pensión en Colombia. Si no se realiza una reforma pensional, enfocada en aumentar la cobertura, se podría llegar en un futuro cercano a que solo el 10 % de las personas en edad de obtener una jubilación lo logren.Este panorama, según Leonardo Villar, presidente de Fedesarrollo, hace evidente que una reforma en este sector es otra de las tareas que deben emprenderse. Desde el año 2013 se viene hablando del tema, sin embargo, no ha habido ambiente político para sacar adelante esta iniciativa. Las pensiones al año le representan al país un gasto de $25 billones. La otra reforma que está pendiente es la de la salud que el Gobierno retiró del Congreso este año. Ramiro Guerrero, director del Centro de Estudios en Protección Social y Economía de la Salud (Proesa), afirmó que los retos en este campo son varios, teniendo en cuenta que hasta el momento el Gobierno decidió que los ajustes se harán por decreto y no por ley. Por eso cree que se debe lograr un equilibrio entre los beneficios prometidos y los recursos necesarios para financiarlos, tanto a nivel de todo el sistema como de las organizaciones que lo componen, lo cual es urgente. También fortalecer la vigilancia y el control de las entidades del sector. “En la agenda pública en los próximos cuatro años volverá a estar la descentralización. En el sector salud es pertinente repensar el papel de los entes territoriales. El rediseño de la Ley 715 de descentralización será una tarea del Gobierno que comienza”, afirmó Guerrero.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad